Ángela Ávalos. 9 noviembre, 2017

La Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) alabó, sin mayores observaciones, la propuesta que les presentó este jueves la mesa de diálogo para reformar el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

En una breve conversación con la prensa, el presidente ejecutivo de la institución, Fernando Llorca Castro, aplaudió y destacó, reiteradamente, "el altísimo nivel de consenso que el informe trae".

"Apreciamos también el balance en no proponer medidas que puedan ser descabelladas o radicales, y que no fomenten en negativo el buen ambiente social en que se ha gestado ese informe.

"Esto contribuye significativamente a mantener la paz social de nuestro país, que al final es uno de los activos más valiosos de nuestra sociedad", dijo el jerarca.

Hay gente que considera que el informe es conservador y otra que rescata el altísimo nivel de consenso, que se avanza y garantiza un periodo de estabilidad. Yo, en lo personal, quiero rescatar el altísimo nivel de consenso, la posibilidad de avanzar en la dirección correcta". Fernando Llorca, jerarca CCSS

La mesa de diálogo terminó, el 31 de octubre, un trabajo de casi siete meses de análisis de informes técnicos. El resultado fue una propuesta de reforma para el IVM con 33 recomendaciones, muy criticadas por expertos vinculados al área de pensiones.

Por ejemplo, el exsuperintendente de Pensiones Édgar Robles calificó las recomendaciones de "cosméticas".

Rodrigo Arias López, uno de los especialistas de la Universidad de Costa Rica (UCR) a cargo del último estudio sobre las finanzas del IVM, considera que la mesa lo que hizo fue "patear la bola hacia adelante". También advirtió que las medidas que se tendrán que tomar en el futuro "serán más dolorosas".

La Junta Directiva analizará el documento presentado este jueves. En principio, coinciden en mantener intactas la actual edad de retiro, las cotizaciones y los beneficios. Foto: Melissa Fernández
La Junta Directiva analizará el documento presentado este jueves. En principio, coinciden en mantener intactas la actual edad de retiro, las cotizaciones y los beneficios. Foto: Melissa Fernández

Los representantes de trabajadores, patronos y Estado evadieron realizar ajustes en edad de retiro, cuotas y beneficios.

En su lugar, optaron por buscar otras fuentes de financiamiento para el IVM, como el traslado de alrededor de ¢85.000 millones anuales del Banco Popular y del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf).

Hacer efectivo este traslado de dinero implicará el envío de dos proyectos de ley a la Asamblea Legislativa.

Mantener la paz social

El IVM es el principal régimen de pensiones del país, con 1,5 millones de cotizantes y cerca de 250.000 beneficiarios.

El último informe sobre su salud financiera, realizado por la UCR, advirtió sobre una eventual crisis alrededor del año 2030 si no se toman medidas que impliquen ajustes en edad (subirla a 70 años), cotizaciones y beneficios.

Aunque la CCSS pagó por este informe, el ajuste en las variables paramétricas, aunque se discutió, ni siquiera fue considerado en el informe final.

Lo que se recomendó, entre otras cosas, fue revisar cada cinco años la salud financiera del régimen e inyectar recursos de otras fuentes para retrasar en seis años el primer momento crítico: cuando se empezarían a comer las reservas del fondo de IVM.

"Aquí hay reacciones de todo tipo", agregó Llorca Castro pocos minutos después de recibir el informe, en la sesión ordinaria de Junta Directiva, este jueves.

"Hay gente que considera que el informe es conservador y otra que rescata el altísimo nivel de consenso, que se avanza y garantiza un periodo de estabilidad. Yo, en lo personal, quiero rescatar el altísimo nivel de consenso, la posibilidad de avanzar en la dirección correcta.

"Costa Rica es un país donde los cambios radicales no encajan fácilmente y donde la paz social es sin duda uno de los activos más importantes de la sociedad y tenemos que mantenerla", manifestó Llorca.

Sin entrar en detalles, el ejecutivo manifestó que ahora lo que sigue es proceder con el análisis del documento, el cual será uno de los insumos a tomar en cuenta por el máximo órgano de decisión de la Caja.

Llorca no se atrevió a decir cuándo tomarán una decisión, pero prometió hacerlo "lo más rápido posible".

"Yo siempre trato que las cosas se aceleren, sin apresurar ni entorpecer. Somos conscientes de que tenemos que movernos rápido, pero yo no soy quién para emplazar a la Junta como presidente de la misma", respondió ante consulta de este medio.

Mario Devandas, miembro de la Junta Directiva y representante sindical antes ese órgano, considera el aporte de la mesa como "un gran baño de optimismo para el país, porque es un ejemplo de que sectores tan diversos se pongan de acuerdo".

"Las propuestas hay que estudiarlas. La mayoría son muy positivas. Incluso, nos está estimulando a la Junta Directiva para dar a la Gerencia de Pensiones mayor independencia. Yo sí estoy muy optimista, creo que hay que profundizar, pero hay una base muy importante", manifestó Devandas.

Tanto Llorca como Devandas coincidieron en que la Junta tomará este informe como uno de los insumos, además de otros estudios técnicos que se han hecho sobre este régimen.

Cinco medidas destacadas de la mesa de diálogo sobre pensiones de IVM
Cinco medidas destacadas de la mesa de diálogo sobre pensiones de IVM