Aarón Sequeira. 3 agosto
Por el momento, el coronavirus ha llegado a empleados de Seguridad del Congreso, donde se han reportado dos casos, mientras que entre los empleados de la construcción del nuevo edificio se reportaron más de 15. Fotografía: John Durán
Por el momento, el coronavirus ha llegado a empleados de Seguridad del Congreso, donde se han reportado dos casos, mientras que entre los empleados de la construcción del nuevo edificio se reportaron más de 15. Fotografía: John Durán

Dos casos de covid-19 en empleados de la Asamblea Legislativa obligaron, nuevamente, a enviar a otros funcionarios que tuvieron contacto con ellos a cumplir cuarentena en sus casas, confirmó el director ejecutivo del Congreso, Antonio Ayales Esna.

El primero es, de nuevo, un trabajador de la Unidad de Seguridad del Congreso, específicamente de la secretaría de la subjefatura de esa unidad.

A raíz de ese caso positivo, también se ordenó que seis personas más fueran a cumplir la cuarentena de forma preventiva, incluyendo la secretaria de la jefa de ese departamento, por haber tenido contacto con el empleado o haber estado, en diferentes momentos, en el mismo lugar donde almorzó el trabajador parlamentario.

El segundo caso corresponde a un ujier, empleado de apoyo del Congreso, en cuyo caso no fue necesario enviar a nadie más a cuarentena, pues la persona ya se encontraba, días atrás, en su casa.

Ayales declaró que el funcionario tiene múltiples factores de riesgo, por lo que tomaron la decisión, semanas atrás, de mantenerlo en su casa para evitar un eventual contagio, que finalmente sucedió estando en cuarentena.

El 4 de julio, la administración del Congreso y el Ministerio de Salud verificaron que un oficial de seguridad parlamentario había dado positivo en la prueba del covid-19.

Él estuvo casi un mes en su casa y días atrás regresó a sus labores en la Asamblea.

Además, Ayales también indicó que más de 15 empleados de la construcción del nuevo edificio parlamentario, al costado oeste de la sede principal del Congreso, también han tenido coronavirus y se han tenido que enviar grupos grandes de esos obreros a aislamiento.

Según el director ejecutivo del Congreso, esos casos de covid-19 entre los empleados de la construcción y las cuarentenas obligatorias han implicado un atraso cercano a los dos meses en la entrega de la obra de la nueva Asamblea Legislativa.

A inicios de julio una asesora del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) fue declarada como sospechosa de portar el virus, lo cual puso en alerta a los diputados pues ella sí mantenía contacto con ellos. Sin embargo, tras la prueba, se descartó que estuviera enferma.