Fernando Gutiérrez, corresponsal GN. 22 julio
Esta es la obra de Ricardo Ávila Baltodano que recibirá a los romeros a su ingreso a la entrada de la llamada gruta del hallazgo.
Esta es la obra de Ricardo Ávila Baltodano que recibirá a los romeros a su ingreso a la entrada de la llamada gruta del hallazgo.

Los romeros que en próximos días empiecen a llenar la basílica de la Virgen de los Ángeles, en Cartago, tendrán oportunidad de admirar un testimonio de fe convertido en pintura. Se trata de un cuadro del pintor Ricardo Ávila Baltodano, Premio Nacional Aquileo Echeverría 20l2, que recibirá a los fieles en la gruta del hallazgo.

La obra, plasmada en acrílico sobre tela, recrea las advocaciones de la Virgen María que hoy se veneran en el continente americano; incluida la Patrona de Costa Rica: la Virgen de Los Ángeles, cariñosamente conocida como la Negrita.

“Era una promesa que le debía, pero a la vez me siento muy honrado de que mi creación esté acompañando a nuestra venerada imagen”, expresó Ávila.

La obra mide 159 centímetros de largo por 154 de ancho y se instaló hace pocos días durante una ceremonia a la cual asistió el rector párroco de la basílica, Francisco Arias Salguero, el propio Ávila y otros invitados.

El artista creció en Pueblito de Costa Rica, un albergue infantil localizado en Paraíso de Cartago, donde hoy vive. El artista explicó que la pintura es primitivista, “de colores alegres, que pienso le gustará tanto a adultos como a niños”.

A 14 días para la celebración del 2 de Agosto, día de la Virgen de los Ángeles, los romeros ya empezaron a tomar la autopista Florencio del Castillo, en su peregrinar hacia Cartago y, poco a poco, encienden la llama de la fe.

Este sábado 21 de julio se observaron con mayor frecuencia grupos de caminantes, deudores de promesas a la Virgen María, que hace 383 años se le apareció a la indígena Juana Pereira, en la Puebla de los Pardos, según la tradición católica.