Sofía Chinchilla Cerdas. 10 julio
Actualmente, la Prodhab funciona como órgano del Ministerio de Justicia y Paz. Fotografia: Graciela Solis
Actualmente, la Prodhab funciona como órgano del Ministerio de Justicia y Paz. Fotografia: Graciela Solis

Dos exdirectores de la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab) piden una reforma legal que independice a la institución de la esfera del Gobierno.

Ana Karen Cortés y Mauricio Garro, quienes dirigieron la Agencia entre el 2014 y el 2019, consideran que se requiere garantizar la “absoluta libertad en la toma de decisiones” de la Prodhab, para lo cual estiman necesario separarla técnica y formalmente del Ministerio de Justicia, al cual se encuentra adscrita, como un órgano de máxima desconcentración.

“Ello no para liberarlo del necesario control político de pesos y contrapesos, sino para garantizar absoluta libertad en la toma de decisiones”, afirman los exfuncionarios en un pronunciamiento conjunto.

Garro fue director de la Prodhab entre julio del 2014 y febrero del 2017, mientras que Cortés lo fue de mayo del 2018 a mayo del 2019.

Esta agencia ha afrontado cuestionamientos por ejercer censura contra medios de comunicación, exigiéndoles eliminar publicaciones o parte de ellas, alegando protección a los datos de las personas.

En junio pasado, la Sala Constitucional condenó a la Agencia por haberle ordenado al diario Extra eliminar, de sus registros electrónicos, una fotografía que se utilizó para ilustrar una nota periodística publicada el 24 de junio del 2015, sobre un tema de interés público.

El tribunal constitucional concluyó que las competencias de la Prodhab “no pueden ser utilizadas como un censor del ejercicio legítimo de la libertad de prensa”.

En febrero de este año, La Nación también publicó que la Prodhab exige eliminar versiones web de noticias sobre casos judiciales alegando que ya pasaron más de diez años de los hechos; incluso, exigió desaparecer el rastro de un artículo sobre un hombre que se fugó tras ser condenado por abusar de una sobrina.

De acuerdo con Cortés, los cambios se necesitan por asuntos administrativos, por ejemplo, para que las solicitudes presupuestarias y de personal no deban pasar por el filtro de un ministro, pero también para asegurar que la protección de los datos personales de los habitantes no está sujeta a las instrucciones de ningún poder de la República.

“Siempre que la Agencia esté ahí (como órgano desconcentrado de Justicia), no va a tener independencia”, afirmó la exfuncionaria.

Los exdirectores redactaron el pronunciamiento a propósito de los cuestionamientos que ha recibido la Prodhab durante la investigación de la polémica Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

Los exdirectores respaldan la investigación que abrió la Agencia cuando trascendió públicamente la existencia de la UPAD, y reprochan que Catalina Crespo, la defensora de los Habitantes, haya dicho que el órgano fue omiso en el cumplimiento de sus competencias, por no haber intervenido antes de que el escándalo estallara.

“Consideramos técnica y formalmente equívoco, el señalamiento que realizó la Defensoría de los Habitantes en su investigación sobre el caso de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

“No es lógico, ni posible hablar de omisión en el ejercicio de las competencias de la Agencia, puesto que la misma no podría haber intervenido una supuesta base de datos cuya existencia desconocía”, sostienen Cortés y Garro.

Ambos son críticos, además, de los cuestionamientos que han lanzado diputados de distintos partidos sobre la diligencia con la que la Prodhab cumple con su deber de proteger los datos personales de la población.

“Los diputados son quienes más han aquejado la falta de una institucionalidad sólida, pero no sabemos si en efecto tienen la intención de trabajar una reforma a la ley 8968, algo que sobrepase la manifestación de enojo. ¿Vamos a darle las herramientas (a la Prodhab), o solo vamos a quejarnos de que hace todo mal?”, dijo Cortés.

La ley 8968, de Protección de la Persona Frente al Tratamiento de sus Datos Personales, que los exdirectores piden reformar, es la que regula las competencias y el funcionamiento de la Prodhab. Además, dicta las normas que rigen en el país para proteger el derecho de autodeterminación informativa de los habitantes.

Además de urgir a los diputados a darle independencia a la Prodhab, Cortés y Garro les piden que “desplieguen” el contenido presupuestario necesario “para fortalecer y empoderar al órgano”.

“De forma tal que efectivamente pueda cumplir funciones tales como las acciones de oficio y auditorías, contando con suficiente personal y recursos; además para llevar la cultura de la protección de datos, a todos los rincones del país”.

Durante su audiencia ante la comisión legislativa que investiga la UPAD, la directora actual de la Prodhab, Elizabeth Mora, dijo que la principal limitación del órgano que dirige es el tamaño de su equipo.

Según dijo, las 13 personas que laboran en la Agencia no dan abasto para atender las denuncias que llegan de todo el país, y menos para abrir investigaciones de oficio.