Juan Diego Córdoba González. 10 junio
La diputada Franggi Nicolás apoya la reincorporación de Daniel Ulate (derecha) a las reuniones de la fracción del PLN. Foto: José Cordero
La diputada Franggi Nicolás apoya la reincorporación de Daniel Ulate (derecha) a las reuniones de la fracción del PLN. Foto: José Cordero

La fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) vive un choque interno, luego de que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ordenara a la agrupación reincorporar a sus filas al diputado Daniel Ulate.

Tras el fallo del TSE, el Tribunal de Ética y Disciplina (TED) del PLN tuvo que levantar la medida cautelar impuesta contra Ulate, de suspenderle la militancia en el partido.

Sin embargo, la bancada legislativa mantuvo su decisión de impedirle participar en las reuniones donde se definen posiciones y estrategias sobre iniciativas de ley.

El jefe de la fracción verdiblanca, Luis Fernando Chacón, argumentó “pérdida de la confianza básica” en Ulate y la necesidad de proteger la estrategia legislativa como lo hace cualquier otro bloque.

Además, interpretó que el fallo del TSE no se refiere a la fracción, sino a la decisión del partido de suspenderle la militancia.

Incluso, el pasado lunes, la bancada aprobó por mayoría respaldar a Luis Fernando Chacón y mantener a Ulate lejos de sus sesiones.

No obstante, tan solo un día después, cuatro congresistas verdiblancos insistieron en reincorporar a su compañero, mediante una carta enviada a Chacón.

En la misiva, los diputados Franggi Nicolás, Roberto Thompson, Karine Niño y María José Corrales interpretan que el fallo del órgano electoral también debe ser acatado por la bancada.

En enero de este año, Ulate fue separado, temporalmente, como medida cautelar mientras es investigado por su participación en una actividad proselitista del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) en el cantón de Atenas, en plena campaña para las elecciones municipales.

En aquel momento, el TED le suspendió su militancia, al tiempo que la bancada legislativa le impidió su presencia en sus reuniones.

No obstante, a principios de mayo, el TSE declaró con lugar un recurso de amparo electoral del legislador contra la medida cautelar adoptada por el TED.

Ahora, Ulate acudió al tribunal disciplinario para pedir la ejecución íntegra de la sentencia del TSE emitida a su favor y que también se levante la decisión de mantenerlo alejado de las reuniones de la fracción.

Frente a ello, el jefe verdiblanco respondió el 4 de junio que “resulta evidente la pérdida de la confianza básica" que cualquier fracción parlamentaria espera de uno de sus integrantes.

"Dando como resultado la decisión de excluirlo únicamente de las reuniones de fracción, sustentando tal decisión en las propias manifestaciones y la necesidad de mantener protegida la estrategia de actuación que requiere cualquier bloque parlamentario representado en el Congreso”, alegó.

En respuesta, Franggi Nicolás, Roberto Thompson, Karine Niño y María José Corrales manifestaron no tener oposición alguna a la reincorporación plena de Ulate a las actividades propias de su fracción, incluyendo las reuniones a puerta cerrada.

Incluso, los diputados advirtieron al jefe liberacionista: “Aprovechamos para respetuosamente comunicarle que, próximamente, nos apersonaremos ante el TSE a manifestarle que, como miembros de esta fracción, aceptamos a plenitud lo dispuesto por ellos en la resolución 2719-E1-2020 (orden de reincorporar a Ulate), pues no compartimos exponer a esta fracción a caer en desacato".

Para esos legisladores, la sentencia del TSE debe prevalecer sobre las opiniones que los congresistas tengan de su compañero de bancada.

En su respuesta al órgano interno del partido, Luis Fernando Chacón también afirmó que la decisión de excluir a Ulate de las reuniones de fracción no transgrede lo ordenado por el TSE.

Argumentó que al legislador no se le ha rebajado la dieta por la inasistencia a las reuniones de fracción; además, sostuvo que Ulate puede coordinar con él y sus compañeros, y que además puede recibir apoyo de los asesores del partido.

Chacón dijo que Ulate es considerado un representante del partido en el espacio de control poítico y en las comisiones legislativas en las que participa y que, por esas razones, no se le está violando ningún derecho como diputado del PLN.

“En esa lógica, la fracción del PLN no ha prejuzgado la condición de militante del señor Ulate Valenciano, ni le ha impuesto sanción alguna, siendo que la particular determinación de no permitir su intervención en las reuniones de fracción se encuentra legitimada en la necesidad de mantener íntegro ese espacio de coordinación, que requiere de una incuestionable lealtad partidaria y coherencia ideológica”, afirma Chacón.

Chacón añade en su respuesta al TED que si el diputado no comulga con la ideología del partido puede declararse independiente o, de lo contrario, la fracción podrá “tutelar la integridad de su actuar”.

Cuatro diputados liberacionistas contradicen a su jefe de fracción y piden la reincorporación de Daniel Ulate a las reuniones de bancada.
Cuatro diputados liberacionistas contradicen a su jefe de fracción y piden la reincorporación de Daniel Ulate a las reuniones de bancada.