Aarón Sequeira. 31 marzo
Más de 1.500 personas han irrespetado la restricción vehicular sanitaria. Foto: Alonso Tenorio
Más de 1.500 personas han irrespetado la restricción vehicular sanitaria. Foto: Alonso Tenorio

Los diputados aprobaron, este martes, mociones para dispensar de trámites los dos proyectos de ley que elevarían las multas por violar la restricción vehícular sanitaria, así como las órdenes de aislamiento ordenadas por el Ministerio de Salud a un ciudadano.

Luego de recibir la dispensa de los trámites, las reformas podrían aprobarse en primer debate este miércoles.

Ambas iniciativas son del Poder Ejecutivo y ya entraron en la agenda del plenario para este martes.

En el caso de la multa por restricción vehicular, la propuesta es aumentar dicha sanción de ¢23.415 a ¢107.000, además de aplicarle al infractor una reducción de seis puntos en la licencia y el retiro de las placas del vehículo.

La iniciativa añade un artículo 95 bis en la ley 9.078, Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres y Seguridad Vial, donde se establecería la existencia de la “restricción vehicular decretada por emergencia nacional”.

En ese nuevo artículo, se otorgaría al Poder Ejecutivo la potestad de decretar la restricción de la circulación vehicular cuando sea necesario por razones de emergencia nacional. En el decreto, se deberán establecer las áreas y zonas, días y horas, así como las excepciones.

Los vehículos exceptuados de la restricción serán, principalmente, las ambulancias, los vehículos de Bomberos, los de Policía y del Organismo de Investigación Judicial.

La sanción de pérdida de puntos por irrespeto a la restricción en periodo de emergencia se introduciría como un nuevo inciso d en el artículo 136 de la Ley de Tránsito, y la multa de ¢107.000 se crearía en un nuevo inciso dd del artículo 145, dentro de las multas categoría C.

(Video) Diputados aceleran incremento de multas por violar restricción vehicular sanitaria y órdenes

El retiro de las placas por desoír la restricción vehicular en periodo de emergencia se establecería en el inciso k, del artículo 151.

El diputado Enrique Sánchez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), aseguró que si el conductor del vehículo reincide en irrespetar la medida, perdería 12 puntos de la licencia.

“Buena parte de la población no ha entendido la dimensión de la emergencia que estamos viviendo. Continúan incumpliendo las restricciones de tránsito. Es inaceptable que 300 conductores la incumplan cada noche, incluso 600 el sábado”, dijo el oficialista.

Sánchez agregó que “no puede ser que la irresponsabilidad de algunas personas la paguemos todos los costarricenses, con más muertes y más contagios”.

Ambas iniciativas intentan endurecer las medidas sanitarias para prevenir la propagación del nuevo coronavirus que causa la enfermedad covid-19.

La reforma sanitaria, por su parte, se generó en el hecho de que el Gobierno ha detectado que algunas personas han incumplido las medidas especiales con las cuales se pretende evitar la transmisión directa o indirecta del covid-19.

El proyecto establece tres escenarios diferentes.

-Una multa de ¢450.200 (un salario base) a quien irrespete el aislamiento sanitario que se le imponga por tener factores de riesgo de un cuadro grave de enfermedad.

-Multa de 1,35 millones si la persona que viola el aislamiento sanitario es sospechosa de tener una enfermedad contagiosa o, aun sin presentar síntomas o signos evidentes de enfermedad, tenga contacto cercano con un agente causal de la enfermedad.

-Multa de ¢2,3 millones si la persona irrespeta el aislamiento sanitario, a pesar de que se le haya diagnosticado, médica o clínicamente, una enfermedad contagiosa.

La única excepción que establece el plan es para las personas que, en virtud de un estado de necesidad, tengan que abandonar el lugar de su aislamiento, o bien las personas en “situación de calle” y otros casos que deba valorar el Ministerio de Salud.

“Los términos de aplicación de las excepciones serán establecidas en el reglamento de la ley”, dice el proyecto.

El liberacionista Roberto Thompson apuntó que ambas iniciativas nacen de la necesidad de atender la indisciplina de un sector de la población, “que no entiende la gravedad de la crisis que estamos viviendo”.

“Apoyamos el aumento de las sanciones, porque pareciera que es la única forma en que un sector de la población haga caso y atienda las órdenes sanitarias y de restricción, que tiene que ver con el distanciamiento físico y social, la única forma de evitar la propagación de esta enfermedad”, dijo el liberacionista.