Sofía Chinchilla C..   22 agosto
Eduardo Cruickshank y José María Villalta (a la izquieda, en la imagen) votaron a favor de la moción. Fotografías: Ignacio G. León-Páez

La comisión legislativa que tramita el proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas exoneró la educación privada del impuesto sobre el valor agregado (IVA).

El plan fiscal proponía que esos servicios se gravaran con un 2%. No obstante, el voto de cinco diputados se impuso para eximirlos del pago del tributo.

A la educación privada accede un 4% de la población.

El cambio le quitará al Ministerio de Hacienda ¢26.240 millones, los cuales se suman a otros ¢65.000 millones que el Ejecutivo dejará de percibir por la exoneración a la canasta básica, que también fue aprobada este miércoles.

Es decir, el gobierno ya perdió ¢91.000 millones con los que contaba para paliar su déficit económico.

Votaron a favor de la excención Eduardo Cruickshank y Melvin Núñez, de Restauración Nacional; Walter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN); Pedro Muñoz, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); y José María Villalta, del Frente Amplio, quien presentó la moción con la que se introdujo el cambio.

Noticia en desarrollo.