Por: Esteban Oviedo 1 febrero, 2014
James Alvarado, el primer votante de las elecciones nacionales del 2014 ejerció el sufragio en el consulado de Costa Rica en Sidney, Australia. Él le entregó la cédula a Alexis Alpízar, funcionario del TSE.
James Alvarado, el primer votante de las elecciones nacionales del 2014 ejerció el sufragio en el consulado de Costa Rica en Sidney, Australia. Él le entregó la cédula a Alexis Alpízar, funcionario del TSE.

James Alvarado Hernández, el primer votante de las elecciones nacionales, se leyó los planes de gobierno de los candidatos y, al final, se inclinó por el "más realista" de todos.

Alvarado, de 32 años, esperó tres horas para convertirse en el primero de los electores de los comicios. Llegó a las 6 a. m. del domingo a las afueras del consulado de Costa Rica en Sidney, Australia. La urna fue abierta a las 9 a. m. (4 p. m. del sábado en Costa Rica).

"Empecé a leer los planes de gobierno y a mirarlos de la manera en que pueden realizarse. Algunos estaban fuera de la realidad. Escogí el más realista", dijo el joven, quien prefirió no decir por quién voto.

Se leyó los planes de Liberación Nacional (PLN), Frente Amplio, Movimiento Libertario, Acción Ciudadana (PAC), Patria Nueva y un poco el de la Unidad Social Cristiana (PUSC). Alvarado también se informó a través de Facebook del acontecer de la campaña.

A él lo que más le preocupa de Costa Rica es la corrupción y el despilfarro de recursos públicos.

"No sé hasta qué punto pagar esas concesiones", declaró el votante, quien teme que hasta los nietos de las actuales generaciones tendrán que pagar lo que ocurre hoy. "Hay mucho dinero perdido. Somos un país muy pequeño como para botar ese dinero. Si se usara en comedores escolares, estaría de acuerdo, pero el dinero se desperdicia", dijo Alvarado. El año pasado, estuvo de vacaciones en Costa Rica y vio que la gente "la pasa muy duro".

Él trabaja en logística en una empresa de químicos para piscinas, creció en Desamparados y vive al oeste de Sidney desde hace nueve años.

Por otra parte, consideró maravilloso que se abriera la posibilidad de votar desde el extranjero. "Uno lo hace con alegría y ellos (los abstencionistas) deberían hacerlo, es un derecho", agregó.