Aarón Sequeira.   17 agosto

En un audio de cinco minutos y 46 segundos, compartido este viernes por la noche en un chat de personas del cantón de Garabito, el diputado Melvin Núñez, del Partido Restauración Nacional, se queja de su salario de legislador, de los impuestos que tiene que pagar y de los diputados del bloque independiente fabricista.

Esa serie de reclamos se dan un día después de que La Nación publicara que Floria Segreda, legisladora de esa misma bancada, quiere librar a los congresistas del pago del impuesto sobre la renta que se les cobra al monto de gastos de representación que reciben mensualmente.

En la grabación, Núñez empieza diciendo que la gente se mofa de que los congresistas ganen ¢4 millones, pero usó una frase en inglés para decir que es mentira. “Es pura paja, no es cierto”, añadió.

Escuche el audio aquí:

Ver más!

El legislador, quien es pastor, ebanista y comerciante, prosigue en el audio con las quejas y dice que, cada mes, les rebajan casi ¢1,3 millones de impuestos y cargas sociales de la remuneración que reciben.

Específicamente, los diputados reciben una remuneración compuesta de ¢2.956.598 en dietas y ¢1.044.116 en gastos de representación. Con la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, ellos pasaron de tributar un 15% a un 20% del impuesto sobre la renta.

Eso significa que, solo en impuestos, tributan ¢540.000. Eso, sumado a las cargas sociales, significa rebajos por un millón y resto.

Además, lanzó críticas contra la regla de protocolo que les exige, a los parlamentarios, usar traje para entrar en el plenario y para desempeñar sus funciones de representación pública.

“Cuando entré a este trabajo, lo primero que tuve fue un gasto de casi millón 300 en trajes que no necesito, pero tengo que ir en traje, porque es una regla del Poder Legislativo, estúpida regla, porque por mí voy en camiseta, short y en chancletas, como todo el mundo me ve aquí en Jacó. Pero no, hay que cumplirla”, manifestó el restauracionista.

Ya el diputado Núñez había estado en el centro de una polémica por un audio de Whatsapp que le envió a Floria Segreda en que se decía frases amenazantes por haberse quedado en una comisión legislativa donde el puntarenense quería estar.

Aunque la legisladora había llevado el caso a la Fiscalía General en aquel momento, finalmente hicieron las pases entre ambos y la disputa se había olvidado. Tanto así que, si bien Segreda se separó de Restauración en octubre, junto con los fabricistas, finalmente volvió a la bancada en mayo.

Parte de su queja por el salario tiene que ver en que paga impuestos y “estupideces que no me ayudan en nada", así como ¢2 millones en gastos personales.

Dice también que gastaba medio millón en su familia: internet, casa y préstamos, pero también alega que tuvo que comprar un carro por el que paga $1.400 al mes, porque asegura que la fabricista Ivonne Acuña no le prestaba carros del Congreso cuando ella estaba en la secretaría del Directorio.

Contra Acuña, Carmen Chan y Jonathan Prendas también arremete, quejándose de ellos por “tránsfugas”, específicamente por haber hecho otro partido. Los tilda de traidores y usa contra ellos otros insultos.

Sobre Chan, manifiesta que él se pagó su campaña de diputado en Puntarenas y que a él no le “dio la gana” darle nada a la ahora independiente.

La última parte de su grabación, el diputado se dedica a atacar, uno por uno, a todos los partidos que se disputan la alcaldía de Garabito. Allí, enfoca sus ataques contra el Frente Amplio, pues dice que “no sirve para nada en Jacó, porque nunca ha tenido inversión privada”.

“Está en contra de los gringos (el FA) y aquí estamos a favor de los gringos”, afirmó.

Carmen Chan: ‘Sus palabras causan vergüenza ajena’

Al conocer de las afirmaciones, quejas y ataques de Melvin Núñez, la vocera del bloque independiente, Carmen Chan, lamentó la forma en que se expresó el legislador.

“Las palabras de dicho diputado causan vergüenza ajena. Definitivamente él no aprendió de sus errores del pasado, cuando difamó de una compañera de su propia agrupación política en ese entonces, y todo el show que desencadenó a raíz de tales sucesos”, dijo la también puntarenense.

Chan también aseguró que a Núñez le falta el sentido común, pues indicó que ningún congresista que “comprenda su responsabilidad con la ciudadanía perdería tiempo en esa verborrea innnecesaria”.

“Ningún legislador prudente e intelingente se pondría a cuestionar su salario sabiendo que tantas personas en este país están viviendo en las peores condiciones y con salarios tan bajos que ni siquiera pueden garantizar la comida del día”, comentó la legisladora.

Por los ataques que Núñez lanzó contra los fabricistas, Carmen Chan tildó al congresista de “pseudo pastor” y aseguró que él llegó a la diputación gracias a Fabricio Alvarado y al trabajo de ella en la provincia que ambos representan.

“Su machismo, su vocabulario soez y sus constantes agresiones a mujeres distan mucho del ejemplo que debe dar un cristiano y un diputado de la República. Estaré solicitando que se disculpe públicamente, no voy a permitir que insulte a compañeras diputadas de ninguna forma”, dijo Chan.