El País

Mensaje de tuitero desata espontáneo envío de donaciones a don Wagner, el vendedor de Alajuela

Wagner Díaz Gómez comenzó a vender productos en la calle luego de quedar desempleado en abril del 2020 debido a la pandemia. Este jueves, Andrés Castañaza lo ayudó con una noble iniciativa en Twitter

Wagner Díaz Gómez, vendedor de caldosas y ceviche en Llorente de Flores, Heredia, empezó su jornada de este jueves con pocas ventas, pero terminó el día con más de 200 depósitos por Sinpe Móvil gracias a un buen gesto de un usuario de Twitter.

“Don Wagner”, como le conocen sus clientes, tiene 54 años, nació en Nicoya de Guanacaste y actualmente vive con su esposa Sara Obando y sus dos hijas, Jazmín y Lied, en Desamparados de Alajuela.

La mañana de este jueves, él se dirigió a su puesto de venta en la calle Echeverría, ubicado 25 metros norte de la Cervecería Costa Rica, en donde diariamente se ubica con su vehículo Suzuki color vino para vender sus productos.

Díaz dijo a La Nación que su día empezó “bien malo”, ya que no había logrado vender mucho, pero que en un momento de la tarde, se percató que le comenzaron a entrar un montón de mensajes al celular, sobre depósitos a través de Sinpe Móvil.

“Esto me tomó mucho de sorpresa al inicio, porque uno nunca se lo espera. Yo vendo cada caldosa a ¢1.000 y en un momento me percaté que me estaban llegando muchos depósitos de ¢1.000, pero yo no había vendido tantas caldosas.

“Y es que yo caldosas por Sinpe no vendo muchas, hay gente que me dice ‘luego le pago y le paso el Sinpe’, pero no son ni 10 clientes por día, entonces fue una sorpresa muy grande”, relató.

Don Wagner comenta que al inicio se sintió muy asustado, porque pensó que habían puesto su número de celular en algún otro lugar por equivocación y que todos esos depósitos que le llegaron, no eran para él.

Afirma que luego de recibir 15 transferencias, llamó a su esposa Sara para contarle la situación, ya que no sabía qué hacer si luego llegaban a cobrarle esa plata, ya que no tenía para devolver ese dinero en efectivo.

En ese preciso momento, dice que recibió un mensaje de texto de un muchacho llamado Andrés, que le dijo “don Wagner, no se asuste, toda esa plata que le está llegando es suya, ya voy para donde usted a explicarle qué fue lo que pasó”.

Ambos se encontraron cerca de las 5 p. m. y el motivo del gran gesto fue revelado.

“Cuando llegó Andrés ya me explicó que él había subido una foto a esa red social Twitter y que había puesto que me apoyaran con ¢1.000″, dijo don Wagner, quien calificó la iniciativa como “una enorme bendición”.

Díaz confirmó que en horas de la noche de este jueves ya había recibido más de 200 depósitos y que todavía seguían ingresando más con el pasar de las horas.

Mencionó que se siente muy feliz ya que con este dinero podrá remodelar los rótulos con los que anuncia sus productos e invertir más en su negocio de venta en la calle.

También dijo que planea ahorrar otra parte porque este año tiene la graduación de una de sus hijas y sabe que tendrá que destinar dinero para esa importante ocasión.

Desempleado por la pandemia

Wagner Díaz Gómez contó que en abril de 2020 se quedó sin trabajo producto de la crisis económica que ocasionó la pandemia de covid-19 en el país.

Antes trabajaba en la empresa Veromatic, dedicada a la fabricación de artículos de acero inoxidable, pero cuando se quedó desempleado recurrió a la venta de productos en la calle para llevar el sustento a su hogar.

“Previo a entrar a Veromatic, ya yo había intentado, por vario tiempo, vender caldosas y ceviche allá por San Rafael de Alajuela, lo que llaman Pipasa y todos esos lados”, relató Díaz.

El padre de familia afirma que, comúnmente, vende entre 30 y 35 caldosas al día, además de otros productos de su inventario: gelatinas, boli-helados, semillas mixtas y tropicales, naranjas, gaseosas y jugos.

Los alimentos van desde los ¢250 hasta los ¢1.000 y el ceviche es preparado en conjunto por toda su familia.

“Incluso en las mañanas yo también vendo desayunos al frente de Veromatic y, cuando ya me voy para el puesto, ahí en calle Echeverría, ya me he ganado un adelantito”, destacó el comerciante.

Don Wagner agradeció a todas las personas que lo apoyaron con sus depósitos y en especial a Andrés, el tuitero que le regaló un jueves inolvidable.

“¡Si lo que pensaban era sorprenderme, me pegaron una buena sorpresa, muchísimas gracias!”, concluyó.

Ayuda desde Twitter

Andrés Castañaza Molina, emprendedor de 34 años, fue el usuario de Twitter que solicitó la ayuda de los internautas para colaborarle a Wagner Díaz Gómez este jueves.

“¿Y si sorprendemos a este señor y le transferimos mil colones cada uno? #buenaobrasinpe”, publicó el muchacho a las 3:28 p. m., seguido del número de celular de don Wagner.

Castañaza dijo a La Nación que iba en una presa cuando vio al vendedor y que le pareció interesante que tuviera Sinpe Móvil, por lo que le tomó una foto para compartirla con sus colegas.

“Yo tengo un emprendimiento, entonces primero compartí la foto con mi grupo del negocio y les dije ‘vean, él utiliza Sinpe’, porque nosotros acabamos de activar esa opción de pago en nuestro emprendimiento.

“Pero luego dije, qué loco sería si cada persona le diera ¢1.000, entonces lo publiqué en Twitter y luego seguí mi camino manejando tranquilo, pero en eso veo que me empiezan a llegar muchas notificaciones”, contó.

El emprendedor dice que los likes, retuits y comentarios empezaron a escalar muy rápido. Primero por cientos y luego por miles (hasta la noche de este sábado, el tuit ya tenía más de 6.000 reacciones).

Ante esto, Castañaza tomó la decisión de devolverse a buscar a don Wagner para explicarle la situación y decirle que todo ese dinero era un apoyo real y genuino. También hizo un video y lo colgó en la red social.

Este emprendedor dice que se sintió muy feliz por la respuesta de la gente y que agradece de corazón a todas las personas que se sumaron, principalmente porque no pensaba que algo así iba a suceder en Twitter.

“Me sorprendió la buena respuesta porque, usualmente, Twitter es conocida por ser una red social tóxica, donde la gente solo se manda durísimo contra otros y es pura confrontación para probar quién tiene la razón”, aseveró.

Castañaza sostiene que, siempre que haya la posibilidad de hacer una buena acción por alguien, hay que hacerla, sin importar si no se conoce a la persona o la situación por la que está pasando.

Al caer la noche de este jueves, una de las hijas de Wagner Díaz publicó un agradecimiento por el gesto de los usuarios de Twitter y colgó un video en donde su padre envió un mensaje a todos los que lo ayudaron.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.