Por: Gerardo Ruiz R. 2 abril, 2016

Si el tipo de cambio permanece como hasta ahora, con una baja devaluación del colón respecto al dólar, la única perjudicada es la competitividad, concluyeron los panelistas del primer foro Visionarios 20/20.

El problema, coincidió la mayoría de los participantes, es que el Banco Central de Costa Rica (BCCR), carece de las herramientas necesarias para impulsar una política de tipo de cambio que, en vez de destruir el aparato productivo del país, lo impulse a fortalecerse con costos menores.

El director general de Cinde, Jorge Sequeira, advirtió de que el colón valorizado resta competitividad a Costa Rica como destino de inversión extranjera directa (IED), pues otros países de América Latina tienen monedas más débiles respecto al dólar, lo que los hace más atractivos para los empresarios.

Enrique Egloff, jerarca de los industriales, afirmó que el tipo de cambio ha golpeado la estructura de costos de los empresarios nacionales que se ven obligados a importar materias primas.

Carlos Ricardo Benavides explicó que el fenómeno cambiario ha debilitado al sector turístico costarricense, incapaz de competir contra otros destinos cercanos más baratos para los turistas extranjeros de la poscrisis económica, interesados en estirar cada dólar.