Juan Diego Córdoba.   30 noviembre, 2018
El Capitán Beatrice fue el primer barco comercial que atracó en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), llegó al país el pasado sábado 27 de octubre con 2.500 contenedores listos para exportar piña y banano de Costa Rica a Europa. Fotografía: cortesía de APM Terminals.

Solo un mes después de que la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) iniciara operaciones, el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) presentó una denuncia ante el Tribunal Contencioso Administrativo contra la firma holandesa APM Terminals, que opera el nuevo puerto.

La denuncia, con fecha del 17 de noviembre, señala un conflicto por el tipo de buques comerciales que corresponde atender a la Terminal de Contenedores y al muelle estatal.

Según el contrato de concesión con APM Terminals, la TCM únicamente podrá atender los buques tipo fully cellular, es decir, las embarcaciones diseñadas para el transporte de contenedores cargados en celdas o espacios específicos, según lo describe la Organización Marítima Internacional (OMI).

Los clientes con otro tipo de embarcaciones tendrán que cargar o descargar sus mercancías en el muelle público, que administra la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva). Entre estos los convencionales, graneleros, embarcaciones que transportan vehículos, e incluso algunos con combustibles.

No obstante, según el vocero de Sintrajap, Liroy Pérez, APM Terminals habría violado esta regla, al recibir otro tipo de buques. Por esa razón, dijo, presentaron el reclamo.

“Al muelle de Japdeva no llegan los buques fully cellular, por lo que ellos (APM Terminals) tendrán que buscar sus propios clientes. Aquí no pueden llegar a quitarnos los barcos a nosotros y a violar su propio contrato”, dijo Pérez.

Más allá de los buques que ya fueron atendidos, Sintrajap expresó preocupación por cómo continuará ese sistema de repartición de clientes a partir de febrero, cuando APM Terminals ponga a operar otro puestos de atraque. Desde octubre funciona uno.

El Sindicato pidió al presidente de la República, Carlos Alvarado, una audiencia con las autoridades de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva y el Consejo Nacional de Concesiones (CNC), para aclarar el conflicto.

“Desde el presidente para abajo pareciera que ellos no entienden esto y están prestándose para permitir a APM Terminals a violar su propio contrato”, señaló el vocero sindical de Sintrajap.

Repartición de buques comerciales en Limón.
Una denuncia 'infundada

El director general de APM Terminals, Kenneth Waugh, rechazó la denuncia del sindicato de Japdeva y aseguró que todas las embarcaciones que ha recibido la TCM hasta el momento, tienen registro internacional que los cataloga como fully cellular.

“Para aclarar eso, es importante tomar en cuenta que el registro de los buques para saber si son fully cellular o no, no es algo antojadizo. Ni lo decido yo, ni lo decide Japdeva, esto lo mantiene el registro de la Organización Marítima Internacional”, manifestó.

De acuerdo con el director de APM Terminals, un reciente estudio de negocios desarrollado por la firma portuaria holandesa, determinó que, en promedio, de los 24 buques que recibe Japdeva semanalmente, al menos 20 de ellos tienen el registro fully cellular, por lo que esas embarcaciones comerciales deberán trasladarse a la Terminal de Contenedores.

Los números del estudio de negocios de APM Terminals sobre la llegada de este tipo de embarcaciones a Limón, contrastan con los de Japdeva.

El presidente de Japdeva, Greivin Villegas le envió un informe al diputado limonense de Restauración Nacional, Eduardo Cruickshank, según el cual, regularmente atienden 94 buques portacontenedores en Limón y Moín. Sin embargo de esas embarcaciones solo tres corresponden a naves fully cellular: Dole Colombia, Margarete Schulte y Warnow Whale.

Eduardo Cruickshank asegura que APM Terminals no generará empleo en Limón, pues más bien, según él, provocará despidos en Japdeva. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Cruickshank le solicitó información a Villegas, para tener claridad si la institución tiene que desprenderse de trabajadores, antes de que APM Terminals opere su segunda fase.

“A mí me surgió esa inquietud porque estando yo en Limón, venía escuchando algunos sectores preguntándose por qué Japdeva tenía que despedir gente, si finalmente solo le iban a quitar a Japdeva tres buques. Entonces a raíz de eso me puse a investigar”, dijo el diputado limonense.

Ninguna de las partes en conflicto recibieron el informe oficial de Japdeva.

“Yo diría que, de una manera antojadiza, ellos están manejando los datos como mejor les convenga”, señaló el director de APM Terminals.

"Nosotros estamos tratando de demostrar que no es cierto, que esos tres barcos no son fully cellular”, dijo el vocero de Sintrajap.

La Nación intentó tener acceso a esta información, así como a una entrevista con el presidente de Japdeva, Greivin Villegas, sin tener respuesta positiva al cierre de edición.

Lo que establece el contrato de concesión

El capítulo 9 del contrato de concesión de la Terminal de Contenedores de Moín delimita los servicios que puede prestar la firma holandesa APM Terminals, que tendrá bajo su operación la carga y descarga de los portacontenedores marítimos.

“La TCM será la terminal especializada para el manejo de contenedores, del Complejo Portuario de Limón, Moín y en la costa Caribe, así como la única encargada de atender barcos portacontenedores fully cellular container ships destinados a la importación y exportación de carga hacia y desde Costa Rica”, señala el acuerdo.

Este contrato suscrito entre APM Terminals y la Administración Concedente, conformada por el Poder Ejecutivo y Japdeva, también establece la obligación del Estado de traspasar todos los buques fully cellular a la Terminal de Contenedores de Moín, una vez opere su segunda fase A, la cual quedará lista en febrero del 2019.

“No obstante, la obligación de transferir todos los barcos portacontenedores fully celullar container ships, destinados a la importación y exportación de carga hacia y desde Costa Rica, será una vez que se dé la recepción definitiva de la fase 2 A”, establece la normativa.

El contrato de concesión de la Terminal de Contenedores de Moín fue firmado en agosto del 2011, durante la administración de la expresidenta Laura Chinchilla Miranda.