Presidente del Congreso tendría que dictar resolución sobre cuál sería el plan de gastos que podría ejecutar el Gobierno

Por: Aarón Sequeira 24 noviembre, 2014
Ottón Solís y Epsy Campbell fueron los únicos diputados del PAC que apoyaron los recortes. | PABLO MONTIEL
Ottón Solís y Epsy Campbell fueron los únicos diputados del PAC que apoyaron los recortes. | PABLO MONTIEL

Con el voto de 26 diputados en contra, el plenario de la Asamblea Legislativa rechazó esta tarde el proyecto de ley de Presupuesto Ordinario para el Ejercicio Económico del 2015, por 7,9 billones.

Esos 26 incluye 16 congresistas del PLN, cuatro del PUSC, cuatro del Movimiento Libertario, Ottón Solís del PAC y Mario Redondo de la Alianza Demócrata Cristiana (ADC).

A favor del plan de gastos gubernamental, solamente votaron a favor 25 legisladores, entre ellos una mayoría del PAC (12 diputados), nueve del Frente Amplio, dos del PUSC, Óscar López del PASE y Abelino Esquivel de Renovación Costarricense.

El presidente legislativo, Henry Mora, emitió una resolución según la cual el Presupuesto entrará a regir en el 2015, tal como lo propuso el Ejecutivo en setiembre, aunque haya sido votado en contra por una mayoría de diputados.

Mora argumenta que, según la Constitución Política, el plan de gastos debe quedar aprobado a más tardar el 30 de noviembre. Esta resolución fue apelada por Mario Redondo.

Una opinión jurídica que emitió la Procuraduría General de la República a solicitud del libertario Otto Guevara establece que hay un vacío legal sobre lo que procede, una vez rechazado el Presupuesto Nacional.

Las opciones son básicamente dos, según la Procuraduría, o dar por aprobado el plan del Ejecutivo o extender la vigencia del Presupuesto actualmente en aplicación.

Rechazado ese proyecto de ley, los diputados discuten una revisión de la votación en que se rechazó el plan de gastos.

En primera votación, 25 votaron a favor de revisar y 25 en contra. La segunda votación fue idéntica, por lo que se rechazó la revisión.

La semana pasada, fallaron los intentos por aprobar recortes hasta de un 1,2% al Presupuesto en el Plenario.