Por: Aarón Sequeira.   22 agosto
El diputado Gustavo Viales se salió de la línea de la fracción del PLN y con su voto los opositores al plan fiscal lograron que se elimine el gravamen del 1% del IVA sobre la canasta básica. A su lado la verdiblanca Yorleni León. Foto: A. Sequeira.

Pocas horas después de que la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) en pleno reiterara, durante una encerrona este martes por la noche, su acuerdo con el Gobierno a favor de la reforma fiscal, un diputado liberacionista rompió la línea de fracción y prestó el voto para eximir del impuesto al valor agregado (IVA) a los productos de la canasta básica.

La decisión del verdiblanco Gustavo Viales, el diputado más joven de esta Asamblea Legislativa y oriundo de Ciudad Neily, le cayó como un balde de agua fría a las autoridades de Hacienda y a los diputados oficialistas presentes en la Comisión de Hacendarios, pero también generó confusión y revolvió las tiendas del PLN.

“Él me comunicó en la mañana (este miércoles), durante un receso de la comisión, que él estaba inclinado a votar la moción por cuanto había llegado a esa conclusión, me explicó sus motivos, los cuales pueden ser válidos y yo respeto, pero no comparto. Le expresé que no era mi posición, ni la de las otras dos compañeras”, explicó el jefe de Liberación, Carlos Ricardo Benavides, casi seis horas después de lo sucedido.

El panorama pintaba mal para el Gobierno desde que Liberación pidió un receso al iniciar la segunda sesión de discusión de mociones de fondo en la Comisión de Reforma Fiscal. El ambiente se crispó más cuando se fueron a reunir con los legisladores de Restauración Nacional.

Los recesos se fueron extendiendo, los asesores de todos los partidos empezaron a ir y venir por los pasillos de la comisión fiscal; a Welmer Ramos, el presidente del foro parlamentario, se le complicó la entrega de recesos al punto de que había pasado una hora sin tramitar una sola moción.

‘Le expresé que no era mi posición, ni la de las otras dos compañeras.’ Carlos Ricardo Benavides, jefe del PLN

Luego, hacia las 10:30 a. m., regresaron. Eduardo Cruickshank y Carlos Avendaño retiraron una moción de revisión, se rechazó la siguiente y, entonces, se aprobó la revisión de la moción de fondo número 4.

Y esta vez, no fueron cuatro los diputados que votaron por eximir la canasta básica de pagar un 2%, sino cinco. Viales levantó la mano. Ramos calculó los votos. “Moción aprobada”, dijo.

Benavides relata que Viales lo llamó durante un receso. Él le recordó las posiciones del PLN, el sureño dijo que le habían pedido a Hacienda un sistema de devolución para los más pobres y no cumplió, pero ya el voto del texto sustitutivo había empeñado la palabra liberacionista. Terminaron la llamada.

Luego, Benavides supo que el diputado puntarenense rompió la línea y eso centró los focos en él y en lo que realmente está pasando dentro de Liberación.

“Ayer todos reafirmamos nuestro compromiso con la reforma fiscal. Don Gustavo no planteó este tema en particular con nosotros. Hoy me comunicó cuál iba a ser su decisión, yo le expliqué cuál era la mía, pero los diputados tenemos potestades que son inherentes al cargo y que pueden resultar en alguna posición distinta a las de sus compañeros de fracción, como sucedió en este caso”, justificó el jefe de Liberación.

Dos liberacionistas más, que no participan en la Comisión de Reforma Fiscal, manifestaron su apoyo público a Viales, a través de Facebook y Twitter. Se trata de Franggi Nicolás y de Daniel Ulate.

Eso no significa caos en la fracción, dice Benavides.

En el caso de Daniel Ulate, quien tuiteó su apoyo a Viales, la disidencia tuvo ya un antecedente, cuando el 1.º de mayo se apartó de la línea de fracción en votaciones para la presidencia legislativa.

‘Posibilidad de enmendarlo’

El vocero del PLN aseguró que buscarán ver “con mucha calma” lo hecho por su compañero de fracción, para “ver si existe la posibilidad de enmendarlo”.

Además, Benavides espera que no haya más sorpresas en el trámite de las subsiguientes mociones, según comentó a La Nación.

El vocero liberacionista coincidió con Silvia Hernández, diputada integrante de la Comisión de Reforma Fiscal y presidenta de la de Hacendarios, en la preocupación por los “efectos que podría tener la aprobación de la exención a la canasta básica sobre el sector agropecuario”.

“Tengo la impresión de que afectaría a ese sector, en tanto no podrían descontar el impuesto que pagan durante la cadena”, explicó Benavides.

A pesar de la revuelta causada por el voto de Viales y el apoyo de varios de sus compañeros de bancada, el jefe de Liberación insistió en reafirmar “que la fracción del PLN sigue en la tarea de construir el mejor texto posible y apoyar que el país cuente con un plan fiscal pronto”.

‘La reforma no es suficiente, pero mi postura es tener congruencia y debilitarla lo menos posible.’ Silvia Hernández, PLN

La diputada Hernández, economista de profesión, agregó que con esa exoneración aprobada “hay una afectación en el precio final, en razón de que los productores ya no tendrían cómo exonerar”, pero tendrían que pagar por los insumos un 1%.

“La moción es ambigua y en eso debemos tener claridad”, dijo la legisladora.

Aunque Benavides dijo que Viales no había hablado de su preocupación por el impuesto sobre la canasta básica en la última cita de la fracción, Hernández dijo que su compañero de bancada había manifestado, “en reiteradas ocasiones, en reuniones de la bancada”, la preocupación por “lo que podría implicar ese 2% del IVA”.

“Hemos tenido varias discusiones de fondo sobre este tema, como ponerle tasa cero, pero exonerada, eso mete otro tipo de dificultad que tal vez la gente no está entendiendo, no solo la trazabilidad”, dijo Silvia Hernández.

La trazabilidad es un mecanismo que busca implementar Hacienda, a través de la cadena de producción de los productos, para determinar si en el camino hay algún bien o servicio que esté eludiendo o evadiendo el pago de impuestos.

“Mi preocupación real y final es que muchas personas que, aunque de forma muy loable se acercan aquí, no entienden el fondo de un impuesto al valor agregado. A veces lo ven como un impuesto de ventas, pero en realidad con un IVA se puede devolver el impuesto”, dijo la congresista.

Hernández también criticó que, al eximir los productos de la canasta básica, en realidad se está exonerando al 80% de la población de los deciles más altos, que “sí tienen capacidad de pago y que van a seguir gozando de un privilegio”.

“¿Se vale que algunos sectores de consumo, hotelero, cadenas altas, caras, compren arroz completamente exento?", dijo la liberacionista a modo de ejemplo.

“Creo que de alguna forma no tenemos claridad de que los programas de ayuda social y combate a la pobreza, ¿de dónde creen que salen? Tienen que salir de algún lugar, de algún lado hay que pagarlos. La reforma no es suficiente, pero mi postura es tener congruencia y debilitarla lo menos posible", dijo.