Sofía Chinchilla C.. 2 octubre, 2018
Los diputados ya completaron cuatro de las seis sesiones de las que diponen para discutir las mociones de reiteración. Cuando agoten ese tiempo, deberán votarlas sin discutirlas. Fotografía: John Durán.
Los diputados ya completaron cuatro de las seis sesiones de las que diponen para discutir las mociones de reiteración. Cuando agoten ese tiempo, deberán votarlas sin discutirlas. Fotografía: John Durán.

El plenario legislativo ya votó una tercera parte de las últimas mociones de reiteración presentadas para modificar al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

En total, se han tramitado 115 de las 368 inicitiativas acogidas para revisión. Solo la mañana de este martes, el plenario legislativo votó 33 propuestas y todas fueron rechazadas.

Entre las mociones conocidas estuvieron una de la diputada socialcristiana Shirley Díaz para otorgarle una tarifa reducida del impuesto al valor agregado (IVA) del 2% a las actividades deportivas, y otra del liberacionista Luis Fernando Chacón para que los clientes de gimnasios paguen un tributo del 4%, en vez de la tarifa general del 13%.

También se rechazó una moción con la que José María Villalta, legislador del Frente Amplio, pretendía sacar del proyecto de ley la amnistía tributaria que perdonaría el pago de intereses a los contribuyentes que tengan deudas con el fisco, con tal de que paguen sus obligaciones antes de tres meses.

Otras mociones desechadas son las siguientes:

-Del diputado José María Villalta, para subir la retención del cobro cuando se realizan pagos con tarjetas del 6% al 10% para los grandes comercios.

-Del diputado José María Villalta, para eliminar los tributos administrados por el Instituto de Desarrollo Rural (Inder), el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) de los que los deudores del fisco pueden pagar al amparo de la amnistía tributaria.

-Del diputado Dragos Dolanescu, del Partido Republicano Social Cristiano, para establecer un tope del 8% al impuesto sobre el valor agregado (IVA) que pagarán los servicios turísticos a partir del tercer año de vigencia del proyecto de ley.

En la sesión del martes en la mañana, Pedro Muñoz, diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), pidió tomar en cuenta a la fracción de Restauración Nacional en las negociaciones relacionadas con las restantes mociones.

Los restauracionistas alegaron que han sido “menospreciados” durante la discusión de la reforma tributaria.

“Como ahora hay corrientes que señalan el número de 38, sí están volviendo a ver a Restauración, cerrándole el ojo para ver en qué momento nos vamos corriendo de por medio, cuando nosotros hemos estado señalando que este plan fiscal no es equilibrado, no es social, no es solidario y que se ocupa mucho para poder ponerlo”, dijo Jonathan Prendas.

En esa declaración, el restauracionista hizo referencia al criterio de la Corte Suprema de Justicia que señala que la versión original del plan fiscal incidía en el funcionamiento del Poder Judicial, por lo que requería del voto de 38 legisladores para su aprobación.

La discusión de mociones continuará el martes por la tarde y el miércoles en mañana, cuando se completarán las seis sesiones que prevé el mecanismo de vía rápida con el que se tramita el proyecto de ley. A partir de entonces, las propuestas que falten deberán someterse a votación directa, sin discusión, en el plenario.