Patricia Recio. 28 octubre, 2017
La atención y los chineos de los voluntarios es una de las cosas que más motiva a los asistentes al programa.
La atención y los chineos de los voluntarios es una de las cosas que más motiva a los asistentes al programa.

"Cuando me consiga una esposa yo le voy a decir que me haga de estos masajitos todos los días", dijo entre bromas Kan Amador, mientras recibía un masaje en sus manos en pleno bulevar de la avenida 4 en San José.

Kan cumplió este sábado 24 años, no se lo había dicho a nadie y probablemente ni a él mismo le importaba, pues fue hasta cuando una voluntaria que registraba sus datos le consultó por la fecha de nacimiento que le hizo saber que era su cumpleaños.

"Desde los ocho años tomé la mala decisión de escaparme de un albergue del PANI (Patronato Nacional de la Infancia) y desde esa edad he vivido en la calle. He estado en la cárcel cuatro veces, por robo, ahora trabajo vendiendo cositas porque yo sé que a la gente le cuesta ganarse lo suyo" dijo.

Kan Amador recibió un masaje de manos después de bañarse y recibir ropa limpia.
Kan Amador recibió un masaje de manos después de bañarse y recibir ropa limpia.

Él fue uno de los capitalinos que acudió al llamado de la iniciativa "Chepe se baña", este sábado, en el parque de la Merced.

La idea de este programa no es solo poner duchas a disposición de quienes viven en la calle, sino que el trato es integral, incluye desde atención médica hasta chineos como los que recibió Kan, además de ropa limpia y comida.

Este sábado asistieron más de 500 personas sin techo. La mecánica era similar a la de fechas anteriores, primero debían anotarse, luego pasaban por la estación de ropa, donde también recibían cepillos de dientes y otros artículos de higiene personal, y luego ingresaban a una de las dos carpas dispuestas con duchas (una de hombres y otra de mujeres).

Tras completar la fase de aseo, eran atendidos en una estación de belleza, donde podían cortarse el pelo, hacerse la barba, manicura y pedicura.

Los asistentes también fueron llevados a un módulo médico atendido por enfermeras, médicos, microbiólogos y farmacéuticos del Hospital San Juan de Dios. Esta es la segunda jornada en la que centro médico se integra a la atención de indigentes.

De acuerdo con la directora médica, Ileana Balmaceda, su intención es detectar de manera temprana enfermedades infectocontagiosas, además brindan atención a personas con problemas demartológicos o a las que dejaron de controlar enfermedades crónicas.

En esta oportunidad también acudió personal del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) para ofrecer ayuda a quienes quieren dejar la calle.

Tras ser atendidos los habitantes de la calle recibieron un plato de comida.
Tras ser atendidos los habitantes de la calle recibieron un plato de comida.

Un plato de comida culmina la atención que reciben estos invitados.

Bus con duchas

Además de los dos toldos con duchas, este sábado se estrenó el primer bus de "Chepe se baña". Con esa unidad móvil se podrá brindar el servicio a unos 120 indigentes por día unas tres veces por semana.

La meta es tener cuatro de estos buses, informó Mauricio Villalobos, uno de los fundadores del programa.

Kimberly Mora, fue la primera en utilizar el baño del bus, así que también participó cuando se cortó la cinta que dio por inaugurada la móvil.

Kimberly Mora fue la primera en bañarse en la unidad móvil del programa
Kimberly Mora fue la primera en bañarse en la unidad móvil del programa "Chepe se baña"

Champú, crema, perfume... las voluntarias corrieron para conseguirle una mudada de ropa limpia. Ella sonreía y entre pena y emoción, aseguró que eso la hizo sentirse "como importante".

Según dijo, ha vivido en la calle desde que tiene tres años. Las drogas han sido la principal cadena que le ha impedido dejar ese mundo.

Hace 10 meses, en la primera actividad de "Chepe se baña", conoció a su actual pareja, Bryan Paniagua. Desde hace cinco días también los acompaña Negra, una perrita que recogieron y a la que también llevaron a bañar.

Bryan Paniagua con su perra negra aseguró asistir a estas actividades los hacen sentirse
Bryan Paniagua con su perra negra aseguró asistir a estas actividades los hacen sentirse "como nuevos".

"Para mi esto es nuevo, sentirme así de chineada y oliendo rico es muy bonito", dijo mientras le arreglaban los pies.