Aarón Sequeira. 30 junio
Los actos de violencia y racismo en los estadios conllevarían fuertes sanciones legales, tanto en cuestión de suspensiones como en multas (imagen ilustrativa). Foto: José Cordero
Los actos de violencia y racismo en los estadios conllevarían fuertes sanciones legales, tanto en cuestión de suspensiones como en multas (imagen ilustrativa). Foto: José Cordero

La Asamblea Legislativa aprobó, este martes por la tarde, un proyecto de ley que impondrá sanciones administrativas y económicas a los equipos deportivos que toleren todo tipo de actos de racismo y de violencia en sus recintos y alrededores.

Se trata del proyecto de Ley contra la violencia y el racismo en el deporte, aprobado con 46 votos a favor y uno en contra. El único legislador que de forma negativa fue Pedro Muñoz, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

La iniciativa, presentada por varios legisladores del periodo anterior, introduce las siguientes sanciones:

-Prohibición de entrar a eventos deportivos por cuatro años: a quienes realicen insultos racistas o promuevan la violencia tres horas antes, durante y tres horas después de un evento.

-Clausura de recinto deportivo hasta cinco jornadas o inhabilitación durante la temporada completa: si agrupaciones deportivas no acatan la ley contra el racismo y la violencia.

-Hasta 10 salarios base (¢4,5 millones): a dirigencias de equipos que permitan o perpetúan actos de violencia o racismo.

-Sanción por cuatro años o retiro definitivo de licencia deportiva: al deportista, árbitro o juez deportivo que cometa un acto de violencia o racismo; el retiro permanente será por reincidencia en actos de ese tipo.

Lesiones físicas

En el caso de que los actos de racismo o conductas violentas causen lesiones a otras personas o grupos de personas, el proyecto establece también una categorización de las multas.

-Si sucede en deporte profesional: hasta ¢9 millones de multa para agrupaciones, árbitros o administradores.

-Si sucede en deporte aficionado: hasta ¢4,5 millones de multa.

-Si el acto lo comete el socio de una agrupación deportiva: se impone la pérdida definitiva de su condición de sociedad.

Aunque la iniciativa original fue presentada en el 2016 por exlegisladores como Fabricio Alvarado, Antonio Álvarez, Epsy Campbell, Ottón Solís, Mario Redondo, Abelino Esquivel y otros, recibió una nueva redacción en el seno de la Comisión de Juventud, Niñez y Adolescencia, en noviembre del año pasado.

Además de sancionar los actos racistas y de violencia dentro de los recintos deportivos, establece que las sanciones también son aplicables para las personas mayores de edad que los cometan en un perímetro de cinco kilómetros en torno al recinto deportivo.

Eliminación de ‘zona de barras'

Por otra parte, el plan establece requisitos para los dueños de estadios o gestores de eventos deportivos, pues se les exige tener un certificado de seguridad en materia de infraestructura y seguridad, señalización de accesos y salidas de emergencia.

Aparte, la ley ordena que se elimine, dentro de los estadios o recintos de todo tipo, las zonas exclusivas para las barras y exige que se pueda garantizar asistencia médica a los asistentes a los eventos deportivos.

El objetivo principal de evitar actos de racismo y violencia se intenta cumplir a través de la restricción del acceso a todo tipo de competiciones deportivas a personas que alteren el orden público, exhiban material racista o xenofóbico, ingresen con pólvora o juegos artificiales a los estadios, o consuman alcohol en el lugar.

María José Corrales, del Partido Liberación Nacional (PLN), celebró la aprobación de la iniciativa, por cuanto afirmó que se busca promover una cultura de paz “para evitar que ese tipo de actos empañen el deporte nacional”.

La restauracionista Mileidy Alvarado destacó que no es agradable escuchar en estadios insultos y “mucho menos insultos racistas”.

“El deporte debe disfrutarse de la mejor manera, con respeto e igualdad de trato”, añadió.

Nielsen Pérez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), enfatizó que el proyecto incluye también elementos de educación, prevención y sanción de los hechos de violencia y racismo en el deporte.

“Hace definiciones y precisiones conceptuales para que no haya duda de qué son actos y conductas violentas y racistas”, comentó Pérez.

Venta de bebidas alcohólicas en estadios

Aparte de la ley contra el racismo en los estadios, los diputados también aprobaron -en primer debate- una iniciativa legal que permitiría la venta de bebidas con contenido alcohólico en centros deportivos, estadios y gimnasios, pero únicamente en espectáculos no deportivos.

Se trata de una reforma a la ley 9047, en la que abren la opción de que se venda este tipo de bebidas, cuando los espectáculos que se realicen en esos lugares sean de cualquier tipo menos deportivo.

También se mantiene la restricción cuando se trate de espectáculos dirigidos a la niñez, o cuando la instalación deportiva se encuentre dentro de centros educativos.

En sintonía con la modificación al artículo 7 de la Ley de regulación y comercialización de bebidas con contenido alcohólico, se modificó el artículo 9, para que establezca claramente que la prohibición solo aplica para cuando se desarrollen los espectáculos deportivos.