Aarón Sequeira. 27 noviembre, 2018
Jonathan Prendas, vocero del bloque independiente. Fotográfia: Alejandro Gamboa Madrigal.
Jonathan Prendas, vocero del bloque independiente. Fotográfia: Alejandro Gamboa Madrigal.

Los diputados del bloque independiente afín a Fabricio Alvarado cambiaron de criterio y, este martes, votaron a favor del Presupuesto Nacional del 2019, en su segundo debate.

Los ocho legisladores independientes habían votado en contra del plan de gastos en el primer debate, alegando que no se veían las medidas de ahorro propuestas por el Poder Ejecutivo, lo que extrañó a varios legisladores de otras tiendas.

La liberacionista Silvia Hernández, quien preside la Comisión de Hacendarios donde se tramita el plan de gastos, fue una de las más sorprendidas con la decisión inicial de los independientes.

La decisión de Prendas, Ivonne Acuña y compañía generó desconcierto porque, incluso, la moción que aplicó el recorte más fuerte al Presupuesto Nacional fue del propio Prendas, vocero de los independientes.

La moción, aprobada en Hacendarios, hizo una rebaja de ¢10.000 millones en el Presupuesto para el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES). Junto con otras mociones, en cuenta algunas del liberacionista Gustavo Viales, los recortes llegaron a casi ¢15.000 millones.

Cuando justificó su voto a favor del Presupuesto en segundo debate, y el de los demás independientes, Prendas hizo referencia, precisamente, a varias mociones promovidas por Silvia Hernández, en las cuales se introducen normas de ejecución presupuestaria que significarían ahorros importantes en el plan de gastos.

“El primer debate fue un no a la metodología, como explicaba yo en ese momento, a la forma en que se establece, porque consideramos que es poco real y poco transparente".

“Pero en este segundo debate, reconocemos el trabajo que se hizo en Hacendarios y que viene a generar las herramientas para una mejor implementación del gasto presupuestario, vamos a darle un sí al trabajo de la Comisión de Hacendarios y al documento ya finalizado y acordado entre las diferentes fuerzas políticas que incluye desde recortes sustanciales hasta medidas planteadas por la compañera Silvia (Hernández), en la forma de ejecutar para que sean más altas y conforme la realidad nacional”, se justificó el independiente.

Siete diputados del bloque independiente votaron en contra del plan de gastos gubernamental en primer debate: Jonathan Prendas, Carmen Chan, Harllan Hoepelman, Marulin Azofeifa, Ignacio Alpízar, Ivonne Acuña y Nidia Céspedes. A ellos se sumó un legislador del Partido Republicano, Dragos Dolanescu.

Para el segundo debate, todos los independientes fabricistas echaron atrás y otorgaron un sí al plan gubernamental. Lo mismo hizo Dolanescu.

El Presupuesto Nacional para el próximo año asciende a ¢10,9 billones.

Aunque las rebajas totales ascienden a ¢14.890 millones, no disminuyen el monto total del Presupuesto Ordinario para el Ejercicio Económico 2019, porque esas partidas se mantuvieron, con el objetivo de pagar deuda.

Específicamente, las rebajas en las partidas presupuestarias suman ¢14.890 millones y se reparten de esta forma:

-¢10.000 millones al Fondo Especial para la Educación Superior (FEES, presupuesto para las universidades públicas), por moción de Jonathan Prendas, del bloque independiente llamado Nueva República.

-¢2.000 millones de la partida de control migratorio y atención a personas en condición de vulnerabilidad y para documentación de migrantes, por moción de Gustavo Viales, del Partido Liberación Nacional.

-¢1.500 millones del programa para el control del tabaco y sus efectos nocivos en la salud, por moción de Gustavo Viales (PLN).

-¢1.390 millones de los partidas para compra de carros en varios departamentos del Poder Judicial, por moción de David Gourzong (Liberación Nacional).

-¢8,7 millones de la partida para servicios de monitoreo de medios para la Presidencia de la República, por moción de Gustavo Viales (PLN).

El monto total del plan de gastos gubernamental asciende a ¢10,9 billones pues, aunque Hacienda logró que los gastos generales de las instituciones solo crecieran un 1% con respecto al 2018, el pago de la deuda sí crece un 17% en relación con el presupuesto en ejecución.

Si se excluyen el pago de la deuda y las pensiones, el decrecimiento del Presupuesto es de un 0,8%.

En el Presupuesto 2019 aprobado en primer debate, se incluyen los gastos de la Presidencia de la República, 18 ministerios, la Asamblea Legislativa, la Contraloría General, la Defensoría de los Habitantes, el Poder Judicial y el Tribunal Supremo de Elecciones.

El dinero requerido para pagar los intereses y las amortizaciones de los bonos de deuda soberana crecerá en un 50%, al pasar de casi ¢3 billones a ¢4,55 billones.