Aarón Sequeira.   26 noviembre, 2020
Paola Valladares, del PLN, fue una de las diputadas que dedicó amplias críticas al PAC por su manejo financiero en su sétimo año de gobierno. Foto: José Cordero.

Los diputados aprobaron en segundo debate, este jueves, el proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario y Extraordinario para el Ejercicio Económico 2021, con 43 votos a favor.

En contra estuvieron los legisladores Wálter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN); José María Villalta, del Frente Amplio, y Welmer Ramos, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

El Presupuesto Nacional es uno de los proyectos de más relevancia que discuten los congresistas durante cada legislatura, pues contiene la autorización para los gastos del Gobierno Central, donde están los tres poderes de la República.

La última jornada de discusión no estuvo exenta de las críticas hacia el manejo que ha hecho el PAC de los ingresos y de los gastos desde el Poder Ejecutivo, en su sétimo año a cargo de la administración pública, principalmente de legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN) y Restauración Nacional (PRN).

El proyecto 22.174 se aprobó luego de que se tramitaron 89 mociones, incluyendo la 74, de 39 legisladores de la oposición, que aplicó recortes netos por ¢154.500 millones al Presupuesto 2021, y la moción 2, del PAC, con un ahorro por ¢6.941 millones.

En conjunto, la rebaja de los gastos presupuestarios ascendió a los ¢162.000 millones, luego de fuertes controversias en la Comisión de Hacendarios, donde la oposición y el partido de gobierno protagonizaron intensos debates.

En ese escenario, las banderas del PLN y el PUSC, principalmente, tenían intención de hacer rebajas por cerca de ¢200.000 millones, pero la bancada oficialista evitó a toda costa que se pasara la tijera allí.

Obligado por la oposición, el Gobierno se comprometió a hacer recortes, primero para enero del 2021 y luego, por la presión, los presentó a inicios de noviembre.

Negociados con los jefes de la oposición, los recortes del Gobierno ascendían a ¢150.000 millones, pero los voceros opositores, como los liberacionistas Ana Lucía Delgado, Silvia Hernández y Gustavo Viales, no aceptaron que fueran los recortes del Gobierno los que se aprobaran.

Adujeron, entonces, una supuesta falta de negociación y construyeron, con el PUSC, Restauración y partidos minoritarios, una moción para hacer recortes por ¢192.000 millones y aumentar los gastos por ¢37.500 millones, para un recorte neto de ¢154.500 millones.

La eliminación de cerca de 2.000 plazas propuesta por el PAC, de la misma forma en que se hizo este 2020 con el Cuarto Presupuesto Extraordinario, añadió un ahorro por ¢6.941 millones.

Con ese ahorro, el Presupuesto originalmente presentado por ¢11,4 billones, terminó en ¢11,23 billones.

El Presupuesto Ordinario contiene los recursos nuevos, los gastos y el financiamiento con deuda pública para la Asamblea Legislativa y sus órganos auxiliares: Contraloría General y Defensoría de los Habitantes; el Poder Judicial, la Presidencia de la República y todos los ministerios, así como el Tribunal Supremo de Elecciones.

Este año, además, incluyó los gastos para 50 entes descentralizados.