Josué Bravo.   1 noviembre, 2019
Carlos Alvarado estuvo de gira este viernes en el cantón de Mora. En la imagen aparece en las nuevas instalaciones de la escuela Rogelio Fernández Güell, ubicada en Ciudad Colón. Foto: Alonso Tenorio

"Yo no dependeré de otro ingreso que no sea el que yo mismo genere. Si los diputados quieren avanzar en esa dirección, están en su libertad como legisladores y yo no tengo ningún inconveniente con eso”.

Con estas palabras, el presidente de la República, Carlos Alvarado, se refirió al proyecto que propone eliminar la pensión vitalicia de los futuros expresidentes.

“A lo que nunca renunciaré es a trabajar porque yo dependo de trabajar, como la mayoría de los costarricenses, para generar mi sustento. Yo estoy trabajando ahora".

"Si los diputados quieren quitarlo, están en su derecho. Yo, terminando esto, me dedicaré a trabajar porque yo dependo de trabajar para vivir. Para mí, eso (la pensión vitalicia) nunca ha sido un tema”, añadió Alvarado.

La iniciativa, presentada por el diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Rodolfo Peña, afirma en su exposición de motivos que ese tipo de pensión, que ahora es de ¢4 millones, constituye un “privilegio”.

El texto les quitaría a los futuros exmandatarios la pensión que les concede el Estado, por lo que continuarían cotizando para sus respectivos regímenes de jubilación.

El texto hace una particular alusión al actual mandatario y dejaría intacto el goce de ese beneficio a los actuales expresidentes.

“La pensión vitalicia de lujo que podría percibir don Carlos Alvarado, actual Presidente de la República, a partir de mayo de 2022, en su calidad expresidente a sus 42 años, sin haber aportado nada para recibirla, la Superintendencia de Pensiones ha manifestado que le costará a los costarricenses más de ¢1.400 millones, de acuerdo con estimaciones hechas en el año 2018”, dice la exposición de motivos del proyecto.

Alvarado resultó electo como el presidente número 48 de Costa Rica el 1° de abril del 2018, en una segunda ronda. A sus 38 años se convirtió en el mandatario más joven del país desde la fundación de la Segunda República, en 1948.

Al referirse al proyecto del socialcristiano, el presidente recordó que el único bien que posee es su vivienda en Santa Ana, San José. “Es más del banco que mía y saliendo de aquí, trabajaré. Eso lo doy por un hecho”, aseguró.

“Lo que sí tengo claro es que yo seguiré trabajando para ganarme mi vida como lo hace todo mundo. (La pensión vitalicia) no es un tema que me preocupe, pero bueno, los diputados tienen toda la libertad para actuar en esa materia. Yo no seré ningún obstáculo para eso”, finalizó.