Michelle Campos.   30 septiembre
Ver más!

Durante su intervención en el Consejo de Gobierno que se realizó este miércoles en Puntarenas, el presidente Carlos Alvarado defendió su propuesta de aumentar impuestos para salir de la crisis económica, al tiempo que rechazó vender activos como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) o lo bancos públicos.

En su intervención, Alvarado también comparó la necesidad de salir de la crisis económica actual, mediante su propuesta al Fondo Monetario Internacional (FMI), con la campaña nacional de 1856, en la que el país se enfrentó a los filibusteros.

“Yo tampoco quiero vender al patrimonio institucional de Costa Rica, por eso no hemos puesto sobre la mesa ni al ICE, ni a los bancos, yo no voy a vender ese patrimonio, pero si no vamos a vender ese patrimonio y no vamos subir impuestos, ¿qué vamos hacer?, ¿vamos a despedir gente del sector público?, ¿vamos a hacerlo? ¿vamos a tener los votos para despedir esa gente?, ¿de dónde? Ese es nuestro dilema, ustedes lo conocen”, les dijo Alvarado a los diputados presentes.

La reacción del presidente se dio luego de que, en la misma sesión, legisladores puntarenenses le hicieron diversos señalamientos.

Dentro de su propuesta al FMI, se contempla crear un nuevo impuesto a las transacciones financieras, triplicar el impuesto a los bienes inmuebles y aumentar el tributo sobre la renta. En cuanto a activos, solo se contempla la venta del Banco Internacional De Costa Rica (Bicsa) y la venta o concesión de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal).

Y continuó con sus comparaciones con los hechos de 1856: “Yo tomé un compromiso ingrato, que era preservar la estabilidad. Como no es popular ir a la guerra, no es popular hacer lo correcto, por algo duramos 20 años en hacerlo”.

"Hoy veo con envidia los países que tiene margen fiscal para prolongar sus beneficios a las personas, a las empresas, porque tienen margen fiscal, pueden endeudarse: Chile, Colombia, Alemania, ¿cuál es nuestro margen?”.

Alvarado insistió en la necesidad de que los diputados pongan de su parte con proyectos de ley como Hacienda Digital, con el cual se busca combatir la evasión fiscal con un sistema que concentre los datos de los contribuyentes.

“Ustedes lo tienen en las manos, Hacienda Digital, ahí está, la digitalización, ahí está, ustedes vieron el reporte de Hacienda, ¢36.000 millones en cobros de evasión fiscal, pero nos faltará más”, aseveró.

Insistió en que su propuesta de impuestos no tocará a las clases más pobres del país y que a estas se le devolvería el impuesto al valor agregado que paguen sobre la canasta básica.

“No tiene que tocar a los más pobres, y está hecho para eso. No toca salarios del 70% de la población, la más vulnerables, y devuelve al quintil más pobre; entonces, no hay efecto por (impuesto a la) transacción, más bien, es un positivo, la gente más pobre no sale tocada ahí”.

Alvarado aseguró que, en el caso de las transacciones bancarias, se toca a los más poderosos, como el caso de las grandes empresas.

“Todos tenemos que sacrificarnos, sobre todo los más pudientes y, en la medida de lo posible, estar unidos, solo así ganamos contra los filibusteros”, agregó.

Asimismo sostuvo que “no hay una salida sencilla ni de la pandemia ni de la crisis económica", situación que catalogó como “un baño de realidad”.

En la actividad, participaron los diputados Carmen Chan, del bloque independiente de Nueva Republica; Melvin Nuñez, de Restauración Nacional; el socialcristiano Óscar Cascante y los liberacionistas de Franggi Nicolás y Gustavo Viales.