Josué Bravo. 1 mayo
La ahora diputada independiente Floria Segreda dice que mantiene conversaciones con Carlos Avendaño para regresar al Partido Restauración Nacional, su antigua fracción. Segreda posó este miércoles junto al jefe de fracción restauracionista, Eduardo Cruickshank. Foto: Cortesía de Restauración Nacional
La ahora diputada independiente Floria Segreda dice que mantiene conversaciones con Carlos Avendaño para regresar al Partido Restauración Nacional, su antigua fracción. Segreda posó este miércoles junto al jefe de fracción restauracionista, Eduardo Cruickshank. Foto: Cortesía de Restauración Nacional

La diputada Floria Segreda asegura que mientras integró el bloque de legisladores fabricistas no era escuchada, sus proyectos no eran tomados en cuenta y que prácticamente le imponían decisiones sin criterio.

Segreda explicó que esas razones la llevaron a separarse de Nueva República, decisión que anunció la mañana de este miércoles antes de que se realizara la elección del presidente del Congreso.

“Lo que yo digo es que las decisiones a veces tienen que tomarse consensuadas y, muchas veces, tiene que haber un líder pues que convenza. Pero, cuando te imponen decisiones sin criterio, es donde yo siento de que no”, aseguró la legisladora.

Por otra parte, la diputada reveló que votaría por el liberacionista Carlos Ricardo Benavides para la presidencia legislativa. Nueva República había acordado apoyar al socialcristiano Erwen Masís para el puesto.

En tanto, al explicar los argumentos que provocaron su salida, Segreda aseguró que en Nueva República le dan poca importancia a “proyectos país”.

En ese sentido, añadió no haber recibió respaldo en un proyecto suyo en el que se declara a la educación como un servicio esencial, con lo cual se prohibiría movimientos de huelga en ese sector.

“Creo que ellos están mintiendo, hay que poner sus barbas en remojo”, indicó Segreda sobre la oposición de Nueva República a que la educación sea declarada como servicio esencial.

La legisladora también aseguró no haber sido respaldada por sus antiguos compañeros en un proyecto para incentivar a las empresas a contratar a personas mayores a los 45 años, así como en otro a favor de los niños de la calle.

“Yo creo que hay criterios que no coordinamos. Al menos yo creo que nadie es dueño de la verdad y la razón, y yo siento que ahí no he sido escuchada”, reiteró la legisladora.

Aunque textualmente no citó su nombre, Segreda primero señaló al vocero del bloque, Jonathan Prendas, por no escucharla e imponer criterios. Luego mencionó al resto el bloque.

Segreda adelantó que mantiene conversación con Carlos Avendaño, exjefe de fracción de Restauración Nacional, para su eventual retorno a esa bancada, de la cual se separó en octubre anterior para integrar el bloque fabricista.

“Yo he estado hablando con don Carlos Avendaño, por supuesto que sí. Ellos van a tomar en cuenta mi agenda, mis proyectos, proyectos que vienen de la gente, la comunidad, las necesidades”, expuso.

Se molesta con Fabricio Alvarado

Además, la diputada Segreda mostró su molestia con una publicación del excandidato presidencial por Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, quien en su página de la red social de Facebook confirmó la separación de Nueva República.

En ella, el exaspirante publicó lo siguiente: “Siempre ha existido en nosotros una vocación de diálogo. Sin embargo, cuando las prioridades son diferentes y las afinidades políticas son distintas, será muy difícil caminar juntos y esta decisión es lo más cómodo para todos.

“Agradecemos lo bueno que hayamos compartido y esperamos coincidir en proyectos que sean por el bienestar del pueblo costarricense”.

Segreda interpretó esa explicación como que Alvarado le dice “que está bien que se vaya” del bloque. Asegura que es una muestra más de cómo es ignorada en esa agrupación.

“Yo creo que eso no se vale. Yo siento que eso denota quién es quién al exteriorizar esa frase después de lo que yo he dado a ese partido", puntualizó. “La verdad, no me ocupan ahí”.