Política

Abstencionismo toca el 33,8%, uno de los mayores en 65 años

Más de un millón de costarricenses no acudieron a las urnas

Un 33,8% de los electores costarricenses se abstuvo de votar en las elecciones nacionales de este domingo, uno de los mayores porcentajes de los últimos 65 años en una primera ronda, de acuerdo con datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

En febrero del 2006, se registró un porcentaje casi similar, 34,8%, en los comicios que ganó, en su reelección, Óscar Arias Sánchez.

Si al cierre del conteo de votos de las elecciones de este domingo se confirma el 33,8%, significa que 1,1 millones de los 3,3 millones de electores inscritos ignoraron el llamado para ir votar.

En Puntarenas llegó a 44,5%; en Limón a 42,8%; en Guanacaste a 40,93%; en San José a 32%; en Alajuela a 32,12%, en Cartago a 28,5% y en Heredia a 28,2%.

Las estadísticas evidencian que los reacios a participar en una elección han ido en aumento en las últimas dos décadas, desde el proceso electoral de 1998, pues antes los porcentajes eran mucho menores. Entre 1958 y 1994, las cifras oscilaron entre el 5% y el 21% como máximo.

Solo en la primera elección que organizó el TSE, en 1953, registró un 32,8%, luego los números bajaron y remontaron en el proceso en que resultó elegido Miguel Ángel Rodríguez, en 1998, con un 30%. Desde ahí no se ha logrado romper esa barrera del 30%.

En el 2002, con la elección de Abel Pacheco, subió a 31, 2%; en el 2006 (Arias) al 34,8%; en el 2010 (Laura Chinchilla) bajó a 30,9% y en el 2014 subió a 31,8%.

Sin embargo, ningún abstencionismo ha sido tan alto como el que se dio en la segunda ronda de abril del 2014, cuando llegó a 43,16% en la elección que ganó Luis Guillermo Solís.

La segunda ronda se efecturá el domingo 1.° de abril, que es Domingo de Resurrección, prácticamente, al final de una semana donde el país se paraliza por el descanso de Semana Santa.

¿Cómo minimizar el abstencionismo en día en que muchos electores están de paseo?

"Si yo hubiera podido escoger la fecha, no hubiera escogido el 1.° de abril como la fecha de una segunda votación presidencial, y no solo es el tema de las celebraciones religiosas, sino que es Semana Santa. Pero yo no escojo el día, el TSE tampoco, pues está señalado constitucionalmente. Esa elección solo se podría suspender por razones de fuerza mayor, que no lo son en el escenario actual", declaró el 31 de enero a La Nación el presidente del TSE, Luis Antonio Sobrado.

Para este proceso electoral el Tribunal presupuestó ¢1.600 millones, una cifra mucho menor a los ¢6.800 millones que costaron los comicios de este 4 de febrero.

Para los próximas elecciones del 2022, si hubiera segunda ronda, y si los diputados lo aprueban, una reforma constitucional reduce de dos a un mes el periodo en el cual se medirán los dos candidatos presidenciales más votados.

Armando Mayorga

Armando Mayorga

Ingresó a La Nación en 1986. En 1990 pasó a coordinar la sección Nacionales y en 1995 asumió una jefatura de información; desde 2010 es jefe de Redacción. Estudió en la UCR; en la U Latina obtuvo el bachillerato y en la Universidad de Barcelona, España, una maestría en Periodismo.