Sofía Chinchilla C.. 21 octubre
Fernando Cruz (al centro), presidente de la Corte Suprema de Justicia, ve con buenos ojos la reforma. Foto: Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo
Fernando Cruz (al centro), presidente de la Corte Suprema de Justicia, ve con buenos ojos la reforma. Foto: Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo

La Asamblea Legislativa levantó la privacidad que imperó durante 26 años en las sesiones del Consejo Superior del Poder Judicial, el órgano encargado de la administración y la disciplina de dicha institución.

Por unanimidad, 42 diputados aprobaron este lunes en primer debate una reforma al artículo 77 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, de manera que se declaran públicas las discusiones del Consejo “salvo en casos especiales debidamente motivados en los que la ley disponga lo contrario”.

Desde su creación, en 1993, la norma del Consejo Superior ha sido sesionar en secreto, pues así lo dispone la ley, aunque la normativa prevé que sus integrantes voten a favor de darle publicidad a sus sesiones en casos particulares.

La reforma aprobada revierte dicha condición y hace que la publicidad sea la norma y la privacidad, más bien, sea excepcional.

El Consejo también quedará obligado a levantar un acta de cada sesión, que deberá ser una transcripción literal de cada intervención efectuada.

La instancia la integran el jerarca de la Corte Suprema de Justicia –quien lo dirige–, y otros cuatro miembros: un representante de los jueces, un representante de los abogados de la institución que no administran justicia, un representante de los trabajadores y un abogado externo a la entidad, con experiencia en litigio.

El Consejo Superior es un órgano subordinado de la Corte Suprema de Justicia, al cual le corresponde ejercer la administración y disciplina del Poder Judicial.

Entre sus atribuciones están el nombramiento de los jueces, el ejercicio de la potestad disciplinaria sobre los empleados judiciales, la aprobación del anteproyecto de presupuesto del Poder Judicial y la resolución de los procesos de licitación, entre otros.

La semana pasada, por ejemplo, el Consejo decidió que las parejas del mismo sexo de los funcionarios judiciales que fallezcan tendrán derecho a heredar la pensión.

Fernando Cruz, presidente del Poder Judicial, afirmó que durante los 15 meses que ha estado al frente de la Corte, ninguna sesión se ha declarado pública.

Según el magistrado, con el “cambio de 180°”, la institución probablemente habilitará un servicio de transmisión en vivo para que los interesados puedan seguir las discusiones semanales. Además, el público tendría la posibilidad de observar las reuniones presencialmente.

“Me parece muy bien que se extienda la transparencia y la comunicación de lo que se discute y lo que se resuelve en el Consejo, que responde al principio de transparencia, dándole posibilidad al ciudadano de que se entere desde su origen de las cosas que discutimos y resolvemos en el Consejo, con las excepciones del caso, porque siempre habrá cosas que no se puedan dar la publicidad”, dijo Cruz.

El magistrado presidente afirmó que, a partir de la reforma, deberán entenderse como “casos especiales” aquellos en los que se discutan procesos disciplinarios, cuya discusión seguirá siendo privada.

“Eso no podría ser publicitado por razones de la tutela al acusado y a los propios derechos de la víctima”, señaló el magistrado.

En la actualidad, además de Cruz, el órgano lo integran Gary Amador Badilla, en representación de los jueces; Sara Castillo Vargas, por los abogados de la institución que no administran justicia; Sandra Pizarro Gutiérrez, en representación de los abogados litigantes y Carlos Montero Zúñiga, en nombre de los trabajadores judiciales.