Sofía Chinchilla C.. 30 agosto
Epsy Campbell, vicepresidenta de la República. Fotografía: José Cordero
Epsy Campbell, vicepresidenta de la República. Fotografía: José Cordero

Siendo diputada, la actual vicepresidenta de la República, Epsy Campbell, buscó al entonces fiscal general, Jorge Chavarría, para expresarle su preocupación sobre la investigación por la estafa del Partido Acción Ciudadana (PAC) en contra del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Así lo relató Chavarría este viernes ante la comisión legislativa que investiga las finanzas electorales del PAC.

Según el exjefe del Ministerio Público, Campbell lo buscó en dos ocasiones para externarle, en tono respetuoso, su preocupación porque, en criterio de ella, el cobro de la deuda política del 2010 había sido correcto y porque por la gravedad de la condena que se les podía imponer a sus compañeros si eran encontrados culpables

La actual vicepresidenta fue diputada en el periodo 2014-2018 y el PAC fue condenado en diciembre del 2016 por cobrarle al TSE contratos falsos de servicios especiales.

“Se mostró preocupada en el sentido de que entendía que era legal todo lo que se había hecho en relación con los contratos, y entendía que la deuda política era una obligación del Estado”, relató Chavarría sobre el primer encuentro.

En la segunda ocasión, cerca del final del juicio, también estuvo presente el fiscal a cargo del caso contra el PAC, Carlos Meléndez.

“Esta vez mostró preocupación en el sentido de que, si de daba una condenatoria, qué gravedad podría tener para sus compañeros”, recordó Chavarría.

“No eran más bien ni consultas, sino más bien comentarios de que ella no conocía que hubiera dolo”, agregó.

Consultada al respecto, mediante la oficina de prensa de Casa Presidencial, Campbell dijo: “Tal y como planteó el señor Chavarría, sostuvimos dos reuniones, en un marco de respeto. Y tal y como planteó el señor Chavarría nunca hubo ninguna insinuación, sugerencia, presión o solicitud de información particular sobre la investigación que se realizaba en ese entonces”.

El exfiscal general de la República también reveló que, aunque el excandidato presidencial Ottón Solís figuró dentro del marco de sospechosos en la investigación contra el PAC, el Ministerio Público no halló pruebas suficientes para presentarlo como imputado en el juicio.

Afirmó que, cuando el caso estuvo en investigación, los fiscales del caso le dijeron que no hallaban pruebas suficientes para acusar a Solís y a Margarita Bolaños, exsecretaria general del Partido Acción Ciudadana (PAC), como sí lo hicieron con el extesorero Minor Sterling y el colaborador Manuel Antonio Bolaños, quienes resultaron condenados.

“Consideraban que, a pesar que estaban dentro del marco de sospechosos, no había actos probatorios”, relató Chavarría.

Sobre Margarita Bolaños, afirmó que se determinó que ella tuvo participación en la distribución de los contratos por servicios especiales con los que se cometió la estafa.

“Lo que me expresan los fiscales es que el nivel de conocimiento que tiene doña Margarita es el mismo que tenían todos en el directorio, y en la parte operacional del partido, en el sentido de que se iban a cobrar todos los certificados, los de serie A y B, y que había entregado cuatro o cinco”, relató Chavarría.