Lucía Astorga. 11 octubre, 2018
El Museo Nacional se somete a varios trabajos de remodelación, los cuales estarían finalizados para el mes de enero de 2019. Foto: Museo Nacional
El Museo Nacional se somete a varios trabajos de remodelación, los cuales estarían finalizados para el mes de enero de 2019. Foto: Museo Nacional

El Museo Nacional emprendió una serie de trabajos en sus instalaciones, el antiguo Cuartel Bella Vista, para ofrecer a sus visitantes mejoras en los servicios y actividades que la institución realiza.

Se trata de una inversión de ¢189 millones, provenientes del presupuesto del Museo, para dotar al edificio de un nuevo espacio educativo, mejorar el patio principal y construir una nueva batería de baños que incluye una sala de lactancia.

Las obras ya están en marcha y se espera que finalicen a inicios de enero, según informó este jueves el Museo Nacional por medio de un comunicado de prensa.

Los primeros trabajos en iniciarse tienen que ver con el acondicionamiento de las antiguas lavanderías del Cuartel para convertirlas en un mini auditorio con capacidad para 80 personas.

“Será una sala de actividades muy funcional, contará con facilidades como pantalla táctil, pantalla retráctil para proyecciones, proyector, sistema de audio integrado e Internet inalámbrico” explicó Ronald Quesada, arquitecto del Museo.

Las otras dos obras, iniciaron el 8 de octubre, e incluyen la remodelación de la explanada del patio principal y la ampliación de la batería de servicios sanitarios ubicados en el sector este del edificio.

“A la rotonda del patio principal se le colocará un piso con material de alto tránsito y duradero, tipo piedra, muy similar a la piedra que tiene el resto de los senderos en el jardín”, expuso el arquitecto.

Uno de los elementos que se toman en consideración durante estos trabajos es que las lajas “de piedra andesita” que forman los senderos, “son las mismas que fueron retiradas de las aceras de San José en los años 50”, por lo que la intención es conservarlas "como un elemento histórico, pero niveladas de forma segura para evitar accidentes. Las vamos a levantar y volverlas a colocar de forma que quede un camino parejo”.

A raíz de estas obras en el jardín principal, algunas de las actividades culturales que se realizan en el Museo deberán ser reprogramadas o trasladadas de lugar.

“Estas remodelaciones son para un mejor disfrute de las actividades futuras, estamos valorando realizar los conciertos y otras actividades que nos restan este año, en otros espacios como el patio norte, o bien en salones como las Casas de los Comandantes”, explicó Laura Sánchez, gestora cultural del Museo.

“En el futuro, estas obras van a facilitar la organización, montaje y desarrollo de las actividades culturales y festivales que realizamos en el Museo a lo largo del año”, agregó.

Finalmente, y para mayor comodidad de los visitantes, se construirá una nueva batería de baños en el sector este del edificio, la cual cumplirá con los requisitos que establece la ley 7600 e incluirá además un baño familiar y una sala de lactancia.