Por: Rebeca Madrigal Q..   27 mayo
25/5/18 Entrevista a la canciller Epsy Campbell en la casa Amarilla, quien habla un poco sobre sus proyecciones en su gestion. Foto:Jorge Castillo

El Gobierno de Costa Rica incentiva a los nicaragüenses a buscar una salida democrática, a través del diálogo, al conflicto político interno que suma más de 80 muertos en 40 días.

La posición la expuso la canciller Epsy Campbell, convencida que esa debe ser la salida.

“Este momento específico, lo que tenemos que permitir es que fluya el proceso de resolver el problema político gigante que hay en Nicaragua, es gigante porque hay 60 personas muertas, no podemos minimizar la situación. Pero entendemos que lo que puede hacer Costa Rica, más inteligentemente, es apostar e incentivar para que la solución interna se hagan en el contexto del diálogo. Escalar la situación a nivel del multilateralismo, que es el paso que sigue, implica que ya demos por desechada la solución del diálogo”, dijo la ministra a La Nación, en una entrevista que concedió este viernes en su despacho.

"Celebramos que la forma de la salida nicaragüense sea a través de un diálogo interno, de alguna manera con una observación internacional, pero respetando los procesos que ahí se den”, añadió.

Al final de la administración anterior, la Cancillería costarricense se pronunció contra la violencia con que el gobierno de Daniel Ortega reprimía las protestas y, en respuesta, Managua pidió a San José no meterse sus procesos internos.

Campbell también insta a las autoridades nicaragüenses a cumplir con las 15 recomendaciones que hizo la Comisión Interamericana de Derecho Humano (CIDH), entre las que se encuentra el cese a la represión a los manifestantes, las detenciones "arbitrarias" y la creación de un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia ocurridos.

Días antes de llegar a su despacho, ella había manifestado que ya era tiempo de retomar el diálogo con Nicaragua, sin embargo, ahora reconoce que el contexto político actual no da para reuniones bilaterales.

Por lo pronto, el país deberá buscar la forma de "gerenciar" la agenda bilateral que no deja de existir, según sus palabras.

La canciller insistió en que Costa Rica necesita tener una "buena relación con Nicaragua de manera permanente y entender su transición política", una relación que no centre en litigios que resultan "caros y tensos".

En los próximos días, el gobierno de Carlos Alvarado nombrará el futuro embajador en Nicaragua; todavía trabaja en el perfil de quien ocupará ese cargo.

En eso, dijo la Campbell, será muy cuidadosa porque, según señaló, "a veces la opinión personal (de representantes) puede interferir seriamente en las relaciones de un país determinado".

Coherencia con Venezuela

Para Campbell, la posición de Costa Rica sobre otro país en conflicto, Venezuela, es de las más coherentes.

El domingo anterior, el país no reconoció las elecciones presidenciales en las cuales se anunció como vencedor a Nicolás Maduro, para gobernar por seis años más.

Las relaciones diplomáticas "mínimas" que tiene Costa Rica con el país suramericano reafirman la posición, añadió la canciller. En ese país, no hay embajador, sino una representación de negocios.

Sin embargo, voces internas, como la de expresidentes de la República, como Laura Chinchilla (2010-2014), piden otras acciones, como no permitir el tránsito de diplomáticos venezolanos en Costa Rica.

Pero la ministra de Relaciones Exteriores rehúsa tomar acciones unilaterales. Ella aboga por actuar en conjunto con el Grupo de Lima, integrado por 14 países.

"Hemos sido contundentes y lo hemos hecho por mecanismo que conocemos que es el diálogo político y multilateral. Costa Rica es mucho más efectiva de esa manera"

"Somos un pequeño gran país, pero sí queremos incidir en decisiones complejas no lo podemos hacer unilateralmente y creo que las decisiones que hemos tomado han sido coherentes todas", indicó la canciller.

Seguridad, migración e integración

Durante la entrevista, Campbell evitó hacer señalamientos fuertes, pero se refirió a otros temas como la inseguridad que se vive en la región a causa de la delincuencia internacional, el muro de Donald Trump y la integración centroamericana.

En materia de seguridad, reconoció la debilidad del Sistema de Integración Centroamericana para atacar la violencia de forma conjunta.

“En efecto, uno de los motivos por los cuales el SICA debía rearticularse de manera efectiva es el tema de la seguridad. Somos una pequeña región, requiere de una estrategia más efectiva, desgraciadamente la integración ha venido muy a menos, política y efectivamente ha venido a menos. Uno de los objetivos es ponerle tareas más concretas a la integración que nos permita tener resultados más efectivos”, dijo.

Aunque la inseguridad ha sido también vinculada a las drogas, no prioriza la discusión sobre la legalización de estas sustancias.

“No nos pusimos ese tema como un tema prioritario y las políticas que tenemos que tener a nivel internacional son las que le prometimos a la ciudadanía y eso no fue un tema, ni planteamos sería una salida. Tenemos que hacer la tarea interna de prevención, de seguridad, y hacer una articulación internacional”, señaló.

En cambio, lo prefiere abordar como un tema de salud pública.

Sobre la integración centroamericana, Campbell reconoció la complejidad del sistema en momentos que existen "retrocesos" y carencia de institucionalidad para atender la corrupción.

En cuanto a las migraciones, Costa Rica no prevé grandes cambios ni presiones por las políticas antiinmigrantes del gobierno de Estados Unidos, presidido por Trump.

"Costa Rica es un país muy caro", como para que los vecinos centroamericanos vengan a buscar estabilidad, señaló.

Consultada sobre cuál deberá ser la posición de la región frente a la construcción del muro en la frontera entre México y Estados Unidos, indicó;

“Ya se ha planteado a nivel global, a nivel costarricense nosotros no creemos en muros, creemos en diálogos, en la posibilidad de establecer puentes, este ha sido un lugar de paso para decenas de miles de migrantes y lo que hicimos fue facilitarle la vía”.