Natasha Cambronero, Esteban Oviedo. 28 marzo, 2016

Parte del dinero que entró al país por medio de cuentas de la empresa Latco en el BCR, procedente de Malta y Dubái, fue girado a personas vinculadas a la operación del sportsbook 5Dimes (casa de apuestas en línea), investigado en Estados Unidos por supuesto lavado de dinero y juegos ilegales de azar.

Así ocurrió con $3 millones, aunque en el papel los recursos tenían por objetivo desarrollar proyectos inmobiliarios, como gasolineras y torres de oficinas y apartamentos en barrio Escalante, según tres contratos de fideicomiso con los que Latco justificó el ingreso de $67 millones al Banco de Costa Rica (BCR).

El dinero fue enviado del 2012 al 2015 por las empresas Woodtree Equipment Limited y Latitude Global FZE, con sede en Malta y Dubái, respectivamente, cuya dueña es precisamente la gerenta del sportsbook 5Dimes, la costarricense Marisol Carvajal Cordero, de 35 años.

Las compañías de Carvajal trajeron fondos a Costa Rica a través de fideicomisos con Latinamerica Trust & Escrow Company (Latco) hasta que el BCR les cerró las cuentas, en noviembre pasado, por dudas sobre el origen de los recursos.

Esas firmas reportaron al Banco haber tenido ingresos por $1.528 millones en el exterior (lo que equivale al 10% del presupuesto del Gobierno), con base en un estado financiero no auditado de un contador tico.

Desglose. De los $67 millones que entraron al BCR, Latco giró $214.000 a los miembros de la Junta Directiva de Red Planet S. A., la razón social que utilizaba 5Dimes para operar hasta abril del 2015 en Montes de Oca.

La propia Carvajal, presidenta de Red Planet, S. A., recibió $104.000; al fiscal Emmanuel Venegas Vega, se le giraron $42.700; al secretario Marlon Grant Drummond, $37.000; y al tesorero Rommel Porras Corrales, $31.000.

Latco pidió al BCR confeccionar cheques de gerencia a nombre de ellos, en diciembre del 2014. La solicitud la hizo la entonces directora ejecutiva de Latco, Jennifer Morsink, quien hasta principios de este año era directiva del Banco Nacional y del Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa).

La presencia de Morsink generó un conflicto entre el Nacional y el BCR, pues este último exigió la destitución de ella en Bicsa (propiedad de ambos bancos) por su relación con Latco, y que el Banco de Costa Rica denunció en la Fiscalía, por presunta legitimación de capitales.

Además de los $214.000 dados a los directivos de Red Planet, S. A., Latco giró otros $53.400 a familiares del estadounidense Sean Creighton, quien fue identificado como el posible dueño de 5Dimes en una investigación del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, el cual pidió a una corte de Pensilvania confiscar dinero que 5Dimes tenía en cuentas del sitio de compras Amazon, el cual sería producto de apuestas ilegales en línea.

Por medio del BCR, Latco depositó $40.000 en un banco en EE. UU. a la esposa de Creighton , la tica Laura Varela Fallas. Al hermano de ella, Juan Carlos Varela Fallas, se le giraron $11.500, y a la tía de ambos, Marlene Fallas Castro, $1.800. Para los dos últimos, el BCR emitió cheques de gerencia por solicitud de Lacto.

Otros $17.000 se transfirieron a Mariela Carvajal Cordero, hermana de Marisol, según un informe del Banco de Costa Rica.

En total, entre los directivos y familiares de 5Dimes, se giraron $284.400 de los fondos que vinieron de las firmas de Marisol Carvajal en Malta y Dubái.

Adicionalmente, de los $67 millones, se le depositaron otros $2,7 millones a la sociedad Tobraso Total Brand Solutions, la cual es utilizada hoy por el sportsbook para el pago de la planilla.

Red Planet, S. A. aparece como patrón inactivo desde abril del 2015 y le debe $1 millón a la Caja Costarricense de Seguro Social.

El dinero de los tres fideicomisos –de acuerdo con los contratos firmados en 2012 y el 2013–, era administrado por el abogado Manfred Pino, dueño de Latco.

De esa manera habrían violado la ley que prohíbe las apuestas en línea en EE. UU. y las restricciones que impone el sistema financiero a esa actividad. Así –dice la investigación– habrían lavado al menos $2 millones.

Red Planet no solo recibió dinero desde Malta a través de Latco, sino que también de forma directa en sus cuentas en el BCR.

Del 2012 al 2015, Woodtree depositó poco más de $1 millón a esa sociedad mediante 24 depósitos desde el Sparkasee Bank de Malta con la intermediación de otro banco en Nueva York.

En el 2015, también recibió fondos desde Panamá. Desde allí, un mensajero depositaba, todas las semanas, $9.000 o cheques de otros bancos, según el BCR. Red Planet habría usado ese dinero para pagar su planilla y sus servicios públicos y los de otras firmas presididas por Carvajal, como AEE Apoyos Empresariales.

infografia