Josué Bravo. 2 junio
Manuel Ventura Robles, excanciller de la República. Foto Jeffrey Zamora
Manuel Ventura Robles, excanciller de la República. Foto Jeffrey Zamora

El excanciller Manuel Ventura Robles desistió de asumir el cargo de embajador permanente de Costa Rica ante la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, Estados Unidos.

Hace cuatro meses, cuando el exministro de Relaciones Exteriores dejó la Cancillería, el gobierno anunció que asumiría la representación en la OEA.

No obstante, su hijo, Manuel Ventura Rodríguez, afirmó que el excanciller perdió interés en el cargo que se le ofreció desde finales de enero anterior.

Según dijo, ese nombramiento “nunca” se concretó y, con la llegada de la pandemia, su padre analizó los riesgos que esta representa a su edad, de casi 72 años.

“Primero una aclaración: él nunca fue nombrado. Se anunció que se haría un nombramiento, pero él nunca fue nombrado. Eso como primer punto".

"Después de eso, efectivamente, puedo decir que él se desinteresó del cargo con el transcurso del tiempo. Ocurrió la pandemia y, también, por razones familiares. A eso agregue el hecho de que don Manuel es una persona que, por su edad, por su situación física, sería considerada de riesgo”, afirmó Ventura Rodríguez.

Por su parte, el canciller de la República, Rodolfo Solano, informó de que el propio Ventura Robles le comunicó su decisión desde hace unas dos semanas.

En esa oportunidad, el también exjuez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) argumentó las mismas razones que su hijo explicó.

Además, indicó Solano, conversó con Ventura sobre las dificultades de operatividad que genera la coyuntura actual, lo cual, afirmó el jerarca, impide que un funcionario diplomático nombrado en un cargo en el exterior garantice funcionalidad inmediata.

“Él ha declinado seguir con el proceso de nombramiento, por lo que nosotros lo respetamos", añadió el ministro de Relaciones Exteriores.

Solano reconoció que el proceso no se concretó por parte del Consejo de Gobierno.

“Efectivamente, el Consejo de Gobierno nunca concretó el acto de nombramiento. Hay todo un proceso reglamentado, se tiene que confeccionar un expediente con una serie de requisitos. Este proceso estaba transcurriendo normalmente. En eso vino la situación de la pandemia”, afirmó Solano.

Añadió que, a mediados de marzo, su ministerio ya había decidido cancelar todo nombramiento de funcionario diplomático, precisamente, por la pandemia.

Incluso, Rodolfo Solano informó de que la misión de Costa Rica en la OEA sigue siendo dirigida por la actual embajadora, Montserrat Solano.

El canciller dijo que, así como no se concretó el nombramiento del excanciller, también se canceló el traslado de Montserrat Solano a la Embajada de Costa Rica en Ginebra, como lo había anunciado el gobierno el mismo día que se informó sobre el traslado de Ventura a la OEA.

Cuando Ventura dejó el cargo de Canciller luego de 14 meses, la Casa Presidencial alegó que había sufrido mucho desgaste debido a la cantidad de viajes que, como jefe de la diplomacia costarricense, debía realizar.

“Su experiencia será optimizada en una misión vital para las relaciones exteriores y que le permitirá mejores condiciones para su salud”, indicó el comunicado de Zapote en ese momento.