Por: Aarón Sequeira.  Hace 5 días
15/05/2018. Asamblea Legislativa. Los jefes de las siete fracciones parlamentarias se comprometieron en avanzar lo más pronto posible la ley para crear un régimen que permita despojar de su curul a un diputado cuando cometa faltas éticas. Foto: Aarón Sequeira.
15/05/2018. Asamblea Legislativa. Los jefes de las siete fracciones parlamentarias se comprometieron en avanzar lo más pronto posible la ley para crear un régimen que permita despojar de su curul a un diputado cuando cometa faltas éticas. Foto: Aarón Sequeira.

Luego de ocho años de rezago para legislar sobre la pérdida de la credencial legislativa por violación del deber de probidad, los diputados le dieron el trámite final a la reforma constitucional que permita dicha sanción.

Pero ahora, para hacer operativa la sanción se requiere que los legisladores avancen en un proyecto que establezca el mecanismo para investigar una denuncia contra un diputado y el castigo, que no siempre sería la pérdida de la credencial.

Luego de la tercera votación en una segunda legislatura, el proyecto queda listo para añadirle un párrafo al artículo 112 a la Constitución Política.

Los jefes de las siete fracciones parlamentarias y la presidenta del Directorio legislativo, Carolina Hidalgo, firmaron y anunciaron un compromiso para consolidar esa norma sancionatoria.

Hidalgo explicó a La Nación que hay diferencias de criterio entre los congresistas, pues unos creen que es suficiente hacer una reforma al reglamento legislativo para definir el método para investigar y castigar legisladores, así como una categorización de las faltas.

No obstante, dijo, hay otros parlamentarios que consideran que el mecanismo se debe definir por ley, por tratarse de una decisión tan fuerte como la de, eventualmente, despojar a un diputado de su curul.

"Esta reforma se aprobó en una semana (en su etapa final del trámite), en un tiempo récord, también recoge la voluntad del Poder Legislativo de conformar una comisión de asesores parlamentarios de cada bancada para construir la norma que establezca el procedimiento efectivo que determine la violación del deber de probidad", dice el pronunciamiento de los jefes parlamentarios.

Para llegar a su votación final, la reforma constitucional pasó por tres lecturas en plenario, y el análisis de admisibilidad, además de una comisión donde se recomendaron ajustes al texto propuesto.

Además, luego de votarse en primer debate, en la legislatura 2017-2018, fue a estudio de la Sala Constitucional, donde los magistrados estudiaron la propuesta y la avalaron, pues no le encontraron vicios, y recibió segundo debate.

Antes de que se le dieran tres debates durante la actual legislatura, el expresidente Luis Guillermo Solís mencionó la reforma a la Constitución en su informe ante el Congreso, como parte de los requisitos del trámite.

El cambio en la Constitución: 'Los diputados cumplirán..."

Ahora que ya está aprobada esa reforma definitivamente, le tocará a Carlos Alvarado firmarla y publicarla en La Gaceta, para que se integre definitivamente en el texto de la Carta Magna.

El texto que se le agrega, como un último párrafo en el artículo 112 de la Constitución dice:

"Los diputados cumplirán con el deber de probidad. La violación de ese deber producirá la pérdida de la credencial de diputado, en los casos y de acuerdo con los procedimientos que establezca una ley que se aprobará por dos tercios del total de los miembros de la Asamblea Legislativa."

Tal como queda establecido en el nuevo fragmento constitucional, cualquiera que sea el mecanismo que definan los congresistas, sea por su reglamento o por una nueva norma, deberá tener al menos 38 votos para su aprobación.

Cuestionados los diputados, durante una conferencia de prensa, sobre el tiempo que podría pasar antes de que se apruebe definitivamente el procedimiento para sancionar diputados, solo respondió el jefe del PAC, Víctor Morales Mora.

El jefe oficialista consideró que los cuestionamientos se inscriben en un clima de escepticismo, fundamentado en el fuerte rezago que han tenido los proyectos contra las violaciones éticas.

"Pero hay un espíritu, una voluntad de construir acuerdos que permitan avanzar en los temas en que la sociedad plantea urgencias. Hay una agenda de transparencia y otros proyectos, temas que nos convocan. ¿Cuánto podemos avanzar? Ese es el desafío que tenemos", dijo Morales.

Añadió que hay una voluntad para sacar adelante la ley que le dé vida y aplicación a la reforma constitucional y que el compromiso anunciado este martes es una tarea que asumen los legisladores.

"Tendría que haber razones muy poderosas para que, al final de los cuatro años, no hayamos logrado ese objetivo", alegó Morales.