Política

Diputados le harían daño al país si se van de vacaciones todo enero, dice presidente Alvarado

Mandatario aboga por aprovechar ese tiempo para aprobar la agenda acordada con el FMI e insistió en necesidad de gravar al salario escolar con impuesto a la renta

Si los diputados deciden ampliar las vacaciones de fin de año a todo el mes de enero para dedicarse a la campaña electoral de sus partidos políticos, le harían “un daño importante al país”, consideró el presidente de la República, Carlos Alvarado.

Alvarado sostuvo que si los parlamentarios toman esa decisión se perdería un tiempo valioso para avanzar en la aprobación de proyectos necesarios para Costa Rica, como la agenda negociada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para equilibrar las finanzas públicas.

De hecho, señalo que de no aprobarse dichas iniciativas antes del receso legislativo de fin de año, la economía se vería afectada. “Es un tiempo valioso en el que necesitamos avances. Creo que con esto (agenda del FMI) no lo van a hacer (irse en enero), porque necesitamos en enero ese trabajo”, indicó.

“Además, no creo que lo hagan porque estarían sujetos a que la ciudadanía los descalifique, dado que el país iniciará el 2022 trabajando”, aseveró Alvarado durante una conferencia de prensa realizada en Casa Presidencial.

Desde mediados de año, el plenario legislativo aprobó un receso que faculta a los diputados a sesionar por última vez el 23 de diciembre y retornar a labores el 3 de enero del 2022. Incluye una semana de vacaciones previo a las elecciones del 6 de febrero próximo y la pausa por Semana Santa.

Aunque no hay una propuesta formal puesta sobre la mesa, el jefe de bancada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Pablo Heriberto Abarca, reconoció que se han dado conversaciones en la línea de suspender labores durante el mes de enero para enfocarse en la campaña política.

“Lo que está aprobado es lo que hay. Hay conversaciones para allá y para acá, pero nada concreto aún”, admitió. Sobre la consulta de qué fracciones discuten la idea, el socialcristiano matizó: “No hay nada concreto. Decir algo al respecto es pura especulación”.

Por otra parte, el mandatario insistió este miércoles ante los diputados sobre la necesidad de aprobar en la agenda del FMI que permitiría al Gobierno Central obtener un rendimiento superior al 1% del producto interno bruto (PIB) entre ajuste del gasto y nuevos ingresos.

La premura obedece, añadió Alvarado, a que un equipo técnico del organismo internacional realizará entre mediados y finales de diciembre una segunda revisión sobre los avances de lo pactado. Pero señaló que esa preparación inicia un mes antes, es decir, “desde ahora”.

“Para que tengamos una evaluación positiva necesitamos tener el debate de empleo público y tener algunos de los otros proyectos aprobados. Estamos hablando particularmente de casas de lujo (ajuste del impuesto), exoneraciones (reducción) y ojalá renta (global dual)”, manifestó.

Sobre el proyecto de reducción de exoneraciones fiscales Alvarado hizo hincapié en que este debe incluir el impuesto de renta al salario escolar. De lo contrario, señaló, se vacía de contenido.

El llamado lo hizo luego de que, este martes, diputados de la Comisión de Asuntos Jurídicos dejaran en firme la decisión de sacar del proyecto al salario escolar. La iniciativa contemplaba cobrar renta a esa remuneración, como se hace con cualquier salario del sector privado.

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, la exclusión drenaría en más ¢40.000 millones anuales la recaudación estimada con la iniciativa.

“El salario escolar solo lo tienen los funcionarios públicos. El salario escolar se paga con impuestos de todos los costarricenses. No se elimina, lo que se hace es que ese mes (del salario) se le aplica a quienes corresponde, el pago de renta”, argumentó.

Alvarado aprovechó su comparecencia de este miércoles ante los medios de prensa para volverse a poner a disposición de las fuerzas políticas para avanzar con la agenda del FMI.

“Me pongo a las órdenes de los candidatos presidenciales, de las fracciones para servir, para que esto se apruebe ahora porque, si no tenemos una evaluación positivo, eso queda en suspenso, la economía se verá afectada y vamos a tener que reiniciar una discusión política después de mayo del otro año.

“Es perder seis meses en un periodo de salida de la pandemia. Tengo la voluntad, incluso, si quieren decirlo así: échenme los clavos a mí, yo asumo el costo político, pero resolvamos esto ahora. El bien superior es por el país”, finalizó.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.