Aarón Sequeira.   20 junio

La votación en primer debate del préstamo por $31 millones para la protección y restauración del Teatro Nacional obtuvo 33 votos el martes en el plenario del Congreso.

Sin embargo, eso no garantiza que la iniciativa legal tenga un futuro seguro, pues por tratarse de un crédito internacional, requiere de 38 votos para su segundo debate.

Ver más!

Las bancadas opuestas al crédito son, básicamente, Restauración Nacional (PRN) y la Unidad Social Cristiana (PUSC), pero también se opuso una legisladora liberacionista.

Entre los argumentos contra la iniciativa, los diputados lamentaron que se destine un crédito de $31 millones para un edificio de San José y que no se destine dinero para la periferia, o sea, para las provincias de donde son varios de los congresistas opuestos.

Melvin Núñez: ‘Cuántas cosas se han quemado y no se sabe quién fue’

Por ejemplo, Melvin Núñez, de Restauración, ante la advertencia de que las condiciones de la instalación eléctrica ponen en riesgo al Teatro, dijo que simplemente, si se llega a quemar, se investiga.

“Y si se quema, bueno, diay, hay que revisar, hay que hacer la investigación, porque aquí se habla mucho que se va a quemar, que se va quemar, ya casi se quema, bueno, diay, cuántas cosas se han quemado aquí, no se sabe quién fue”, agregó.

“Si lo están anunciando, ya estamos advertidos. Cuidado, cuidado lo dejan quemarse. Llamen a los bomberos, verdad. ¡Por favor!”, remató Núñez.

Melvin Núñez Piña, diputado del PRN por Puntarenas. Fotografía José Cordero

Precisamente el préstamo tiene como uno de sus objetivos atender el sistema eléctrico y desarrollar un sistema antiincendios, para evitar un eventual incendio que consuma el Teatro.

“Hasta que a Puntarenas le den lo que merece, en este Parlamento van a tener un opositor de cosas que dicen que son de cultura, pero que al final, ¿saben qué es el grave problema que tienen?, es que todo lo reparten aquí, y a nuestras provincias las tienen empobrecidas”, dijo también Núñez.

Eduardo Cruickshank: ‘Yo declaro que el Teatro no se va a quemar’

Ante las numerosas referencias a un eventual incendio que amenace el símbolo patrio, como sucedió con el Museo Nacional, en Río de Janeiro, o la Catedral de Nôtre Dame, en París, el jefe de Restauración, Eduardo Cruickshank, negó que eso vaya a suceder.

Su convencimiento lo expresó diciendo que la vida y la muerte está en el poder de la lengua.

Entonces, aseguró: “Como el poder de la vida y la muerte está en la lengua, yo declaro que el Teatro no se va a quemar, como sí se quemó el teatro nacional de los limonenses, el Black Star Line, el Liberty Hall”.

Eduardo Cruickshank, jefe del PLN. Foto: Rafael Pacheco

El voto del jefe de Restauración Nacional, como sus otros seis compañeros de bancada, fue negativo. El reclamo del limonense fue idéntico al de Núñez Piña.

“El teatro nacional de los limonenses se quemó hace seis años, y el expresidente Luis Guillermo Solís dijo yo, como tengo sangre afrodescendiente en mis venas, voy a dar los fondos para que se construya en los próximos tres años, y llevamos seis, y no hemos visto ni los fondos y menos la construcción", reclamó.

Igualmente, dijo que como diputados, tienen derecho a cuestionar los empréstitos y exigir una utilización racional y adecuada de los recursos estatales.

León, del PLN: ‘A mí no me representa’

Aunque la mayoría de los liberacionistas presentes durante la votación dijeron sí al préstamo para proteger al Nacional, la limonente Yorleny León votó negativo.

Su reclamó también fue por la falta de fondos para la cultura en la provincia de donde viene.

“Todos los años de manera recurrente y de manera frecuente tenemos que hacer mil maromas (...) para poder sostener la poquita oferta cultural de la cual nosotros disponemos”, dijo la verdiblanca.

Yorleny León, PLN. Fotos: Mayela López

“Y eso me parece que es injusto, porque también pagamos impuestos, porque también somos ciudadanos en este país, porque también nos merecemos tener ese derecho a la cultura y al arte”, reclamó.

Además, alegó que a ella la representan la casa de la cultura de Guápiles, la de Siquirres, la de Limón o la de Puerto Viejo. “No así el Teatro Nacional”, afirmó.

“No así el Teatro Nacional, un espacio que a lo largo de toda mi vida, que ya es mucho, puedo decirlo, nunca me ha representado más allá de un ícono en la historia de este país”, comentó.

Más tarde, luego de la sesión, explicó que también será negativo su voto en segundo debate.

Jefa del PUSC: ‘Es como hacer piscina y jacuzzi en una casa humilde’

Uno de los argumentos centrales de la Unidad contra el préstamo es que se dedique a un edificio patrimonial y no a la reactivación económica.

La jefa del PUSC, María Inés Solís, arguyó que eso huele a despilfarro y que, en momentos en que se le va a cobrar el impuesto al valor agregado (IVA) a los costarricenses, el Gobierno está pensando en sacar un crédito “para lo que podría llamar un capricho”.

"Es como si yo viviera en una casa humilde, pequeña, de madera, que tiene el sistema eléctrico malo y se va a quemar la casa. Voy a buscar crédito, al banco, para cambiar el sistema eléctrico, pero me doy cuenta de que me pueden dar más plata.

“Entonces, qué chiva. Voy a hacer una piscina, un rancho, voy a hacer un jacuzzi. Con suerte, le hago sauna”, reclamó Solís.

María Inés Solís, Pablo Abarca y Pedro Muñoz, del PUSC. Fotos Melissa Fernández

La socialcristiana insistió en que eso no son prioridades, en momentos de mucha deuda.

“El diputado (José María) Villalta dijo hace unos meses que quien no aprobaba este préstamo no amaba la cultura. Yo hoy diría que quien aprueba este préstamo no ama a los costarricenses que la están viendo fea”, indicó.

En una vía similar, el socialcristiano Erwen Masís habló de las prioridades en tiempos de crisis, pero sobre todo por la forma en que se establecen las prioridades en materia de construcciones en Costa Rica.

“¿Quién está diciendo que los más de $31 millones de préstamo no se pueden utilizar en otras cosas más prioritarias?", manifestó el legislador.

Entre esas prioridades, enumeró la ampliación de la ruta 27, el aeropuerto de Orotina, el de Quepos o la carretera a San Ramón. Pero también reiteró que la Biblioteca Nacional está “en mal estado”, o “muchos otros patrimonios nacionales, incluyendo templos”.

Nueva República: ‘Dejemos las comparaciones necias’

Aunque en otros momentos Nueva República y la Unidad han caminado de la mano, en esta discusión se divorciaron y, más bien, la vocera del bloque independiente fabricista, Carmen Chan, pidió que no se hicieran “comparaciones totalmente necias” como la que hizo Solís al comparar el préstamo con el arreglo de una casa.

“Lo que tenemos no es cualquier cosa, es nuestro Teatro Nacional, es el ícono arquitectónico que tiene Costa Rica. No es algo que se están sacando de la bolsa para ir a hacer la piscina o arreglar el techo de una casa”, dijo Chan.

“El capital cultural, compañeros, también es capital económico. Así es como tenemos que medir el impacto de esta inversión. No podemos esperar que el deteriorado sistema de electricidad o de seguridad contra incendios provoquen un siniestro”, agregó.

Incluso Ivonne Acuña, acérrima opositora de las propuestas de gobierno, reconoció que en este caso compartía el criterio del Partido Acción Ciudadana (PAC).

“Cada vez que el PAC presenta algo nosotros estamos a la defensiva, pensando: ¿qué será lo que nos quiere hacer?, ¿por dónde viene el gol en esto?, ¿verdad?”, dijo.

"En este caso, sin embargo, estamos hablando de una necesidad real. Y esto debe decirse claramente, compañeros y compañeras, y con toda franqueza. El valor que representa el Teatro Nacional para la cultura y la historia republicana de nuestro país es altamente simbólico y al mismo tiempo muy tangible.

“Es un edificio —y escuche esto qué lindo, compañera Aida (Montiel, PLN)— respira historia y exhala arte”, acotó.

La votación en segundo debate de la iniciativa se realizará el 1.º de julio.