Silvia Artavia.   23 enero
La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, asistió este miércoles a la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa a defender el primer presupuesto extraordinario del 2019. Foto: Diana Méndez.

Por votación unánime, los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios citaron a la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, a explicar en el Congreso cómo logró el Gobierno reducir el déficit fiscal.

La proyección era que el país cerrara el 2018 con un déficit financiero de 7,2%. Sin embargo, el Ejecutivo informó este lunes que el indicador para ese mismo período fue de 6%, un 1,2% menos de lo esperado.

Hacienda atribuyó la baja a las medidas de restricción del gasto tomadas al inicio de la gestión Alvarado Quesada.

Estas incluyeron el congelamiento del valor de incentivos profesionales de empleados públicos, tales como las anualidades y carrera profesional, aumentos salariales fijos en lugar de incrementos porcentuales sobre la base salarial, disminución en el uso de plazas vacantes y recortes de algunas partidas presupuestarias.

Con esas acciones, explicó el Ministerio, lograron economizar ¢76.000 millones o $16 millones.

Sin embargo, esos argumentos no convencieron a los legisladores, quienes este miércoles, cuando la jerarca de Hacienda defendía el primer presupuesto extraordinario del Gobierno en la Comisión de Asuntos Hacendarios, aprobaron una moción para citarla a detallar el descenso del déficit fiscal.

Eduardo Cruickshank, del Partido Restauración Nacional (PRN), pidió a la ministra dar las explicaciones ahí mismo.

No obstante, el acuerdo de los legisladores fue que Aguilar comparezca en otra audiencia, cuya fecha se fijará el próximo martes, cuando se vuelva a reunir esa Comisión.

“Le dije (a Cruickshank) que, uno, la baja del 1,2% del déficit es cuando yo comparo el real, del año 2018, contra el presupuesto originalmente formulado, el proyectado. Que tengamos en cuenta que incluso en agosto del 2018, cuando hay un presupuesto extraordinario y bajan los ingresos, ese déficit iba a llegar a ser 8,4%”, dijo la ministra a La Nación.

Como segundo punto, Aguilar le aclaró al congresista de Restauración que, para lograr la baja del déficit financiero del Gobierno Central, Hacienda comparó la ejecución del presupuesto del 2018 con la del 2017.

“Con cualquiera de todos los casos, sea con el proyectado por el presupuesto, o con el reestimado en agosto, o con el real del 2017, en todos los casos, el déficit fue menor”, afirmó la jerarca.

¿Y los atrasos para ayuda social?

¿Tomó Hacienda como un ‘no gasto’ los ¢1.056 millones que no giró en diciembre del 2018 al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) para socorrer a pobres, y los ¢12.000 que tampoco trasladó, en ese momento, a las juntas de educación del Ministerio de Educación Pública (MEP), administradoras del centro escolar, con el cual se atienden, por ejemplo, los comedores estudiantiles?

Lo anterior es importante porque ese atraso de un mes en el desembolso que debía hacer Hacienda a dichas entidades pudo haber incidido en la baja reportada por el ente recaudador en los rubros de transferencias corrientes y otros gastos.

Ante la consulta planteada por este medio, la Ministra de Hacienda respondió que lo “van a verificar”.

“Estamos separando, porque ahí hay dos datos importantes. Hay partidas que quedan ya contabilizadas en el 2018 y se pagan en el 2019. Entonces, parte de esas partidas ya están contabilizadas. Vamos a ver cuáles no”, aseguró Aguilar.

Agregó: “Vamos a verificar cuáles de esos, que no están pagados, sí están reflejados como devengados y gastados, que es un tema de caja, de pagarlo en enero, y a cuáles no se les dio cuota para cancelar en el mes de diciembre”.

En lo que va de este 2019, Hacienda ha ido poniéndose al día con el giro de esos dineros al IMAS y al MEP.