Josué Bravo. 27 agosto
Duilio Hernández Avilés (de lentes al centro) se le acercó al presidente Carlos Alvarado para saludarlo el pasado 1° de diciembre. En esa ocasión, el gobierno celebró el 70 aniversario de la abolición del Ejército, en el Museo Nacional. Foto: Josué Bravo.
Duilio Hernández Avilés (de lentes al centro) se le acercó al presidente Carlos Alvarado para saludarlo el pasado 1° de diciembre. En esa ocasión, el gobierno celebró el 70 aniversario de la abolición del Ejército, en el Museo Nacional. Foto: Josué Bravo.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, dejó sin efecto este martes 27 de agosto el nombramiento del embajador en Costa Rica, Duilio Hernández. Así consta en el acuerdo presidencial N.º 132-2019 publicado esta mañana en La Gaceta, diario oficial de ese país.

Hernández, un diplomático de carrera que asumió el cargo en febrero del 2018 en sustitución de Harold Rivas, fue nombrado como embajador de Nicaragua en Turquía, según el acuerdo presidencial nicaragüense 134-2019 publicado en la misma edición de hoy.

La Nación consultó a la Casa Amarilla si Nicaragua ya retiró las Cartas Credenciales de Hernández como su embajador. Al cierre de esta nota la Cancillería no había respondido.

Según la agencia de noticias Efe, Hernández sustituirá en Turquía a Mario Antonio Barquero Baltodano, quien representaba a Nicaragua en ese país como concurrente desde Irán.

Turquía forma parte de una estrategia de Ortega para posicionarse en países de África, Asia y Europa, en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa su gobierno tras las protestas del 2018.

De hecho, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, viajó hasta Turquía el pasado mes de abril para reunirse con su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu.

Hernández es un diplomático de carrera y familiar cercano al general del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, quien a su vez es hombre de confianza de Ortega.

Previo al cese del nombramiento de Hernández, el mandatario nicaragüense intentó, este año, colocar a un nuevo embajador en Costa Rica, pero desistió de esa gestión, al cabo de dos meses, porque la Casa Amarilla no le respondió.

En esa ocasión, Ortega había solicitado a Costa Rica el beneplácito para Gilda Bolt González, una diplomática con larga trayectoria en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), desde el 22 de abril.

Sin embargo, retiró la solicitud el 10 de junio pasado, ante el silencio diplomático aplicado por Costa Rica.

Antes de ser embajador, Hernández era el encargado de negocios a. i. de Nicaragua, tras la abrupta salida de Rivas como máximo representante diplomático del gobierno de Ortega en el país, el 29 de enero del 2018.

Hernández ejercía como diplomático nicaragüenses acreditado en Costa Rica desde el año 2006. Ese año fungió como cónsul de Nicaragua en Sarapiquí.

Cuando Daniel Ortega asumió su segundo mandato en Nicaragua, en el año 2007, su gobierno cerró ese consulado en Sarapiquí y Hernández fue trasladado a la Embajada de Nicaragua en San José, donde fungió como consejero.

En abril del 2010, condujo un vehículo que ingresó al país desde Nicaragua, por la frontera de Peñas Blancas, y que fue exonerado del pago de impuestos por el gobierno de Costa Rica.

No obstante, el vehículo, un BMW M3, modelo 2009, inscrito en Costa Rica a nombre del entonces tercer secretario de la embajada de Nicaragua, Guillermo Matus Cortés, era utilizado por Roberto Miguel Rivas Delgado, quien estudiaba Medicina en Costa Rica.

Roberto Miguel es hijo de Roberto Rivas, quien fue hasta inicios del 2018 presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, institución cuestionada por la influencia de Ortega sobre esta.

El expresidente del CSE tiene propiedades en Costa Rica y es investigado por la Fiscalía General por un aparente delito de legitimación de capitales.

Según una publicación de La Nación el 26 de abril del 2010, ese carro recibió beneficio fiscal por ¢21,5 millones, al haber ingresado al país para uso diplomático.