Josué Bravo. 9 septiembre
Carlos Alvarado, presidente de la República, se refirió a los desafíos de la educación en Costa Rica en el auditorio del Consejo Nacional de Rectores (Conare), este 9 de setiembre. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia
Carlos Alvarado, presidente de la República, se refirió a los desafíos de la educación en Costa Rica en el auditorio del Consejo Nacional de Rectores (Conare), este 9 de setiembre. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia

El presidente Carlos Alvarado afirmó este lunes, ante los rectores de las universidades públicas, que el sistema educativo no está dando los resultados que el país espera.

Asimismo, el mandatario mencionó que, si el país quiere avanzar más en educación, la gestión de los recursos debe medirse por resultados, en vez de centrar la discusión en si se requiere más o menos dinero.

De lo contrario, agregó, el país seguirá caminando en la búsqueda de concretar un sueño de desarrollo, pero alejándose de ese horizonte.

Así lo dijo el presidente luego de recibir, de manos de los rectores de las cinco universidades públicas, una propuesta para mejorar la educación.

“Ese es un gran dilema que tenemos como país en muchos campos. El sector educativo es uno de ellos, y diría yo que junto a la salud”, expuso el mandatario.

Ante un auditorio lleno, copado principalmente por representantes del sector académico en el que figuraban los rectores, Alvarado consideró que el problema actual de la educación radica en que, con la inversión actual, no se han logrado los resultados esperados.

“Nuestros sueños y aspiraciones como un país, para hacerse realidad, tiene que ir aparejados de una gestión clara de resultados”, pidió el presidente al inicio de su discurso.

Luego, añadió: “He percibido que nuestra discusión se han centrado, desgraciadamente, muchas veces, entre si es más o si es menos, si es suficiente o no es suficiente, pero el problema más complejo tal vez ahí es que lo que tenemos y estamos colocando no nos está dando lo que necesitamos.

“Muchas veces no está bien colocado, pero al mismo tiempo, nos hace falta más.

"Entonces, nunca terminamos resolviendo el problema de la prestación porque terminamos en la lucha de si más o menos que, a la larga, si vemos más atrás, ese ha sido, durante este periodo que hemos decidido resolver las cosas de frente por duro que sea, la gran discusión: cada sector se ha atrincherado en sí mismo y lo digo yo en cuenta; para resolver, nos hemos atrincherado en nosotros mismos”.

El gobernante señaló que el sistema actual muestra una disparidad. Por un lado, dijo, hay claros ejemplos de costarricenses que, a través de la educación pública, han trascendido internacionalmente en áreas de investigación.

Por otro, las estadísticas demuestran que siguen existiendo índices de exclusión del sistema educativo. En ese contexto, volvió a preguntarse si, desde hace diez años, cuando el país decidió elevar la inversión en educación a un 8% del PIB, la gestión ha estado acompañado de resultados.

“Una aspiración en efecto genuina como país es la de apostar a la educación, porque es lo más importante, pero ¿cuál era la gestión de resultados que estaba aparejada? ¿Adonde queríamos llegar y a dónde llegamos?”, cuestionó el mandatario.

“Lo que ha señalado (el Estado de la Educación) es que, si bien ha habido progresos, no han sido tan acelerados como los deseamos o como los necesitamos. Seguimos dejando a mucha gente afuera del sistema y no seguimos teniendo la calidad que necesitamos”, insitió Alvarado.

El gobernante explicó que, durante su mandato, la discusión se ha centrado en cómo se debe financiar el gasto del Estado, en medio de una difícil coyuntura fiscal presionada por el aumento de la deuda, cuya carga ascenderá al 65% con relación al producto interno bruto (PIB) para el próximo año.

De ahí que, tras aprobarse una reforma fiscal, el gobierno enfoctó su gestión en contener el gasto y mejorar las fuentes de financiamiento.

De esa discusión han sido parte la Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA), Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y la Universidad Técnica Nacional (UTN).

Las primeras cuatro se niegan a aplicar las medidas de contención del gastos establecidas en la reforma fiscal.

“Nuestra estrategia de crecimiento ha sido financiada por el endeudamiento. Tenemos que crecer más como país para cumplir con las aspiraciones que tenemos válidas”, expuso el presidente.

Aunque el presidente dijo tener claro que la educación y la salud son los pilares del desarrollo del país, reconoce que el proceso debe ir acompañado de la discusión de dónde vendrá su financiamiento.

“Viene otra discusión que no hemos tenido. ¿De dónde va a venir el crecimiento que financie todo eso? “, se preguntó el presidente, quien aseguró que la propuesta de los rectores ayudará a profundizar la discusión sobre cómo mejorar el sistema educativo en todos los niveles.

Alberto Salom, rector de la UNA, reaccionó a los señalamientos del mandatario. El rector mencionó que la deserción educativa se da, principalmente, en la enseñanza primaria y secundaria.

“Tenemos que ser ciertamente más eficiente pero con la mira puesta en zanjar las desigualdades que han existido en Costa Rica. Eficiencia para lograr mayor incorporación, mayor inclusión de los estudiantes que no han tenido acceso a las universidades”, interpretó Salom.