Importador de cemento salió a las 9:13 a. m.

Por: Esteban Oviedo, Diana Méndez 29 diciembre, 2017

El empresario Juan Carlos Bolaños salió a las 9:13 a. m. de este viernes de la clínica Unibe luego de someterse el domingo a una operación de rodilla. La Dirección de Adaptación Social descartó su regreso a la cárcel de San Sebastián, adonde está la mayoría de los investigados por el caso del cemento chino.

En su lugar, Bolaños fue llevado al Centro de Atención Institucional Reinaldo Villalobos Zúñiga, en el complejo La Reforma, en San Rafael de Alajuela.

Salida de Juan Carlos Bolaños de la clínica Unibe, en Tibás. FOTO: DIANA MÉNDEZ
Salida de Juan Carlos Bolaños de la clínica Unibe, en Tibás. FOTO: DIANA MÉNDEZ

Mariano Barrantes, director de Adaptación Social, confirmó el cambio porque San Sebastián no cumple con las condiciones requeridas por la Medicatura Forense para la recuperación de este privado de libertad, quien descuenta tres meses de prisión preventiva por un presunto peculado con el financiamiento que le otorgó el Banco de Costa Rica (BCR), para importar cemento.

Momento en que Juan Carlos Bolaños es ingresado por Adaptación Social al Centro de Atención Institucional Reinaldo Villalobos Zúñiga, en el complejo La Reforma. FOTO: DIANA MÉNDEZ
Momento en que Juan Carlos Bolaños es ingresado por Adaptación Social al Centro de Atención Institucional Reinaldo Villalobos Zúñiga, en el complejo La Reforma. FOTO: DIANA MÉNDEZ

Medicatura Forense solicitó que el centro penitenciario no esté hacinado, que no tenga obstáculos a nivel de infraestructura y que cumpla con la ley 7.600.

Agregó que San Sebastián tiene espacios muy reducidos que afectan la movilidad. “Se tiene que optar por un lugar más amplio, más despejado”, dijo.

Vehículo en el que es transportado Juan Carlos Bolaños al centro penitenciario La Reforma. FOTO: DIANA MÉNDEZ
Vehículo en el que es transportado Juan Carlos Bolaños al centro penitenciario La Reforma. FOTO: DIANA MÉNDEZ

“Medicatura Forense dijo que puede estar en un centro penitenciario siempre que se le garantice que no haya barreras arquitectónicas que obstruyan su movilización. Y que tenga la medicación respectiva y el control médido periódico”, comentó el director de Adaptación Social, quien agregó que, aunque Bolaños estaba en el módulo menos hacinado de San Sebastián, las condiciones no eran las adecuadas.

El importador salió de San Sebastián el 24 de diciembre rumbo a la clínica para la operación de rodilla.

Fernando Vargas, uno de los defensores de Bolaños declaró sobre el traslado: "Como no conocemos el lugar tampoco estamos seguros. Sin embargo, reconocemos que ellos (Adaptación Social) están haciendo un esfuerzo y lo que queremos ver ahora es si realmente ese esfuerzo cumple con las condiciones. De todas maneras ya hay un recurso presentado ante la Sala y estamos esperando que se resuelva".

En el complejo penitenciario La Reforma también está el gerente general del BCR, Mario Barrenechea, quien fue llevado ahí debido a su edad, de 68 años. Él está en el área destinada a la reclusión de adultos mayores.

En San Sebastián, en tanto, permanecen los funcionarios del BCR Leonardo Acuña Alvarado (subgerente de Finanzas y Riesgo), Andrés Víquez Lizano (subgerente de Banca Mayorista), Marvin Corrales Barboza (subgerente de Banca Minorista), Gilberth Barrantes Campos (gerente corporativo de Riesgos) y Rodrigo Ramírez Rodríguez (director de Gestión de Crédito).

El Juzgado de Turno Extraordinario de Goicoechea les impuso a todos tres meses de prisión preventiva el 4 de noviembre, por considerar que poseían medios para salir del país y poder para inquietar testigos. A Bolaños, además, se le encontró una lista de países con los que Costa Rica no tiene convenio de extradición.

Los funcionarios bancarios son investigados por su relación con el otorgamiento de dos líneas de crédito a la firma Sinocem Costa Rica, propiedad de Bolaños, la cual quedó debiendo $25 millones. A ellos se les imputa por peculado.

El Ministerio Público investiga si el dinero girado por el BCR a Sinocem fue desviado a otros fines distintos a la importación de cemento chino.

Al empresario, además de peculado, la Fiscalía le atribuye los delitos de tráfico de influencias, denuncia calumniosa y simulación de delito.