Sofía Chinchilla Cerdas. 30 junio
Según el IMAS, el Tablero de Gerencia Social le sirve al gobierno para asignar los recursos de combate a la pobreza con base en datos, así como para evaluar el impacto de la inversión social. El público solo puede acceder a datos estadísticos generales, la información de cada familia es para uso exclusivo de las autoridades. Foto de archivo con fines ilustrativos: Diana Méndez.
Según el IMAS, el Tablero de Gerencia Social le sirve al gobierno para asignar los recursos de combate a la pobreza con base en datos, así como para evaluar el impacto de la inversión social. El público solo puede acceder a datos estadísticos generales, la información de cada familia es para uso exclusivo de las autoridades. Foto de archivo con fines ilustrativos: Diana Méndez.

La asociación empresarial sin fines de lucro, Horizonte Positivo, desarrolló y donó plataforma tecnológica para que el IMAS asigne con un mejor criterio las ayudas a personas en pobreza, sin que esta organización haya accedido a información de los habitantes.

Se trata de una herramienta denominada Tablero de Gerencia Social para el Sistema Nacional del Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube).

Este lunes, en la Asamblea Legislativa, los diputados Jonathan Prendas, Floria Segreda y Dragos Dolanescu le preguntaron a Elizabeth Mora, directora de la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab), sobre un supuesto intercambio de datos personales de la población entre el Gobierno y Horizonte Positivo.

Ella les respondió que no conocía del tema.

Los legisladores partieron del supuesto de que, para desarrollar la herramienta, la organización accedió a información privada de los habitantes como salarios, expedientes por violencia física y sexual, ubicación de vivienda y componentes salariales.

Sin embargo, tanto el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) como la asociación conformada por empresarios costarricenses afirman que tal afirmación es falsa.

Por separado, ambas partes indicaron a La Nación que, si bien la asociación desarrolló y donó una plataforma para que las autoridades pudieran asignar ayudas de combate a la pobreza con base en análisis de datos, en ningún momento tuvo acceso a información de los habitantes.

El Tablero de Gerencia Social se creó en abril del 2018. De acuerdo con Mariola Montero, directora ejecutiva de Horizonte Positivo, la herramienta permite que las autoridades visualicen el desarrollo de los indicadores sociales, como aquellos relacionados con pobreza, por subregiones.

La ejecutiva explicó que el software fue desarrollado y probado por una empresa privada, contratada por la asociación, con datos anónimos.

“Construimos el caparazón, la estructura de la plataforma. Hicimos pruebas con datos despersonalizados que no nos permitían identificar a nadie. Así probamos que todo funcionaba perfecto, para que ellos pudieran cargar la información”, afirmó Montero.

Juan Luis Bermúdez, presidente ejecutivo del IMAS, corroboró que la asociación usó información anónima para verificar que el sistema funcionaba. Así se estableció, además, en el apartado de responsabilidades del convenio que suscribió Sinirube para el desarrollo de la plataforma.

El convenio prevé “otorgar a las personas designadas por la Asociación Horizonte Positivo los accesos y contraseñas a una base de datos de prueba con información despersonalizada, estrictamente para el cumplimiento de las acciones acordadas en este convenio, sin poner en riesgo la seguridad de la información y garantizándose en todo momento el principio de confidencialidad”.

Montero precisó que el Tablero se entregó al Gobierno, vacío, en octubre de 2018. Horizonte Positivo capacitó al equipo que manejaría el sistema, el cual después procedió a cargar los datos reales.

José Rossi, presidente de Horizonte Positivo, afirmó que sucedió lo mismo que ocurre cuando una empresa adquiere un sistema informático, por ejemplo, para administrar la planilla: un proveedor desarrolla el producto, verifica que funciona, lo entrega y luego el cliente introduce la información, sin que el desarrollador tenga acceso a esos datos.

El presidente del IMAS confirmó que la alimentación del Tablero la realizó personal del Sinirube, y descartó que Horizonte Positivo haya obtenido datos personales de los habitantes.

“Eso es completamente falso. El trabajo realizado en el convenio con la AH+ utilizó únicamente información anónima del Sinirube y fuentes públicas del INEC”, declaró el jerarca.

Tampoco hubo acceso a datos desde tabletas

Horizonte Positivo también suministró una herramienta denominada Ficha de Información Social (FIS) Digital a partir de una carta de entendimiento del 2014.

Se trata de un formulario digital que carga las entrevistas que se hacen a las familias beneficiarias del Estado a las bases de datos del Sinirube, en vez de registrarse en un papel.

“Lo que utilizó la AH+ fue la estructura del formulario de recolección de información socioeconómica que aplica el IMAS y para ello nunca accedieron a bases de datos institucionales en ningún momento”, afirmó Juan Luis Bermúdez.

Montero afirmó que el software, desarrollado por la Universidad Cenfotec, se entregó vacío en mayo del 2016, y luego la organización donó tabletas para utilizar el sistema.

La directora de Horizonte Positivo indicó que la donación de los dispositivos se concretó recientemente, pues el equipo se venía utilizando con una figura de préstamo, con la cual se dio seguimiento al buen uso de los aparatos sin acceder en ningún momento a los datos recolectados.

Bermúdez informó de que, luego, el IMAS cambió el formulario desarrollado por Horizonte Positivo por otro que desarrolló el equipo de Tecnologías de la Información del IMAS, el cual tiene un mejor desempeño.

“Las tabletas han dado hasta a la fecha un excelente desempeño, y se utilizan con la nueva aplicación desarrollada por IMAS”, apuntó Bermúdez.