Joselyne Ugarte Q. 22 agosto

(Video) Presidente dice que hay imposibilidad técnica y material para desactivar Uber

El presidente Carlos Alvarado aseguró este miércoles que no es posible desactivar la plataforma de Uber, petición planteada por algunos taxistas.

A la pregunta de un periodista que cuestionó si es posible desactivar el uso en Costa Rica de la aplicación de celulares de la transnacional, con sede en California, EE. UU., Alvarado respondió: “Todos entendemos que desde un punto de vista técnico, desde un punto de vista material, eso no es algo que se puede ejecutar porque hay una imposibilidad técnica, material, para hacer eso”.

El mandatario agregó que lo que procede, entonces, es el diálogo con los taxistas.

“El Gobierno respalda que se abra un proceso de diálogo, de entendimiento, con taxistas y otras partes, para modificar una ley que no está respondiendo a una realidad, eso es lo que está planteando el Gobierno” aseguró Alvarado.

Recalcó que para modificar una ley los plazos no dependen del Poder Ejecutivo.

“No es el Gobierno el que de manera unilateral establece un plazo, eso es parte de la ruta costarricense que es dialogar y acordar las cosas”, añadió.

De esta manera, Alvarado respondió a la solicitud de los taxistas para que el Gobierno se comprometa a ordenar la desactivación de la plataforma que permite la conexión entre usuarios y los conductores asociados a Uber.

La respuesta del mandatario se dio pese a que el ministro Rodolfo Méndez Mata reconoció el martes que la operación de Uber es ilegal, porque no existe una regulación para este tipo de transporte.

Ese fue uno de los tres puntos plasmados en el documento que el Gobierno planteó a los taxistas pasado el plazo de 45 días acordados, luego de la última manifestación de este grupo a inicios de julio.

Los otros dos puntos señalan la continuación de los operativos de Tránsito para detectar transportistas irregulares y la búsqueda de una nueva legislación en la materia.

“No pedimos que corte cables”
Los taxistas pedirán al Gobierno que solicite pública y formalmente a Uber el cese de sus operaciones en el país. Imagen cortesía de Rubén Vargas para La Nación.
Los taxistas pedirán al Gobierno que solicite pública y formalmente a Uber el cese de sus operaciones en el país. Imagen cortesía de Rubén Vargas para La Nación.

Rubén Vargas, representante de la Unión de Taxistas Costarricenses (UTC), aseguró que no le están pidiendo al presidente Alvarado que “corte cables”. Lo que solicitan es que al documento de acuerdos que les entregaron el lunes por la noche, le agreguen un cuarto punto.

“Que el Consejo de Gobierno públicamente proceda a instar y a notificar a la empresa de Uber y otras plataformas el cese de operaciones de forma inmediata”, detalló Vargas. Esta petición la harían a Casa Presidencial este miércoles por la tarde.

“Nosotros no le estamos pidiendo al señor presidente que coja un alicate, que coja una segueta o un destornillador y que vaya y corte los cables de esta empresa. No. Nosotros lo único que estamos pidiendo es que ellos le manifiesten a la empresa que tiene que dejar de prestar el servicio que está brindando de manera ilegal”, recalcó Vargas.

Los taxistas están de acuerdo con todo lo que contempla el documento que les entregó el ministro de Transportes, Rodolfo Méndez Mata, pues “se nos da lo que pedimos”, aseguró Vargas.

A pesar de esto, si no incluyen esta nueva exigencia estarían convocando a una reunión del gremio.

“En ese caso tendríamos que reunirnos todos los dirigentes de taxis de este país y tomar una determinación”, indicó el representante.

La empresa Uber, por medio de Andrés Echandi, gerente general para América Central, indicó que en una democracia como la de Costa Rica, el derecho a elegir es un pilar fundamental.

“La movilidad no es un tema de unos sectores, es una decisión que debe estar en manos de todo un país y no en manos de pocos. Por lo tanto, se debe escuchar y respetar la voz de los cientos de miles de usuarios de la plataforma, que ven en Uber una alternativa confiable”, señaló Echandi.

Recalcó que hay más de 22.000 socios en el país, que generan ingresos extra gracias a la plataforma.

“Uber reafirma su disposición por mantener un diálogo abierto con el Gobierno y los diversos actores. En tres años de operaciones hemos demostrado que es posible la coexistencia de diferentes esquemas de movilidad”, añadió el vocero.