Patrimonio

Carta escrita por la mamá de Juan Santamaría entra en la memoria del mundo

Documentos de la guerra de 1856, de la Escuela Normal, de la Academia de Geografía e Historia y actas del Consejo Superior de Educación, también forman parte de prestigioso compendio de archivos patrimoniales de la Unesco

Costa Rica sumó cuatro nuevos integrantes a una de las listas más selectas que tiene el país en cuanto a patrimonio documental. Se trata del registro nacional de Memoria del Mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El honor lo recibieron: el fondo documental de la Escuela Normal de Costa Rica, documentos de la Campaña Nacional 1856-1857, pronunciamientos de la Academia de Geografía e Historia y actas del Consejo Superior de Educación 1953-2017.

Esta inclusión es de gran relevancia y significado, ya que “se cumple el objetivo de visibilizar ante la comunidad nacional la riqueza documental que existe y que forma parte del patrimonio documental nacional, tanto impreso como digital”, expresó Magda Sandí, coordinadora de la Comisión a cargo del proceso.

Memorias de la Campaña del 56

Entre los documentos de la Campaña Nacional, destaca la solicitud de pensión de guerra que presentó Manuela Carvajal, mamá de Juan Santamaría, al Estado costarricense en 1857.

“Si quemó o no el mesón, eso nadie lo puede decir a ciencia cierta, en realidad no hay evidencia documental ni física de que haya pasado eso, pero de que existió, existió, eso es lo importante”, expresó Javier Gómez, jefe del Archivo Histórico del Archivo Nacional.

“Los soldados que murieron en batalla, tenían la potestad de que los familiares, los herederos o padres, podían pedir una pensión de guerra, que era vitalicia por el servicio prestado”, agregó.

También sobresale una proclama del presidente Juan Rafael Mora Porras, en la que “apela al sentimiento de la época y aprovecha la circunstancia para reclutar un ejército, que de por sí era relativamente pequeño en su momento, que después fue aumentando”, señaló Gómez.

Las proclamas se hacían en lugares públicos, pero se imprimían y se hacían extensivas en los pueblos más importantes de la época.

Otro elemento interesante es la fotografía de un grabado de la hacienda Santa Rosa, “que no se parece mucho a la que hoy conocemos, porque en realidad la hacienda, fue evolucionando en infraestructura y en uso”.

Sin embargo, es una de las primeras imágenes que se tiene de la estructura: “Se supone que es más o menos así como eventualmente se la encontraron en 1856, aunque evidentemente esa no es de 1856, es más reciente, pero da una idea de la infraestructura original”, explicó el experto.

Autoridad histórica

Al listado se suma el primer pronunciamiento de la Academia de Geografía e Historia, de 1977, sobre la intención de trasladar el monumento de Juan Mora Fernández, a un costado de la Biblioteca Nacional. A lo que se oponen por un tema de visitación y visión de las personas.

Se incluye además, una investigación que le pide la Presidencia de la República para fundamentar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, la posición del país en el conflicto con Nicaragua sobre Isla Calero (2010-2015).

Así como una vieja polémica entre los historiadores, respecto a cuándo es la fecha de la independencia, si es el 15 de setiembre o el 29 de octubre.

“La Academia considera que no es necesario cambiar el día que se celebra la independencia, porque ellos lo ven como un proceso, no es un tema de un solo día, además, porque se venía celebrando el 15 de setiembre por muchos años, y que ellos no lo consideran necesario”, dijo el historiador del Archivo.

Evolución educativa

Los documentos de la Escuela Normal contemplan las actas de aprobación o calificación de los estudiantes, así como un expediente dedicado solamente a Omar Dengo y su trabajo en la institución.

Una de las piezas más llamativas es un anuario de personas que estudiaron ahí, y en el cual escribían cosas específicas, como deseos para el futuro y hasta propuestas de matrimonio.

“Es muy raro de verlo, es el primer documento que veo con esas características”, señaló Gómez.

Mientras que las actas del Consejo Superior de Educación dan cuenta de la política, normativa específica y reglamentos que tienen que ver la formación de los costarricenses, y cómo se le ha dado forma al sistema educativo del país.

Lucía Astorga

Lucía Astorga

Bachiller en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica y Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina; finalizando la Maestría en Diplomacia del Instituto Manuel María Peralta.