Aarón Sequeira.   23 noviembre, 2020
Los partidos políticos no estuvieron de acuerdo en reducir el periodo para acreditar gastos ante el TSE y se mantendrá desde el día en que el órgano convoque a elecciones y hasta 45 días naturales después del día de los comicios. Foto: David Vargas/Ojo por ojo.

Las fracciones legislativas de los partidos Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), Unidad Social Cristiana (PUSC) y Restauración Nacional (PRN) acordaron un recorte de ¢36.000 millones en la deuda política para las elecciones 2022 y 2024.

El acuerdo está plasmado en la moción 110 presentada al proyecto de ley 22.177, cuyo objetivo es disminuir la contribución estatal a los partidos.

Originalmente, el proyecto también pretendía reducir en un mes el plazo de los partidos para reconocer gastos de campaña, pero los partidos no lograron un acuerdo sobre ese punto.

La propuesta se tramita directamente en el plenario, luego de que los congresistas le allanaron el camino con una moción de dispensa de trámites al expediente.

¿Cómo se generaría el ahorro?

La Constitución Política establece que la contribución del Estado a las campañas equivale a un 0,19% del producto interno bruto (PIB) del año trasanterior a las elecciones nacionales.

En ese caso, se tomaría como parámetro el PIB del 2020 para el financiamiento de las campañas nacional del 2022 y municipal del 2024.

El 0,19% del PIB del 2020 equivale a casi ¢65.500 millones.

Para los procesos electorales anteriores, el Congreso autorizó reducciones temporales de la deuda política a un 0,11%.

Para esta ocasión, los congresistas podían hacer un esfuerzo aún mayor al tomar en cuenta que, para las campañas anteriores, los partidos reembolsaron en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) gastos por mucho menos del 0,11% del PIB.

Por los procesos de los años 2014 y 2016, los partidos cobraron un 0,07% del PIB y, por los de los años 2018 y 2020, apenas demostraron gastos por un 0,06% del PIB.

Por ello, los diputados apuntan a una moción que autorice un 0,085% del PIB para financiar los dos próximos procesos electorales, lo que significaría ¢29.300 millones y un ahorro de ¢36.000 millones con respecto al total de la contribución establecida legalmente.

La moción multipartidaria lleva las firmas de Carlos Avendaño y Xiomara Rodríguez, de Restauración Nacional; Luis Fernando Chacón y Gustavo Viales, del PLN; Rodolfo Peña, del PUSC, y Enrique Sánchez, del PAC.

La modificación se realizaría a través de varios transitorios al Código Electoral este lunes.

Aunque en el sitio web de la Asamblea Legislativa constan 132 mociones al proyecto, varias de ellas ya se retiraron. Otras propuestas plantean ahorros superiores en la deuda política, incluso del 0,07% o del 0,05%.

También, hay varias de las propuestas para que el ahorro sea mucho menor.

No obstante, sería la moción multipartidaria la que tenga el apoyo mayoritario antes de la aprobación del proyecto.

El liberacionista Gustavo Viales también aseguró que hay diputados independientes que apoyan el acuerdo y dijo que el texto sustitutivo permitiría que se retiren las 132 mociones que pesan hoy sobre el expediente.

“Esto se acordó luego de que el TSE se pronunciara a favor del proyecto. Hizo observaciones importantes al proyecto, con el fin de permitir que partidos con su comité ejecutivo vencido puedan participar”, indicó Viales.

Agregó que el criterio del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) recomendó facilitar la participación de las agrupaciones cuyas autoridades tienen el plazo vencido y que puedan renovar estructuras.

“Es el ahorro más significativo de las últimas campañas. No hubo acuerdo en la reducción del plazo para reconocer gastos, decidimos suprimir eso y, en respuesta, bajar el monto”, manifestó el verdiblanco.

Enrique Sánchez manifestó que esa moción reúne un acuerdo de la mayoría y destacó que se haga un mayor esfuerzo en la reducción de ese gasto estatal.

“Fue uno de los acuerdo de la mesa de diálogo. De parte de nuestra fracción existirá un respeto absoluto a los acuerdos de la mesa”, indicó.