El País

Nuevo cobro para barcos que atracan en Caldera aumentaría ‘costos operativos’ en $2.000 diarios

Empresarios alegan que el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) aplica tarifas que afectarán la competitividad y provocarán un incremento en el precio de algunos productos

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) advirtió que la aplicación de la tarifa de fondeo a los barcos que atracan en el puerto de Caldera aumentaría los ‘costos operativos’ en hasta $2.000 diarios.

El Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) dio a conocer este nuevo cobro el pasado 31 de mayo, el cual depende de las dimensiones de la embarcación y ronda los $62 por hora.

Consiste en un monto que se paga de acuerdo con la cantidad de tiempo que pasan los barcos en el área cercana al muelle, mientras esperan a ser descargados.

Los empresarios reclaman que esta tarifa no se justifica, pues alegan que, además de la “ineficiencia” en la operación del puerto, dicho cobro no incluye ningún servicio asociado a la prestación del servicio portuario por parte del Incop o de los concesionarios.

El presidente de Uccaep, José Álvaro Jenkins, mencionó que los barcos tienen esperas en bahía de uno a cinco días y que la aplicación de esa tarifa “se convierte en un recargo a la ineficiencia”.

“La tarifa de fondeo a las embarcaciones no tiene límite de tiempo establecido e implicará un incremento cercano a $2.000 diarios en los costos operativos de los usuarios de este puerto, lo cual a corto plazo se traducirá en un aumento en el precio de los productos y materias primas en Costa Rica, así como las exportaciones, lesionando más la competitividad del país”, argumentó la Unión de Cámaras.

Por su parte, el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico declaró que dicho cobro es una obligación legal que deben pagar los usuarios, según lo que regula la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

El Incop subrayó que la aplicación de la tarifa se informó con antelación a la comunidad portuaria y que dicho servicio se cobra en todas las terminales de Centroamérica.

“Inclusive aquí en nuestro país, en los puertos que se encuentran en el litoral atlántico y en el pacífico sur, como es el caso del muelle de Golfito”, agregó el Instituto.

Oscar Saborío, vocero del Incop, reconoció que se podrían aplicar rebajas a los precios en algunos casos, pero que esa posibilidad aún está en estudio.

“Conscientes de la situación de saturación que atraviesa el puerto de Caldera, el Incop realizará todas las gestiones posibles para encontrar las vías legales que nos permitan efectuar la aplicación de algún descuento en la tarifa por casos de fuerza mayor, como el congestionamiento portuario”, puntualizó Saborío.

Ante esta situación, la Uccaep pidió al Gobierno, al Instituto y a los concesionarios, que se tomen medidas urgentes que mejoren la eficiencia de la operación de este puerto.

También, solicitó que se inicien de inmediato los procesos de licitación necesarios para realizar una “modernización portuaria” en Puntarenas.

Los empresarios manifestaron que es imperativo que el Poder Ejecutivo se aboque a generar medidas que permitan reactivar la economía, acelerar la producción y generar fuentes de empleo.

“La economía sigue sin tener un rumbo claro y no se puede golpear más el bolsillo de la ciudadanía”, concluyó la Unión de Cámaras, en un comunicado de prensa enviado la mañana de este miércoles.

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Escribe sobre vivienda y trabajo.