Plenario aprobó sesionar, en forma extraordinaria, para agilizar proyecto

Por: Aarón Sequeira 14 marzo, 2014
José María Villalta, diputado del Frente Amplio, y Fabio Molina, de Liberación Nacional, aseguraron a los agricultores que se impulsará el plan de ley para prestar más dinero del Sistema de Banca para el Desarrollo. | ALONSO TENORIO.
José María Villalta, diputado del Frente Amplio, y Fabio Molina, de Liberación Nacional, aseguraron a los agricultores que se impulsará el plan de ley para prestar más dinero del Sistema de Banca para el Desarrollo. | ALONSO TENORIO.

Los productores agropecuarios se reunieron ayer en las afueras de la Asamblea Legislativa para presionar en favor del proyecto de ley que reforma el Sistema de Banca para el Desarrollo.

Representantes de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios (UPA Nacional), de CoopeAgri El General, de la Unión de Productores Independientes y Actividades Varias (Upiav), además de la ministra de Economía, Mayi Antillón, y la de Agricultura, Gloria Abraham, pidieron rapidez a los diputados para aprobar la reforma.

A raíz de esa presión, los legisladores avalaron ayer una moción para sesionar extraordinariamente, tres días a la semana, partir del 17 de marzo y hasta que se produzca la votación final del plan.

El proyecto de ley intenta que recursos hasta por ¢260.000 millones, que integran el Sistema de Banca para el Desarrollo, puedan servir para dar crédito diferenciado a los pequeños emprendedores.

Además de ese dinero, el Sistema tiene ¢105.000 millones del Fideicomiso Nacional para el Desarrollo (Finade) y ¢36.000 millones del peaje bancario, o sea, el aporte de los bancos privados y que también tiene restricciones legales para utilizarse en financiamiento.

Según Miguel Aguiar, director del Sistema, hay una serie de restricciones legales que hoy impiden dar el financiamiento a pequeños productores y que, tal como está el proyecto de ley, desaparecen.

Para la diputada independiente Patricia Pérez, quien presidió la Comisión sobre Banca de Desarrollo, PAC y Liberación Nacional impulsaron cambios que echaron a perder la intención original de hacer operativo el uso de ese dinero.

Contra el impuesto. El escollo que no ha logrado superar la iniciativa es que congresistas del Movimiento Libertario y de la Unidad Social Cristiana se oponen al impuesto a la denominada banca de maletín.

Ese tributo, creado en el proyecto, exige un 15% de los rendimientos financieros de los bancos extranjeros que presten dinero en el país y los conglomerados financieros nacionales que financien proyectos fuera del país.

La ministra de Agricultura, Gloria Abraham, apoyó las protestas de los agricultores. Además, criticó la intención de varios diputados de buscar beneficios individuales con la eliminación del tributo.

Aguiar enfatizó que los bancos que se beneficiarían con eliminar el impuesto a la banca de maletín son el Banco Internacional de Costa Rica (propiedad de los bancos Nacional y de Costa Rica) y el conglomerado privado BCT, por actividades en el exterior.