Aarón Sequeira. 9 septiembre
Nielsen Pérez (derecha), jefa de fracción del PAC, afirmó que “han agotado” todos los mecanismos posibles para forzar a Welmer Ramos (izquierda) a que se aparte de su curul. En el medio, el actual ministro de la Presidencia, Víctor Morales. Foto: Diana Méndez.
Nielsen Pérez (derecha), jefa de fracción del PAC, afirmó que “han agotado” todos los mecanismos posibles para forzar a Welmer Ramos (izquierda) a que se aparte de su curul. En el medio, el actual ministro de la Presidencia, Víctor Morales. Foto: Diana Méndez.

Los diputados del PAC no tienen ningún problema con que Welmer Ramos se mantenga como miembro de la bancada oficialista, pese a que el presidente Carlos Alvarado y ellos mismos le solicitaron “honrar su compromiso” de renunciar a la curul si se le demostraba una falta ética.

Así lo afirmó la jefa de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), Nielsen Pérez, este lunes, 19 días después de que la Procuraduría de la Ética denunciara penalmente al legislador por el caso del cemento chino.

De hecho, Pérez alegó que ya “han agotado” todos los mecanismos posibles para forzar a Ramos a que se aparte de la Asamblea; sin embargo, de inmediato reconoció que no se ha tomado en consideración la posibilidad de votar para suspenderlo como miembro de la bancada e impedirle la entrada a sus reuniones.

A raíz de ello, insistió en que los miembros de la fracción están cómodos con su presencia allí, y alegó que se trata de una defensa de la presunción de inocencia.

(Video) Fracción del PAC cómoda con mantener dentro a Welmer Ramos

“La única posibilidad es que él, por su propia decisión, se aparte. Eso no está en discusión en este momento”, indicó la vocera oficialista.

Ella destacó que, adicionalmente, la Comisión Política del PAC tomó la decisión de esperar a “que haya una sentencia firme, si este expediente llega a ese nivel, para tomar una decisión” sobre la permanencia de Welmer Ramos en el partido.

Según argumentó Pérez, se agotaron todas las opciones legales y se hizo un análisis de antecedentes y de jurisprudencia.

“No tenemos desde el punto de vista formal ningún mecanismo para que él no continúe en la fracción”, manifestó.

“La renuncia es una posibilidad única y exclusivamente de él. Don Welmer continuará siendo parte de la fracción”, dijo la jefa de fraccion.

El sábado pasado, durante un receso de la Asamblea Nacional del PAC, Ramos se acercó a la reunión del órgano partidario y, luego de rechazar una entrevista con La Nación, finalmente habló para decir que el Poder Ejecutivo no tenía que meterse con el Legislativo e insistió en que la fracción oficialista la define el partido y no el presidente de la República, Carlos Alvarado.

Cuando se le preguntó a Nielsen Pérez si han considerado suspender a Ramos como miembro de la fracción del PAC, tal como la bancada anterior lo hizo con Víctor Morales Zapata, ella alegó que eran casos diferentes, porque el de Morales fue por decisión de la Asamblea Nacional del PAC, aunque finalmente el caso fue desechado por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

La polémica en torno a Welmer Ramos se deriva de un informe de la Procuraduría de la Ética Pública en que se determinó que había méritos para denunciarlo penalmente por la posibilidad de que haya incurrido en tráfico de influencias cuando fue ministro de Economía durante el gobierno de Luis Guillermo Solís.

En una investigación preliminar de la Procuraduría, se estableció que, por órdenes de la Casa Presidencial, Ramos apuró la reforma al reglamento que permitió la importación de cemento chino por parte del empresario Juan Carlos Bolaños, este último investigado por delitos de peculado, tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito.

Por ese motivo, Carlos Alvarado le pidió a Ramos “honrar el compromiso” que asumió en diciembre del 2017, durante la campaña electoral, cuando firmó una carta según la cual renunciaría a su curul si la PEP demostraba que faltó al deber de probidad en relación con ese polémico caso.

En su momento, la fracción del PAC se sumó a la petición, la cual fue ignorada por Ramos.