Josué Bravo. 25 mayo
En la actualidad, según el proyecto de ley, las personas, principalmente jóvenes y mujeres, tienen que decidir si estudian y trabajan o si optan por su proyecto de familia. Foto: Alonso Tenorio
En la actualidad, según el proyecto de ley, las personas, principalmente jóvenes y mujeres, tienen que decidir si estudian y trabajan o si optan por su proyecto de familia. Foto: Alonso Tenorio

Los diputados aprobaron esta mañana, en primer debate, un proyecto de ley que fija una fecha de celebración nacional para promover un mejor balance entre la vida de las personas con su empleo.

El texto, propuesto por la diputada independiente Ivonne Acuña, establece el 9 de marzo como Día Nacional de la Conciliación de la vida familiar con la vida laboral y la corresponsabilidad familiar.

La iniciativa recibió el voto unánime de 49 diputados y será sometida a votación de segundo debate este jueves 28 de mayo.

Según Acuña, con una celebración de ese tipo, se procura hacer conciencia sobre una mejor convivencia entre familia y trabajo, para lo cual la iniciativa delega al Ministerio de Educación Pública (MEP) organizar y promover en los centros educativos los festejos de cada 9 de marzo.

Asimismo, el texto ordena al Estado desarrollar política pública sobre el tema, la cual se debe incorporar al Plan Nacional de Desarrollo.

Para conocer los avances de las medidas que se vayan tomando, el Poder Ejecutivo deberá rendir cuentas cada 9 de marzo, según lo aprobado esta mañana.

Votaron a favor del proyecto en primer debate 16 legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN), siete del Partido Acción Ciudadana (PAC), siete del Partido Restauración Nacional (PRN), seis del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y uno del Frente Amplio (FA).

Además, respaldaron el texto cinco congresistas del bloque Nueva República (PNR), dos del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), dos del Partido Integración Nacional (PIN) y tres independientes.

Acuña destacó que el país ya ha tomado algunas medidas para buscar ese equilibrio, como lo es la legislación que regula el teletrabajo y las licencias de maternidad.

Sin embargo, mencionó que quedan pendientes reformas como ampliar las licencias de maternidad por razones de salud, establecer licencias de paternidad y aprobar una regulación para flexibilizar las jornadas laborales.

“Hay estudios que demuestran que los niveles de productividad y de eficiencia del talento humano en las empresas, más bien se disparan positivamente cuando hay algún tipo de flexibilización o de incentivos a nivel de empresas que les permita, por ejemplo, trabajar desde casa un día a la semana y que, al mismo tiempo, se pueda tener ese balance con la actividad familiar", expuso.

En tanto, en la exposición de motivos, el proyecto explica que, en el mundo de hoy, en una coyuntura de muchas actividades, apuros y obligaciones, el tiempo de las personas se hace insuficiente para atender todas sus necesidades.

Añade que, debido a esa coyuntura, las personas, principalmente jóvenes y mujeres, tienen que decidir si estudian y trabajan o si optan por su proyecto de familia.

Esa realidad laboral y social, agrega el proyecto de la diputada Acuña, es poco facilitadora de la conciliación de ambas áreas. "Más bien, plantea esta situación como una encrucijada o como un conflicto, pero la ausencia de conciliación solo trae consigo dificultades en ambos campos”, expone la introducción.

Por su parte, Acuña añade que ese paradigma actual es obsoleto. Tan obsoleto es, según dijo, que en algunas empresas se sigue creyendo que, entre más tiempo pase una persona en su trabajo, más eficiente es, cuando el resultado podría ser diferente, alega la diputada.

En ese sentido, indicó que su texto procura la aplicación de medidas efectivas por parte de las personas, las familias, empresas e instituciones publicas.