Política

Epsy Campbell cesa a embajadora en Austria sancionada por ausentarse de sus labores en el 2016

La canciller Epsy Campbell cesó a la embajadora de Costa Rica en Austria, Pilar Saborio de Rocafort, quien hace dos años fue sancionada por ausentarse de sus funciones durante "periodos prolongados".

"Doña Pilar será sustituida por un embajador de carrera. Tiene su cese a partir del 30 de junio", dijo la también vicepresidenta de la República.

Así respondió luego de que se le consultara si había conversado con Saborio sobre las denuncias que existían en su contra, en vista de que ambas sostuvieron una reunión la tarde de este lunes.

La jefa de la misión en Viena fue "amonestada en forma escrita", el 27 de abril del 2016, por el ahora excanciller Manuel González, luego de una denuncia presentada el 2 octubre del 2015.

En la resolución, además, se le advirtió que, de repetirse este tipo de situaciones, "se tomarán medidas más fuertes, que podrían implicar el cese".

Por un caso similar, de ausencia sin justificación, el miércoles de la semana pasada renunció la viceministra de Relaciones Exteriores, Carolina Fernández Álvarez, apenas un día después de ser nombrada en ese cargo.

Ella dimitió el mismo día que el portal de noticias CRHoy publicó que, en el 2011, Fernández quedó a cargo de la embajada en Brasilia ante la falta de un embajador. Sin embargo, viajó a Omán por razones personales, durante varias semanas, sin sacar un permiso, ni vacaciones, y dejando la embajada en manos de la secretaría administrativa.

En consecuencia, el entonces canciller, René Castro, le impuso una amonestación de 30 días de suspensión.

Razones de la amonestación escrita

En la nota DM-221-16, emitida por Manuel González en el caso de Pilar Saborio, a ella se le achaca tres hechos desde que asumió esa sede diplomática, en febrero del 2015:

1. Ausentarse de la misión, sin autorización previa y sin comunicar al Dirección General de Servicio Exterior (DGSE) por periodos prolongados.

Sobre ese particular, se indicó que Saborio no fue a la embajada los días 3, 4, 5 y 6 de febrero del 2015, porque fue a "hacer comprar, supervisar montaje de cortinas, actividades personales, pago de agencia de bienes de raíces, compra de un teléfono, supervisar operarios de Internet en su casa de habitación o supervisar operarios para instalación de otras cosas en la casa".

"El mismo principio de razonabilidad antes referido hace que sea comprensible que las personas, a su llegada a un destino, requieran destinar algún tiempo a atender ese tipo de asuntos. A pesar de eso, no es de recibo que se dedique tanto tiempo ni se justifica el uso del tiempo laboral en trámites que pueden hacerse fuera de la jornada. Con seguridad es posible, en una ciudad como Viena, comprarse un teléfono celular después de las 5 de la tarde", señaló González en la resolución.

Además, se le sancionó por ausentarse del 3 al 28 de agosto del 2015, durante cuatro horas diarias, para asistir a un curso de verano impartido por la Academia Diplomática de Viena, sin el permiso de la DGSE, de la Cancillería.

2. Pago de tarjetas de presentación con fondos públicos. Según la resolución, no se encontró en ninguno de los documentos aportados como prueba, una constancia de que Saborio devolvió el dinero. La Contraloría General de la República no permite ese tipo de gastos en las embajadas.

"Independientemente de que se compartan o estas restricciones, son aplicables y no se justifica, desde ningún punto de vista, su incumplimiento", agrega la resolución.

Y en las consecuencias añade: "Se le apercibe ser más rigurosa en la administración de los fondos destinados a la embajada de Costa Rica en Austria y misión ante organismos internacionales con sede en Viena".

3. Realización de actividad protocolaria sin autorización. El 27 de mayo del 2015, Saborio realizó una recepción, sin la autorización de la Dirección General de Servicio Exterior.

"Sorprende a este despacho que, con tanto tiempo de laborar para el Servicio Exterior de la República, usted desconozca normas tan básicas que regulan el gasto de los fondos públicos", consignó Manuel González en la resolución de nueve páginas.

En una respuesta a la sanción emitida por González, Saborio alegó esa actividad fue una recepción para la comunidad costarricense residente en Viena y que solo costó 71 euros (unos ¢47.000).

"Aunque entiendo los motivos de la resolución, no comparto la amonestación impuesta, pero en beneficio de la función que desempeño y del respeto a su persona, a la jerarquía ministerial y a su investidura, no la contiendo", declaró Saborio en esa misiva, con fecha del 11 de mayo del 2016.

Natasha Cambronero

Natasha Cambronero

Editora de la Unidad de Investigación y Análisis de Datos. Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Licenciada en Comunicación de Mercadeo y periodista graduada por la Universidad Latina. Recibió el premio de La Nación como “Redactora del año” en el 2016.