Aarón Sequeira, Lucía Astorga.   8 mayo
Carlos Alvarado Quesada dio su primer discurso luego de ser juramentado como presidente. Foto: Rafael Pacheco

Empresarios, políticos y académicos se mostraron esperanzados por las promesas que hizo el nuevo presidente, Carlos Alvarado Quesada, en su discurso de toma de posesión, este martes.

No obstante, las esperanzas no venían solas, pues también había críticas.

Uno de los primero en reaccionar fue Elías Soley, presidente de la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (Amcham).

“Él trata de unir al país y me parece que es la actitud adecuada”, expresó Soley, quien admitió sentirse "ilusionado".

Ver más!

En su criterio, el discurso de Alvarado abordó temas prioritarios, pero faltó profundizar en uno en particular: el control del gasto público.

“Sabemos que hay retos enormes en el tema de educación, el fiscal y seguridad. Los abarcó bastante bien. Me quedé esperando un mensaje más directo en cuanto a la necesidad del control del gasto público. Habló de ordenarlo pero no de recortarlo, y ahí hay un desafío enorme del gobierno, pero también hay un desafío enorme de recortarlo”, dijo.

También Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias, consideró acertadas las manifestaciones del nuevo mandatario, que describió la Costa Rica que todos los ciudadanos desean. Ahora, sigue alcanzarla.

“Concretar las ofertas demandará, como lo señala don Carlos, acciones valientes, para que impulsemos la eficiencia, el manejo responsable de los recursos y resolvamos los problemas de fondo que pueden impedir construir esa Costa Rica que la tenemos que construir todos”, expresó el industrial.

Gonzalo Delgado, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) consideró que Carlos Alvarado está bien enfocado sobre cuales son las metas y problemas. Eso, dice, le genera optimismo, al menos con el discurso.

"Ahora es importante que tengamos un diálogo permanente con los todos los sectores para lograr que este país avance como debe ser”, declaró.

Tocó temas centrales

El incómodo tema de gasto público también resulta fundamental para Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), bancada más numerosa del Congreso, con 17 legisladores.

"Me alegra que hable de que el Ejecutivo va a hacer un esfuerzo de contención en el gasto público. Creo que el tema de la reforma fiscal pasa especialmente por el comportamiento que el Ejecutivo muestre en materia del gasto público y me alegra que él lo haya dicho”, dijo el exministro de la Presidencia en la administración de Laura Chinchilla (2010-2014).

Benavides también celebró que el mandatario hiciera referencia a la urgencia de ampliar la ruta San José-Caldera, que administra la empresa Globalvia.

“Me alegra que haya hablado de la ruta 27, dada en concesión hace tres gobiernos y el gobierno saliente no se atrevió a ampliar, bajo el mismo sistema de concesión", añadió.

Eduardo Cruickshank, diputado del Partido Restauración Nacional (PRN), dejó claro que ellos darán seguimiento a los objetivos planteados esta mañana por Alvarado, pues, según dijo, habrá que ver si en unos dos años se han cumplido.

“Estaremos vigilantes ejerciendo el control político y viendo el avance de las propuestas del señor presidente. Él abarcó todas las áreas y fue muy puntual, pero hay que darle seguimiento para ver el cumplimiento real de cada uno de los puntos dichos en el discurso”, expresó.

El jefe de esa misma fracción, Carlos Avendaño, por su parte, dijo esperar que a través del diálogo puedan entrarle a todos los ejes mencionados en el discurso, "comenzando por el fiscal".

Ver más!

De hecho, ese diálogo comenzaría esta misma tarde, en Casa Presidencial, cuando el nuevo mandatario recibiría a la bancada de Restauración Nacional que tiene 14 legisladores, segunda en tamaño.

Para Erwen Masís, jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), para los diputados rojiazules lo más importante es la generación de empleo y adelantó respaldo a todas las iniciativas que eso implique.

“El presidente cita siete ejes. Para nosotros de los más importantes es la generación de empleo (...). El proyecto tiene que caminar por el bienestar de los costarricenses y del país, vamos a tener el espacio prudente para hacer algunas enmiendas, pero estamos en la línea de apoyar”, aseguró Masís.

José María Villalta, excandidato presidencial y único diputado de Frente Amplio en el periodo que recién inicia, se limitó a hacerle una corrección al nuevo presidente.

“Dijo que los 65.000 costarricenses que habitaban este país cuando se declaró la independencia son nuestros primeros habitantes, pero no es así”, dijo.

Promete trabajo

Voces en otros sectores compartieron esa percepción de esperanza ante las promesas y proyectos anunciados por Carlos Alvarado, el presidente costarricense más joven desde la Segunda República, tras recibir la banda presidencial.

"Esta en un momento de su vida en que quiere darlo todo (...) me pareció muy simbólico que empezara hablando de una educación inclusiva y terminara hablando del tema tributario, que tendrá que ser progresivo, invocando a todas las personas a formar parte de la solución en la Costa Rica del bicentenario”, dijo Alberto Salom, rector de la Universidad Nacional (UNA).

Salom fue diputado del Partido Acción Ciudadana del 2006 al 2010 y gerente de la campaña de esa misma agrupación para las elecciones de 2006.

La idea de un gobierno de unidad nacional también ilusiona al exmagistrado y expresidente de la Sala III de la Corte Suprema de Justicia, José Manuel Arroyo.

“Le tomo la palabra de que va a trabajar duro. Me parece que tiene claro los problemas (...) así como las posibles soluciones de las principales necesidades que él visualiza. Estoy optimista de que el país tenga un gobierno de unidad nacional y que se le va a poder entrar a una gran cantidad de problemas que están esperando".

A Marta Acosta, contralora general de la República, le da optimismo la precupación del nuevo mandatario por el tema fiscal, uno sobre los que ella ha sido insistente y ha hecho reiteradas advertencia.

“Me da esperanza la preocupación del presidente por el tema fiscal y de infraestructura. Me agrada mucho el tema de cambio climático”, comentó la jerarca del ente contralor.

El sector sindical lo que espera es que el presidente mantenga su llamado al diálogo, a la unidad y a abrir los espacios a los sectores sociales, que se oponen a la reforma fiscal.

“Habla de unidad, habla de diálogo, pero también hace un llamado a los diputados para que aprueben el proyecto fiscal, pero también tenemos que tener claro que ese proyecto ha sido adversado por varios sectores”, recordó Díaz.