Juan Diego Córdoba González.   4 mayo
Ver más!

Los habitantes del centro del país podrían movilizarse en tren eléctrico a lo largo de 84 kilómetros de concretarse el proyecto impulsado por el gobierno.

Ese sistema de transporte público tendría capacidad para trasladar a 200.000 pasajeros diarios con 72 trenes tipo tranvía o ligeros, moviéndose en cinco líneas que operarían de forma independiente.

Tiene un costo de $1.550 millones.

Cada una de las máquinas podría trasladar a 600 pasajeros en velocidades que van de 35 a 80 kilómetros por hora y para garantizar la fluidez, se construirían pasos a desnivel en 72 de los 264 cruces con vías públicas.

Las otras intersecciones tendrían señalización semafórica, sonora y física, de acuerdo con la recomendación técnica de los estudios.

Ver más!

El proyecto contempla además que usuarios tengan 46 estaciones para dirigirse a sus trabajos, centros educativos o diligencias personales. Al menos 10 de esos puntos serán intermodales, es decir, confluirían con rutas de buses desde y hacia las estaciones.

Para mover personas desde el aeropuerto internacional Juan Santamaría, por ejemplo, se habilitaría un servicio de bus corto hacia la estación de Las Cañas, en Alajuela.

De acuerdo con Elizabeth Briceño, presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), la obra está lista para ser licitada en el momento en que se aprueben los recursos para hacer el aporte estatal, que corresponde a un 35,5% de su valor total.

“Hemos procurado llevar las cosas de manera diferente y asegurarnos de que el producto esté lo suficientemente maduro para sacarlo al mercado. Ha cumplido con todo el ciclo de la vida del proyecto; tuvo un perfil, en el 2016 se completaron los estudios de prefactibilidad, luego en 2018 se realizaron estudios de ingeniería de valor, y posteriormente, durante el año 2019 se llevaron a cabo los estudios de factibilidad”, afirmó Briceño.

Según esos análisis, el sistema de transporte público eléctrico podría mover a unos 50 millones de pasajeros al año, pues entre las facilidades que ofrece están las interconexiones con otras rutas, algo que hoy no es posible en la mayoría de los casos.

Por ejemplo, un usuario que aborde el tren en Cartago podría hacer una interconexión en el Atlántico para dirigirse a La Sabana, o Lindora, en Santa Ana.

En la actualidad es imposible hacer interconexiones entre las rutas que salen de las estaciones al Atlántico y al Pacífico, en San José.

Ver más!

Las cinco líneas

Los usuarios de las líneas 1, 2 y 3 podrían tomar un tren cada cinco minutos en horas punta (pico). Mientras que los pasajeros de las otras dos rutas podrían hacerlo cada 10 minutos.

En horas valle, de baja demanda, la frecuencia sería de 15 y 30 minutos.

El tren operaría desde las 5 a. m. hasta las 11 p. m.

Según Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, los buses y taxis podrán convivir con el tren eléctrico, al sacar a más personas del vehículo.

“Este es un proyecto de gran importancia para el país porque será un detonante en la modernización de nuestro transporte público. Nos va a permitir generar más demanda, así como un servicio de calidad a los usuarios. Volveremos a subir a las personas al transporte público, no solo al tren, sino también a los autobuses, a los taxis, mediante un sistema intermodal”, afirmó Méndez.

BCIE otorga préstamo más grande en su historia para construir tren rápido de pasajeros en Costa Rica

Futuro político

El sistema de transporte público eléctrico se construiría y operaría bajo la modalidad de concesión; sin embargo, el Estado deberá hacer su aporte (35,5%).

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aprobó un empréstito por $550 millones con condiciones especiales para ese fin.

Luego de su discurso de rendición de cuentas, este lunes ante el Congreso, el presidente de la República, Carlos Alvarado, presentó el proyecto de ley para la aprobación de dicho préstamo.

Mandatario Carlos Alvarado pidió apoyo de los diputados al proyecto del tren eléctrico y afirmó que la inversión en obra pública es prioritaria para recuperar la economía luego del paso de la pandemia. Foto: Casa Presidencial para La Nación.

El mandatario urgió este proyecto como una de las medidas de la reactivación de la economía, luego de la afectación provocada por la pandemia del nuevo coronavirus.

“Esta y las demás obras de infraestructura serán esenciales e insustituibles para la recuperación y el empleo que necesita nuestro país”, afirmó Alvarado.

De acuerdo con el gobierno, se generarían 1.200 empleos durante la fase constructiva, así como otros 1.470 puestos fijos durante la etapa de operación del transporte público.

El préstamo del BCIE está atado a esta obra de infraestructura y es por un plazo de 25 años, con cinco de gracia y una tasa de interés ponderada que no superaría el 1,55% anual.

De acuerdo con el presidente del organismo internacional, Dante Mossi, el repago de la deuda iniciará doce años después de la aprobación del financiamiento.

Según el jefe del BCIE, eso dará espacio para el crecimiento del país y para hacer los ajustes fiscales sin la necesidad de detener la obra pública.

“En el BCIE estamos comprometidos en apoyar a los países miembros en su recuperación económica y la inversión en infraestructura, sin duda alguna, es una de esas formas de generar esperanza ya que, además de modernizar el transporte público mediante una vía cien por ciento amigable con el ambiente, también generará cerca de 2.700 fuentes de empleo”, afirmó Mossi.

El futuro de este proyecto de infraestructura dependerá de la aprobación de esos recursos por parte de los legisladores.