Esteban Valverde, Aarón Sequeira. 19 mayo
Durante la primera parte de la emergencia por el coronavirus, las comisiones legislativas no sesionaron, pero los diputados formaron mesas virtuales de trabajo. Esta corresponde a la que discutió una moratoria bancaria. Foto: Cortesía
Durante la primera parte de la emergencia por el coronavirus, las comisiones legislativas no sesionaron, pero los diputados formaron mesas virtuales de trabajo. Esta corresponde a la que discutió una moratoria bancaria. Foto: Cortesía

Once diputados consultaron a la Sala IV sobre la constitucionalidad de un proyecto de ley que permitiría al Congreso sesionar y votar leyes virtualmente si el país atraviesa situaciones excepcionales como la actual pandemia de covid-19.

Se trata de una reforma al reglamento legislativo propuesta por Ana Lucía Delgado.de Liberación Nacional, Ana Lucía Delgado.

El plan iba a ser votado este martes en primer y único debate, por tratarse de una reforma reglamentaria.

De hecho, se aprobó un texto sustitutivo en el plenario, pero el trámite quedó frenado cuando 11 legisladores decidieron presentar una consulta facultativa antes de someter el texto a votación.

Los consultantes son los diputados Ana Lucía Delgado (proponente de la reforma), Luis Fernando Chacón, Roberto Thompson y Jorge Fonseca, del Partido Liberación Nacional (PLN); así como Enrique Sánchez y Carolina Hidalgo, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

También figuran Otto Roberto Vargas, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC); Jonathan Prendas, del bloque Nueva República (PNR); Rodolfo Peña, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN); y la independien Ivonne Acuña.

El expediente legislativo es el 21.903, el cual adiciona los artículos 32 bis y 32 ter al reglamento.

El 32 bis diría así: “Cuando concurran circunstancias de conmoción interna, calamidad pública o estado de emergencia nacional, declarada por autoridad competente conforme a la ley y que estas impidan o pongan en riesgo la participación presencial de los diputados y diputadas, la Asamblea Legislativa podrá habilitar de forma excepcional el desarrollo de sesiones virtuales del plenario, las comisiones legislativas plenas, comisiones permanentes y especiales, así como las reuniones del Directorio legislativo, de los jefes y jefas de fracción y de las diferentes fracciones legislativas”.

Para pasar a sesiones virtuales, se requeriría de la aprobación de, al menos, dos terceras partes del total de diputados, mediante moción de orden.

En el texto, se establece que las sesiones virtuales deben poseer las mismas posibilidades que tienen las presenciales para garantizar los debates públicos, la identificación plena de los diputados, la confiabilidad de la información y el ejercicio de participación, así como la deliberación y el voto.

Cuando un diputado no esté debidamente conectado al medio tecnológico o no esté visible, disponible y atento, se le considerará ausente.

“Los diputados ejercerán su voto en todo asunto a través del medio tecnológico definido por la administración y, cuando esto no fuere posible, cada uno podrá ejercerlo expresando su voluntad con su voz”, añade el proyecto.

Además, los documentos que se discutirán en una sesión virtual deben ser puestos a disposición del público con, al menos, 24 horas de antelación.

Por otra parte, el artículo 32 ter tendría la información referente a cómo sería la sesión legislativa en caso de tener que realizarse vía plataformas virtuales.

“Cuando por motivos técnicos se pierda la interacción en tiempo real entre los participantes de la sesión, superior a diez minutos, se considerará interrumpida la participación de ese o esos diputados. Dicha circunstancia deberá consignarse en el acta. No obstante, se mantendrá la sesión mientras permanezca el cuórum”, explica.

Para la diputada Ana Lucía Delgado es esencial que el funcionamiento del Congreso no se vea afectado cuando el país pase por momentos de conmoción o calamidad.

“No se trata de convertir este modelo de sesiones parlamentarias a través de medios tecnológicos en la regla. Todo lo contrario, es una medida de carácter temporal que se mantendrá en el tanto se produzcan circunstancias objetivas y razonables que impidan celebrar sesiones legislativas con la presencia física de los diputados y diputadas”, recalcó Delgado.

Durante la emergencia actual por el nuevo coronavirus, los congresistas no suspendieron sus labores, pero se trasladaron a finales de marzo a un auditorio más grande, el del Museo de los Niños, para disponer de un mayor distanciamiento entre ellos. El 11 de abril, regresaron a la sede de Cuesta de Moras.

Sin embargo, sí se detuvo temporalmente la labor de las comisiones y se crearon mesas virtuales de trabajo para discutir y promover proyectos.

La diputada verdiblanca Ana Lucía Delgado mencionó que, aunque el proyecto no habla de una plataforma definida, deja en claro que la administración del Congreso determinará, por medio de un estudio técnico, cuál es la mejor opción, para celebrar sesiones virtuales.

“Existen diferentes plataformas, pero eso queda dispuesto para que la administración realice una verificación técnica para encontrar la herramienta idónea en el momento en que se vaya a aplicar. Lógicamente, todo se desarrollará generando una identidad absoluta del diputado, así como la posibilidad de las intervenciones correspondientes”, añadió.

El mecanismo de votación y los recursos de conectividad también están por verse; empero, para Delgado, existe una buen antecedente cuando la Comisión de Asuntos Hacendarios trabajó el primer presupuesto extraordinario del 2020 mediante la plataforma Zoom, en abril pasado.

La herramienta virtual funcionaría tanto para sesiones legislativas como para comisiones.

“Debe ser un proceso eficiente que dé resultado técnico a los requerimientos de todo tipo", dijo la legisladora del PLN, quien agregó que, en el caso de la Comisión de Hacendarios, también se utilizaron medios de acceso público como Radio Nacional y el traslado de la imagen en tiempo real al canal de YouTube de la Asamblea.

"Hay experiencias ensayadas de mesas de trabajo porque estuvimos al mismo tiempo 40 personas; estuvo la Contraloría, nosotros, asesores, entre otros. Creo que esto demuestra que sí es viable, pero le corresponde a la administración definir el medio más oportuno para tener la plataforma más robusta”, finalizó.

Antonio Ayales, director ejecutivo de la Asamblea, declaró que, en su debido momento, se harán los estudios correspondientes.