Aarón Sequeira. 16 noviembre, 2020
El presidente legislativo, Eduardo Cruickshank, ordenó la apertura del plenario a comisión para tramitar las mociones de recorte al Presupuesto Nacional. Dichas mociones se recibirán entre este martes y el próximo lunes. Junto a Cruickshank, la segunda secretaria, la socialcristiana María Vita Monge. Foto: José Cordero
El presidente legislativo, Eduardo Cruickshank, ordenó la apertura del plenario a comisión para tramitar las mociones de recorte al Presupuesto Nacional. Dichas mociones se recibirán entre este martes y el próximo lunes. Junto a Cruickshank, la segunda secretaria, la socialcristiana María Vita Monge. Foto: José Cordero

Los diputados rechazaron este lunes el Presupuesto Nacional del 2021 tal como lo planteó el Gobierno el 1.º de setiembre.

Por mayoría, el plenario acogió el informe dictamen negativo de mayoría, sobre el plan de gastos, emitido por nueve diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios.

El dictamen negativo recibió el apoyo de 39 diputados de oposición, mientras que solo nueve del Partido Acción Ciudadana (PAC) se pronunciaron en contra.

Al aprobar el informe negativo, quedó automáticamente rechazado el informe afirmativo de minoría del PAC, el cual recomendaba aprobar el Presupuesto y aplicar recortes por ¢150.000 millones propuestos por el Ministerio de Hacienda, ante la presión de la oposición.

Debido a que resulta imposible, constitucionalmente, dejar el país sin un presupuesto, tal como ya lo explicó la Sala IV, la presidencia legislativa emitió una resolución en la que abre el plenario a comisión para poner a discusión el texto base del Presupuesto Nacional que presentó el Poder Ejecutivo.

Esa decisión permite, por aplicación del artículo 205 del Reglamento de la Asamblea Legislativa, que los diputados presenten mociones durante cinco días.

Según dispuso Eduardo Cruickshank, presidente legislativo, los legisladores podrán entregar mociones nuevas de fondo y de reiteración entre este martes 17 y hasta el lunes 23 de noviembre.

Dicha ruta permitirá que el Gobierno presente las mociones para recortar ¢150.000 millones. Esas propuestas de recorte ya están presentadas y el Partido Acción Ciudadana las puso a consulta de las fracciones de Liberación Nacional, Restauración Nacional y la Unidad Social Cristiana.

Liberación Nacional (PLN), en tanto, acordó este lunes apoyar recortes por ¢150.000 millones, aunque en esa bancada hay muchas dudas sobre reducir partidas a programas sociales y gastos de inversión.

El plan de gastos de ¢11,4 billones se financiaría en un 55% con nuevo endeudamiento, pues los ingresos del Gobierno están muy lejos de poder cubrir el Presupuesto.

En criterio de la oposición, el tamaño del plan de gastos exigía medidas de recorte, “con el fin de evitar una situación de impago a los acreedores de la deuda pública y en las obligaciones cotidianas de las instituciones”.

En el dictamen negativo de mayoría, de 129 páginas, los legisladores del PLN, PUSC, Restauración y el PRSC acusan al PAC de filibusterismo y de boicot a las propuestas de recorte de la oposición.

Específicamente, alegaron que las intervenciones de las diputadas oficialista de la Comisión de Hacendarios, apoyadas en algunos momentos por otros miembros del PAC ajenos a ese panel parlamentario, utilizaron todos los minutos que el Reglamento les da para hablar por cada moción y hacer mucho más lento el avance.

PLN respalda recorte del Gobierno

El jefe de la fracción de Liberación Nacional, Luis Fernando Chacón, explicó que se espera unas cuatro mociones de recortes, cuando mucho, específicamente donde se recorten los ¢150.000 millones que propone el Gobierno.

Esas serían las mociones de consenso entre el PLN, el Partido Acción Ciudadana (PAC) y, eventualmente, Restauración Nacional (PRN).

“Vamos con esa línea, estamos de acuerdo con el recorte de los ¢150.000 millones. El asunto es cómo se monta, si una sola moción o en varias. Hay que conversar con los otros jefes de fracción para ver cómo se hace operativamente”, indicó Chacón.

El verdiblanco agregó que se espera salir del Presupuesto 2021 lo más rápido posible, pues quieren avanzar en la agenda que tienen construida, antes de que el Congreso pase al periodo de sesiones extraordinarias, el 1.º de diciembre, cuando será la Presidencia de la República la que defina cuáles proyectos se discuten.

Si bien Gustavo Viales reconoció que la bancada apoya el recorte por los ¢150.000 millones (aunque originalmente querían rebajas hasta por ¢200.000 millones), adujo que también el PLN acordó resguardar la inversión en gasto de capital y en gasto social.

“Eso es fundamental. Los ¢150.000 millones deben ir en recortes a gasto corriente. La propuesta del Ejecutivo se queda corta, porque de los ¢104.000 millones en gasto corriente hay transferencias al Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf) y de las pensiones del Régimen No Contributivo, que es gasto social”, afirmó Viales.

Añadió que el jefe del PLN está encargado de pedir al Ejecutivo un mayor esfuerzo en sus mociones o, si no, que Liberación pueda preparar sus propios recortes para llegar a la suma de ¢150.000 millones, sin tocar gasto social ni inversiones.

El jefe del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez, explicó que en las mociones que se están negociando con los demás voceros parlamentarios se reflejan los recortes propuestos por Elian Villegas, y que constaban en el informe afirmativo de minoría del Presupuesto, desechado este lunes.

“Caben tantas mociones como las mociones quieran presentar. Nosotros tenemos cinco, en principio. Una con los recortes completos, por ¢150.000 millones. Otras dos dividen ese recorte, una moción que reduce ¢104.500 millones de gasto corriente y otra que rebaja ¢45.500 millones, que es gasto de capital (inversiones)”, dijo Sánchez.

Eso sí, reconoció que en el recorte de gasto corriente hay algunas transferencias de programas sociales, pero adujo que “pensar que en la situación económica actual no habrá sacrificio en programas sociales del Estado, es prácticamente imposible”.

Detalló que se recorta, por ejemplo, una partida de ¢2.000 millones para el Ministerio de Trabajo para programas como Pronae y Empléate.

Además, el oficialista explicó que hay una moción para eliminar más de 2.000 plazas congeladas y que generaría un ahorro de ¢6.000 millones, de forma similar a lo aprobado por el plenario en días recientes, en el Cuarto Presupuesto Extraordinario del 2020.