Silvia Artavia.   6 marzo
Actualmente, el MOPT repara la autopista Florencio del Castillo, hacia Cartago, lo que ocasiona congestionamientos a deshoras, pues los cierres parciales son de 10 p. m. a 5 a. m. Foto: Jorge Castillo.

El 29 de marzo de este 2019 se cumple un año de suspensión del cobro automático en los peajes de las carreteras Florencio del Castillo, hacia Cartago, y Braulio Carillo, a Limón, sin que avance el proceso para contratar a una empresa que asuma la reinstalación del servicio.

La situación se da pese a la promesa del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) de reactivarlo tres meses después, en julio del año pasado.

Sin embargo, a la fecha no se vislumbra una pronta solución para quienes, a pesar de que mensualmente pagan a un banco por el uso del dispositivo conocido como Quick Pass, no pueden utilizarlo en esas dos casetas de cobro porque ahí el servicio está inhabilitado.

Así lo confirma una nota que envió el Conavi a la diputada Xiomara Rodríguez, del Partido Restauración Nacional (PRN), en respuesta a una consulta de la congresista cartaginesa.

En el documento, la entidad ratifica que culminó el contrato con la empresa que asumiría el servicio y adelanta que “valora la posibilidad de iniciar una nueva contratación mediante convenio interinstitucional.

Según aclara el Departamento de Administración de Peajes del Conavi en la carta enviada a la legisladora, dicha compañía iniciaría operaciones en julio del 2018. No obstante, como esta se atrasó en la firma del contrato, “se procedió con la ejecución de la garantía de participación”.

Para encontrar una solución al cobro electrónico en ambos peajes, la institución pidió apoyo a Alicia Avendaño, directora de Nuevos Negocios e Innovaciones de Radiográfica Costarricense (Racsa), “aprovechando el amplio conocimiento de la señora en materia tecnológica”.

Sin embargo, están a la espera de las recomendaciones, enfatiza la carta.

Más presas y sin cobro automático

Según la diputada Rodríguez, la urgencia de reactivar el cobro automático es notoria debido al creciente congestionamiento vial hacia Cartago.

La situación se agrava por las reparaciones que realiza el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) en varios tramos de la carretera, desde hace una semana. Esas labores se prolongarán por un mes.

Las obras implican cierres parciales, de 10 p. m. a 5 a. m., horas en que las presas siguen asfixiando a quienes viajan hacia la provincia.

A esto se suma la lentitud que supone cancelar el peaje sin Quick Pass.

“Es necesario realizar un llamado al Conavi para que tome este tema en serio y se apresure alguna solución”, expresó Rodríguez.

La Nación intentó comunicarse con Mario Rodríguez, director del Conavi, pero no fue posible localizarlo.

Anteriormente, la empresa ETC realizaba el cobro electrónico, pero su contrato venció en marzo del 2018.

Junto con estos dos peajes hacia Cartago y Limón, el Estado administra los que se ubican en la autopista General Cañas (hacia Alajuela) y la carretera Bernardo Soto (en Naranjo).